Menú

Zapatero se encomienda a Santa Eulalia para que haya una mesa de diálogo en cada bar porque Barcelona "ya es" cocapital

Ha defendido que hay que desjudicializar la política porque cuanto mejor quiere ser una democracia, más reducida tiene que ser la intervención penal.

LD/Agencias
0
Ha defendido que hay que desjudicializar la política porque cuanto mejor quiere ser una democracia, más reducida tiene que ser la intervención penal.
El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero durante el pregón de Santa Eulàlia, copatrona de Barcelona. | EFE

El expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha expresado su deseo de que el diálogo entre el Gobierno central y la Generalidad para resolver el conflicto catalán obtenga el máximo respaldo social y para reivindicar que la ciudad catalana "ya es" cocapital de España, aunque no lo diga ninguna ley: "Me gustaría que hubiera una mesa de diálogo en cada esquina, en cada bar. Es un gran reto para la sociedad civil, porque de nada servirá el diálogo sin su apoyo".

Lo ha dicho en el pregón de la celebración de Santa Eulàlia, copatrona de Barcelona, en una celebración organizada por el Gremi de Restauradors, en la que ha asegurado que el diálogo es sinónimo de "alivio" y esperanza para que el conflicto entre Cataluña y el resto de España se pueda resolver.

"Encomendémonos a Santa Eulalia. Parece que el tiempo del diálogo, de la convivencia y el talante se ha reiniciado. Hagamos todo lo posible para que perdure", ha expresado Zapatero, que también ha defendido una solución dialogada que se base en el respeto y que deje de lado los insultos según él.

"Ahora parece que hay un nuevo comienzo, y la palabra diálogo es la que más se pronuncia. Por eso tenemos que sonreír. Decir diálogo es decir alivio. Solo una actitud de diálogo supone una actitud de esperanza para Cataluña y para el conflicto vivido en los últimos años", ha subrayado.

El expresidente ha llamado a sumar al conjunto de la sociedad catalana y española a este nuevo tiempo, porque ha advertido de que, sin el empuje de los ciudadanos, será imposible el "reencuentro".

Para conseguirlo, ha continuado, habrá que "superar los prejuicios" cruzados que se han instalado estos últimos años, y ha confiado en que tarde o temprano todos los implicados en este conflicto político –"no es un conflicto floral", ha ironizado– puedan formar parte de la solución, incluido el PP.

También ha bromeado sobre su simpatía por el FC Barcelona: "Mantengo una inquebrantable lealtad al Barça. Incluso, una vez, Lionel Messi, es decir, Dios, me envió una camiseta. Esto cubre los costes que ha tenido manifestarme tantas veces el ser blaugrana", y ha asegurado que le habría gustado vivir en la capital catalana.

Al terminar, Zapatero ha recibido de las manos del presidente del Gremio de Restauración, Pere Chías, y del director del mismo, Roger Pallarols, una ilustración de Barcelona hecha por Javier Mariscal para la ocasión.

En España

    0
    comentarios

    Servicios