Menú

Calvo entrega la cartera ministerial a Iglesias entre gritos de "sí se puede"

El líder de Podemos elogia a Sánchez por haber conformado un Gobierno "plural" y Calvo dice que harán "un tándem importante".

0

"Carmen, va a ser un honor trabajar junto a ti, trabajar con los compañeros y compañeras del PSOE". Con estas palabras y enfundado en un inusual traje oscuro, el mismo con el que horas antes había prometido su cargo de vicepresidente del Gobierno en el Palacio de la Zarzuela (rompiendo el protocolo que exige corbata) Pablo Iglesias recibía su cartera ministerial de Derechos Sociales, que incluye la Agenda 2030 de la ONU, de manos de Carmen Calvo.

Lo hacía este lunes en el Ministerio de Sanidad, antigua sede del sindicato vertical del franquismo, coincidencia que el líder de Podemos no evitaba subrayar al inicio de su breve discurso. Antes, Calvo se dirigía a su "estimado vicepresidente" para decirle que "haremos un tándem importante de trabajo, porque en ti van a residir una parte verdaderamente preciada de las políticas de un Gobierno progresista como somos, las políticas sociales".

Lo cierto es que, a pesar de compartir rango, Calvo tendrá en su mano un importante cortafuegos político ante su socio de Gobierno, pues como vicepresidenta primera dirigirá la reunión de secretarios y subsecretarios de Estado que cocina previamente los consejos de ministros, pudiendo paralizar cualquier iniciativa que no sea de la conveniencia de los socialistas, el hermano mayor de la coalición.

En el simbólico momento de la entrega de la cartera, con el auditorio del ministerio abarrotado e importantes cargos de Podemos y el PSOE en él, como el líder del PSC, Miquel Iceta, se empezaron a escuchar gritos de "sí se puede" de inequívoco origen morado. También estaba presente uno de los fundadores del partido, Juan Carlos Monedero.

Iglesias, que apelaba a "los principios del compañerismo" y agradecía al "presidente Sánchez" su "generosidad" por haber conformado un gabinete "plural, de enorme capacidad política y técnica que llevará a cabo un programa de avance democrático" tenía un apartado especial en su discurso para "los movimientos sociales".

"El constitucionalismo democrático"

Les daba las "gracias por haber defendido en la última década la justicia social" y les aseguraba que serían "la referencia" de su vicepresidencia. Todo ello con el objetivo, blasonaba, de "trabajar para que la próxima década sea la década en España, del constitucionalismo democrático" algo que definía como "garantizar, blindar y ampliar los derechos sociales" con el objetivo, decía, de que "España se convierta en una referencia internacional de los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas".

Se trataba de un traspaso triple de carteras, pues la ministra de Sanidad saliente, la socialista María Luisa Carcedo, fuertemente ovacionada en pie por los funcionarios del ministerio presentes, daba el relevo al nuevo titular de Sanidad, Salvador Illa, del PSC, y al de Consumo, el líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón.

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, la ministra de Igualdad y número dos de Podemos, Irene Montero, la de Exteriores, Arancha González Laya, la de Trabajo, Yolanda Díaz, la de Industria Reyes Maroto completaban el estrado. Los líderes de los dos principales sindicatos, Pepe Álvarez de UGT y Unai Sordo de CCOO, estaban también entre los asistentes.

En España

    0
    comentarios

    Servicios