Menú

Escándalo de prostitución de menores acogidas en centros en Baleares

Los educadores del Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales aseguran que la totalidad de las niñas acogidas en centros son explotadas sexualmente.

Libertad Digital
0
Los educadores del Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales aseguran que la totalidad de las niñas acogidas en centros son explotadas sexualmente.
Sede del Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales | Gobierno balear

Así lo recoge el Diario de Mallorca, quien asegura que, desde hace tres años, los educadores del Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales (IMAS) vienen denunciando las prácticas a las que son forzadas las niñas de entre 13 y 17 años pero que el Consejo insular "no ha hecho nada". Las menores son captadas por otros menores dentro del centro que les obligan a tener sexo con adultos a cambio de dinero o droga. La psicóloga Beatriz Benavente y Francina Armengol, presidenta autonómica, reconocen que conocían el caso.

En total, tiene a 359 menores tutelados en los 30 centros propios o concertados que dan atención residencial a jóvenes con medidas de protección. De estos menores, 278 son adolescentes y, entre estos, se tiene constancia de 16 casos de explotación sexual, según ha reconocido el propio IMAS.

Sin embargo, algunos educadores de los centros de protección de la comunidad autónoma han denunciado que no se trata de 16 casos aislados, sino que la prostitución de las niñas acogidas en los centros está "totalmente extendida", siempre según recoge el Diario de Mallorca. Es más, en algunos de casos se extiende a la totalidad de las menores ingresadas en algunos centros.

Esta información explica que en su mayoría, estas menores son captadas por chicos —en ocasiones también menores— que las convencen para que salgan a escondidas del centro y mantengan relaciones sexuales con adultos a cambio de dinero o de drogas.

Del caso, algo especialmente llamativo es que se trataría de una práctica conocida desde hace años y denunciada de manera reiterada por los trabajadores sin que hayan sido investigados por agentes policiales ni haber tomado ninguna medida efectiva.

Desde el IMAS se explica que, cuando cualquier profesional de un centro tiene sospechas o indicios de que un menor pueda ser víctima de explotación sexual infantil, debe recabar toda la información posible y elaborar un informe de incidencias. Posteriormente se debe notificar el caso en el Registro Unificado de Maltrato Infantil (RUMI), y en paralelo, se deriva el menor a la Unidad de Valoración del Abuso Sexual Infantil (Uvasi) para que esta valore la credibilidad de los posibles casos se comunican a Fiscalía de Menores, Policía Nacional o Guardia Civil con el informe de incidencias y toda la documentación relacionada.

La trama afectaría, según los medios locales, a menores de entre 13 y 17 años captadas por chicos menores y otras compañeras de los mismos centros u otros.

El Diario de Mallorca recoge las declaraciones de alguno de los educadores: "Muchas de las niñas acogidas en centros de protección han tenido una iniciación sexual prematura y problemática", explica uno de los educadores. "Y en el centro se encuentran con otras menores que las introducen en este ambiente, que se podría definir como preprostitución. Son menores muy vulnerables que inician relaciones con chicos que les proponen los primeros escarceos con la prostitución y las drogas" y rematan diciendo que "la sensación que tenemos muchos trabajadores de este ámbito es de que es una batalla perdida, que no hay nada que hacer, somos muchos los que nos sentimos frustrados y estamos cayendo en el derrotismo", explica uno de ellos.

Los expertos se muestran muy críticos con lo que consideran una "negligencia absoluta" de los escalafones superiores del IMAS. "Elevamos informes cada vez que detectamos uno de estos casos, tenemos informaciones sobre los pisos en los que estas niñas son prostituidas, pero no vemos que se haga nada".

En España

    0
    comentarios

    Servicios