Menú

Hastío y cabreo con las "penúltimas pijadas" de Irene Montero

El coronavirus desata una oleada de histeria y en el PP caen chuzos de punta.

El Mundo

"Las Bolsas se hunden y la OMS alerta de una eventual pandemia". Dice el editorial que no entremos en pánico, que "afecta tan solo a personas de edad avanzada con patologías previas" –que retiren de los centros de mayores y de las residencias El Mundo de hoy– y que en España "el alarmismo no está justificado". Tadeu, sin embargo es consciente del riesgo que corremos. "En España el ministro de salud es político y no tiene ni idea ni experiencia alguna en temas sanitarios. El miedo es fundado". Ay, madre, vamos a morir todos.

Sobre el problemilla del PP vasco, dice Rosell que Pablo Casado ha acertado al cargarse a Alonso, y "ha enviado varios mensajes". "El primero, que no tolerará la falta de lealtad que reflejan actitudes como la de Alonso", que se le subió a las barbas creyéndose Feijóo. "Casado ha querido dejar claro que el objetivo fundamental del PP para reconstruir una alternativa política fuerte al sanchismo no puede ser otro que la reunificación del centroderecha, que pasa inevitablemente por llegar a alguna fórmula de cooperación nacional con Cs". Y cree que "la llegada de Iturgaiz ayudará a cerrar la crisis en el PP vasco y a facilitar el éxito de la estrategia global de Casado".

El caso es que a algunos no les queda nada clara cuál es la estrategia. Según Arcadi Espada, que Iturgaiz le hiciera ojitos a Vox "refleja el desconcierto estratégico del PP. Porque el que no debería querer pactos con Vox es el PP". Ya se sabe que los de Abascal no son santos de la devoción de Arcadi. Tampoco Vicente Lozano entiende "los guiños a Vox tras un pacto con Ciudadanos". "Cuando se acerque el momento de votar, el ciudadano se preguntará dónde está el PP", en Feijóo o en Iturgaiz. ¿Feijóo o Iturgaiz o Iglesias, Sánchez y Otegi? Qué dilema.

El País

"La OMS pide al mundo que se prepare para una pandemia". Jo, con la OMS, qué exagerados. "Alonso deja la política tras ser apartado: 'Así es imposible seguir'". Lo patético es que no se fuera él mismo y forzara a Casado a echarle después de haber sido ninguneado. El editorial es tronchante.

"La decisión de Casado deja al descubierto el deficiente funcionamiento interno del Partido Popular", que carece de unos "mínimos procedimientos de democracia interna exigibles a cualquier partido político". "No existe más poder que el de la dirección nacional ni más estrategia que la que Casado decida". ¿Están seguros en El País que están hablando de Casado? Porque da la impresión de que el editorial está dedicado a Pedro Sánchez. Y como guinda una extrema gilipollez. "La coalición del PP con Cs es un paso más de la derecha hacia al extremo". ¿Pero el extremo no era Vox?

ABC

"El pánico al coronavirus contagia a la Bolsa". Un editorial de espanto dice que "Iglesias se adueña del Gobierno". Y nosotros distraídos con un bichito. "Hay dos gobiernos en uno, y el de Podemos pretende invadir al de un Sánchez que no se está dando cuenta de nada". O le da igual, mientras le mantenga en Moncloa. "En ese Gobierno que nunca iba a dejar dormir a Pedro Sánchez, parece mandar más Iglesias que el propio presidente. La ausencia de límites éticos en el ejercicio del poder de Sánchez está poniendo en peligro equilibrios institucionales, políticos, económicos y diplomáticos".

Sobre Alonso, Manuel Marín dice que "Alonso no es Alberto Núñez Feijóo y carecía de fortaleza para plantear un pulso a Casado", pero "merecía una salida honrosa, digna, y no con puñetazos en la mesa y cajas destempladas". También Álvaro Martínez critica que "las formas utilizadas en Génova no las mejoran en una taberna de muelle del sureste asiático". Parece que Casado está aprendiendo de Pedro Sánchez. Alonso arriesgó y perdió.

La Razón

"Alerta por pandemia". Dice un breve editorial que no exageremos. "Los gobiernos no pueden, en un mundo globalizado, actuar con medidas extremas y precipitadas que solo contribuyen a la extensión del estado de miedo". Pues lo mismo habría que plantearse abrir portadas a cinco columnas con ese titular.

De lo de Alonso opina Fernando Rayón. "Alfonso Alonso que soñó que era Feijóo no solo puso pegas, sino que se plantó. Alguien poco avisado podría pensar que esto ha sido cuestión de personas y de listas. No es verdad. El constitucionalismo casi ha dejado de existir en el País Vasco. No hay más que mirar allí al PSOE. Y, para ser alternativa, son importantes las personas pero mucho más las ideas. Y de ninguna manera te puedes confundir con el nacionalismo. Porque ese sí las tiene". Parece una batalla perdida, pero Ussía es optimista con Zarzal empinado, que no es arapajoe, sino el significado de Iturgaiz en español. "Con Ciudadanos gana mucho en el País Vasco, y en un futuro, si se incorporan Vox y UPyD, España se recuperará en aquellas maravillosas tierras". Ussía, eso no lo verán ni tus ojos ni los míos.

Y en fin, la parienta del jefe, Irenita, ha vuelto a hacer de las suyas con otra de las sandeces que dice en cuanto abre la boquita. Julio Valdeón está hasta el gorro, como todos, de "las penúltimas pijadas de Irene Montero sobre faldas y comisarías, sí es sí, no es no y 8-M", pero la niñata está encantada del ministerio que le ha caído del cielo, y como es más bruta que un arado no hay quien la apee del burro.

En España

    Servicios