Menú

Pedro Sánchez es investido presidente gracias al apoyo inédito de separatistas y proetarras

"Muy contento, la verdad", dice Sánchez al salir del Hemiciclo, posar junto a los fotógrafos y saludar uno a uno a sus diputados.

"Muy contento, la verdad", dice Sánchez al salir del Hemiciclo, posar junto a los fotógrafos y saludar uno a uno a sus diputados.
Sánchez saliendo del Congreso tras la investidura | EFE

Con un solo voto de margen, aguantando la respiración hasta el final pero con la tranquilidad de saber que los 120 diputados del PSOE son más sanchistas que socialistas –así se lo aseguró Sánchez en la configuración de las listas–, Pedro Sánchez ha sido elegido presidente del Gobierno según lo previsto, con 167 votos a favor (PSOE, Podemos, PNV, Más País, Compromís, Nueva Canarias, BNG y Teruel Existe), 165 en contra (PP, Vox, Ciudadanos, JxCAT, la Cup, Navarra Suma, PRC, CC y Foro Asturias ), y las 18 abstenciones de ERC y Bildu.

Una votación que le abre las puertas de la Moncloa, a la que por primera vez accede por la vía ordinaria y no a través de una moción de censura, y en la que se estrenará el primer Gobierno de coalición de la historia de la democracia. Un ejecutivo de PSOE y Podemos con el apoyo inédito de los separatistas de Esquerra Republicana de Cataluña y los proetarras de Bildu.

No en vano, la primera tarea encima de la mesa del Ejecutivo será definir la mesa de diálogo entre gobiernos pactada con ERC y que, según el documento de los republicanos, tendrá que constituirse en quince días. La constitución del Gobierno se espera que se conozca este miércoles 8 de enero y que tome posesión el jueves 9 de enero. Se avecinan curvas en una legislatura tan convulsa como la sesión parlamentaria que ha encumbrado a Sánchez a la presidencia del Gobierno.

La última sesión de la investidura

Antes de la ajustada votación, se celebró un breve debate con la intervención del ya presidente del Gobierno en el que celebró la futura formación de un gobierno "progresista" entre continuas provocaciones a las derechas, que desataron numerosas protestas. El propio Sánchez aprovechó para abroncar a los diputados populares: "El Congreso, como la Constitución y España, no es suyo. Es de todos los aquí presentes, respeten en el uso de la palabra al orador".

"Acepten el resultado democrático de esta cámara. No les compensa seguir en el berrinche, señorías. No es bueno para ustedes porque no se puede construir nada positivo desde la frustración y desde la amargura", dijo Sánchez.

Lea la crónica de la intervención de Sánchez

Pablo Casado, muy duro, arrancó su intervención reivindicando la Constitución y a "la máxima autoridad del Estado y símbolo de la unidad de España, nuestro rey Felipe VI" tras los "ataques" recibidos en los últimos días durante el pleno de investidura, lanzados por "los radicales que sustentan" el nuevo Gobierno. Sus palabras fueron recibidas con vivas a España y al Rey desde la bancada popular y con aplausos también de Vox y Ciudadanos.

"La democracia española ha tenido dos grandes enemigos: los terroristas y golpistas, y usted les ha puesto nuestro futuro en sus manos", le espetó Casado antes de augurar que "no acabará bien".

Lea la crónica de la intervención de Casado

El líder de Vox, el siguiente en intervenir, utilizó su turno para reclamar una ley de violencia intrafamiliar que proteja a todas las víctimas tras recordar a la última mujer y a su hija asesinadas a manos de su pareja. Sobre el nuevo Gobierno, acusó a Sánchez de presidir un "gobierno ilegítimo", porque "de la mentira y el fraude a los españoles solo puede nacer la ilegitimidad".

En un tono muy duro contra Sánchez, Abascal ha afirmado que "ha utilizado las instituciones para ganar las elecciones".

Lea la crónica de la intervención de Abascal

Mientras, el líder de Podemos y futuro vicepresidente del Gobierno, que protagonizó un llamativo momento cuando terminó la votación al romper a llorar, recuperó su tono mitinero en su intervención, con críticas muy duras a la derecha. Acusó tanto a Casado como a Abascal de hacer un "despliegue de autoritarismo" por citar al rey Felipe VI y él habló del Rey emérito: "Si algo sabía Juan Carlos I, que venía de donde venía y que fue Rey por lo que fue Rey, es que solamente alejándose de la derecha la institución podría pervivir".

Iglesias pidió a su socio que "frente a los intolerantes, los provocadores y los que quieren llevar a España al pasado tengas el mejor tono, y que tengas también la mayor firmeza democrática". Y lanzó un mensaje a "mujeres"; "migrantes"; "gais y lesbianas" y "exiliados económicos", entre otros. Este será su gobierno, dijo.

Lea la crónica de la intervención de Iglesias

En su turno, Inés Arrimadas, la portavoz de Ciudadanos, recordó que "a usted no lo ha votado ni un solo español para hacer lo que usted está haciendo hoy aquí. A usted le votaron muchos españoles cuando le veían, ufano, prometer que iba a traer detenido a Puigdemont. "Hoy ha estado usted impasible mientras sus socios hablaban de que en España hay presos políticos", le espetó la dirigente naranja a Sánchez.

Lea la crónica de la intervención de Arrimadas

En cuanto a ERC, aprovechó su intervención anunciando su abstención para humillar de nuevo al candidato. La elegida para hacerlo fue la hermana de la condenada por el Supremo por el golpe del procés, Dolors Bassa, que le espetó a Sánchez lo siguiente: "Personalmente me importa un comino la gobernabilidad de España, la indignación me haría votar un 'no' a un PSOE cómplice de la represión de nuestro pueblo. Pero sabe, Sánchez, que cuando visito en el puto cristal a Dolors, me sonríe. Nosotros creemos en el diálogo".

Lea la crónica de la intervención de Montserrat Bassa

En España

    0
    comentarios

    Servicios