Menú

El desmentido de Federico Jiménez Losantos

Por si a alguien le quedaba alguna duda, Sánchez dejó claras ayer sus intenciones. Hará lo que le dé la gana y al que proteste le caerá la del pulpo.

0

El Mundo

"Sánchez asume el control total con su 'superjefe' en Moncloa". Y para 30 años, nada menos. Rosell está perplejo ante el talante "desafiante que acompaña su agresiva manera de entender el liderazgo. Y si alguien discrepa, es que pertenece a la derecha crispadora y retrógrada y abonada al bloqueo". Sí, así es el tipo. Da pavor.

Federico Jiménez Losantos avisa de que "debo desmentir que Iván, Bolaños o mi topo monclovita me revelaran el nombramiento de Delgado". Y desmiente también que vaya a montar un tenderete en el Retiro para leer el futuro. "Me limité a pensar lo peor. Y en general, y más con Sánchez, piensa mal y acertarás". "El primer documento de Gran Hermano Sánchez es un proyecto para la España de los próximos treinta años. Sánchez, como Napoleón, se ha coronado a sí mismo. En un Kaudillo para tres décadas". De espanto.

El País

"El primer Consejo sube las pensiones y retrasa el alza a los funcionarios". "Sánchez e Iglesias cierran filas en apoyo de Dolores Delgado". El periódico del régimen sanchista da un pellizquito de monja al jefe. "Limitarse a señalar que el fiscal general es nombrado a propuesta del ejecutivo y que depende de él, como hizo Pedro Sánchez, roza la temeridad política. El gobierno está obligado a explicar la elección de la nueva fiscal general". ¿Sánchez? El caudillo no está obligado a explicar nada.

Pepa Bueno cree que estamos ante "una legislatura sin miedo al cuerpo a cuerpo. La propuesta es una declaración de aceptar la guerra en los tribunales con la que Pablo Casado le amenazó en la misma sesión de investidura. Con su capacidad demostrada para argumentar una cosa y la contraria, Sánchez se olvida de las formas de la regeneración democrática y prioriza dar señales de que entra en el campo de batalla que propone la derecha". Casado es un osito de peluche comparado con Sánchez. Y El País lo sabe. ¿Hasta cuándo piensan hacer el juego a este psicópata?

ABC

"Muchas voces que contentar". Rubido tiene la mosca detrás de la oreja. "Aparte de la fiscalía, Sánchez incurre en conductas sospechosamente graves. Concede una legitimidad absoluta a Torra pese a que ha sido inhabilitado por la Junta Electoral Central". La JEC apercibió varias veces a Sánchez en campaña. ¿Y qué caso le hizo? Pues eso. "Sánchez, cooperador necesario de un proyecto rupturista para España. El gobierno no empieza bien". Sánchez no es cooperador, es el director de orquesta, a ver si nos vamos enterando. Quien parece que ha calado al personaje es Ignacio Camacho. "Que no, que no le importa. Al revés le complace, le alegra, le divierte irritar a sus adversarios con esas contradicciones flagrantes". "Las críticas le hacen el mismo efecto que un ataque con flechas a un tanque". Así que a ver si dejamos de rasgarnos las vestiduras y espabilamos. "Se siente inmune, invulnerable. Y lo estará hasta que la sociedad aprenda a entenderlo. Hasta que el país comprenda que está ante un gobernante inédito, un antisistema en el sentido estricto del término". En definitiva, un psicópata. "A la oposición le va a costar encontrar la manera de hacerle daño". Menos aspavientos y más inteligencia, que este tío es peligroso.

Joaquín Leguina, que escribe hoy la Tercera, también parece haberse dado cuenta de a qué nos enfrentamos. "¿Qué nos toca hacer a quienes dentro y fuera del PSOE queremos resucitar la socialdemocracia española, la que ha destruido Pedro Sánchez? Prepararnos para actuar, sin prisas y sin pausas, a fin de conseguir que el sanchismo no sobreviva a las próximas elecciones". Como es consciente de que Sánchez se ha cargado el partido hasta el punto de que "nada tiene que decir ante las decisiones soberanas del líder, convertido en dueño y señor de la organización, ahí no hay nada que rascar. Por lo tanto, lo que ha de hacerse es preciso hacerlo fuera de la organización y sin que quienes seguimos dentro del PSOE debamos abandonar sus filas. Es preciso, pues, ir creando plataformas políticas con intención electoral para hacer que Sánchez ni siquiera pueda presentarse a las próximas elecciones generales". Eso si hay próximas elecciones generales, porque no sería de extrañar que Sánchez las aboliese con cualquier triquiñuela.

La Razón

"Sánchez busca el control del TC para el derecho a decidir". Sánchez busca el control de todo. Marhuenda cree "cínica la acusación al PP de bloquear la renovación de las instituciones". "No debería extrañarse el presidente del Gobierno si la oposición y una buena parte de la opinión pública se han tomado el nombramiento de Dolores Delgado como un órdago político arrogante". Si no se extraña, le importa un bledo. Pero opina Marhuenda que el PP tiene que ceder y negociar las renovaciones con Sánchez. "La norma es la que es, y cualquier cambio legislativo tiene sus vías establecidas. Pero, eso sí, si Pedro Sánchez plantea nuevos órdagos tipo Delgado, que luego no nos hable de bloqueos". Marhuenda, no te enteras, no has entendido a Sánchez. Antonio M. Beaumont tiene más psicología. "Sánchez es lo único importante para Sánchez. Así que, consciente de que tiene por delante distintos muros de contención, no ha dudado un instante en iniciar su asalto por la vía de los hechos consumados". Estamos ante un dictador sin escrúpulos, un Chávez a la española. Más vale que lo vayamos asumiendo. Y a ver qué pasa con la prensa crítica.

En España

    0
    comentarios

    Servicios