Menú

Nostálgicos del 3-O: "El Rey no puede salir en Nochebuena con cara de golpe de Estado"

Típicos elogios al mensaje del Rey y típicas críticas a los ataques de los nacionalistas.

0
Típicos elogios al mensaje del Rey y típicas críticas a los ataques de los nacionalistas.
El Rey durante su mensaje del 3-0 de 2017. | EFE

El Mundo

"El Gobierno elude apoyar el Rey en plena negociación con ERC". Analiza el editorial las reacciones al mensaje del Rey. "Un mensaje vertebrado por la defensa de la unidad y de la moderación como fundamento de progreso no puede gustar a ninguna fuerza política empeñada en desbordar la Constitución". Destaca la "bufonesca" de Rufián, que olvidó su nuevo papel de hombre de estado para volver a ser el rufián de siempre. "Frente a la contumacia desleal de los separatistas, el constitucionalismo agradeció la llamada a la confianza contendida en las palabras del Rey". "Lo que llama poderosamente la atención es el silencio mantenido por PSOE y Podemos (…) El socio de ERC no quiere darse por aludido". Los desprecios de Sánchez al Jefe del Estado empiezan a ser tan habituales como sus mentiras.

El País

"PSOE y Podemos vinculan su pacto a los retos planteados por el Rey". Se refiere a las alusiones a la desigualdad, la revolución tecnológica y al cambio climático, claro, no a la defensa de la Constitución. El editorial evita criticar las barrabasadas de los socios de Sánchez contra el Rey, pero se permite encontrar en el discurso alusiones a Vox. "Felipe VI recordó que, por inciertos que puedan ser los tiempos, encontrar las certezas elementales que permite avanzar a un país en tolerancia, cohesión y prosperidad exige no dejarse arrastrar por los extremos". Blanco y en botella. "Los cinco años de Felipe VI no han sido fáciles, ni en sus comienzos ni en su desarrollo. Y es justo reconocer que el papel desempeñado hasta ahora ha estado a la altura". Vamos, que le dan un aprobado raspado.

ABC

"Los socios de Sánchez cargan contra el rey por defender a España". Dice el editorial que "los dirigentes separatistas reaccionaron con saña a un discurso constructivo, dejando claro donde están y dónde quieren ir", nada nuevo, por otra parte. "La superioridad institucional de la Corona, símbolo de la unidad de permanencia del Estado, se proyecta en su función de arbitrar y moderar las instituciones de ese Estado. Y esto es lo que algunos desearían silenciar, porque les incomodan sus verdades. La Corona sigue siendo la mejor certidumbre con la que cuentan los españoles en un tiempo de deterioro de la confianza de muchos ciudadanos en las instituciones. No es extraño que quien así habla de España y así la defiende frente a toda clase de amenazas se transforme automáticamente en el objetivo a derribar por todos cuantos se han propuesto poner fina a la unidad y permanencia de España como Estado democrático y como nación unida". Pues no, seguro que ni el propio Felipe VI esperaba otra cosa. Girauta recuerda con nostalgia el discurso del 3 de octubre de 2017, cuando "todo el mundo entendió para que sirve un rey". "Fue la firmeza contra el golpe la que ha fijado la prioridad histórica de Felipe VI". Pero "como el elefante está en el salón, en el mensaje navideño le bastó con mencionar una sola vez a Cataluña". Ignacio Camacho le explica que aquello fue algo excepcional. "El Rey tiene un margen de intervención muy parco y la nochebuena no es momento de salir con cara de golpe de Estado". Además, dice, no estamos en un momento de "emergencia nacional". Y encima con la que se le viene encima al hombre. "No están los tiempos ni el oficio para buscarse más enemigos de los precisos".

La Razón

"Los socios de Sánchez atacan al Rey con la venia del PSOE". Sin embargo no habla del silencio sanchista en el editorial. "Sorprende que unos partidos que se han fortalecido política e institucionalmente bajo el paraguas de la Monarquía parlamentaria, pretendan que la caricatura que hacen de España sea percibida como cierta por el resto de sus compatriotas". "El Rey planteó un discurso que fue, en sí mismo, una reivindicación de la fortaleza de España como país y como sociedad". A Julio Valdeón no le gustó mucho. "La de ayer no fue, como en 2017, una alocución vibrante o urgente, refulgente, balsámica para los hombres de buena voluntad", pero claro, "las circunstancias son distintas y deberíamos de felicitarnos". "El de ayer (por Nochebuena) fue más bien un discurso suave, light, bajo en calorías". Ni chicha ni limoná, no está el horno para bollos .

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot