Menú

Isabel San Sebastián: "A Sánchez le orinan en la boca y él pondera la calidad del licor"

Sánchez se arrastra como una lombriz ante los separatistas por un puñado de votos.

0

El Mundo

"Sánchez da a Torra honores de Estado para complacer a ERC". Dice el editorial de Rosell que "Torra tiene ya la foto que quería, la de una mesa en la que, al menos simbólicamente, la Generalitat y el Gobierno español, representados por sus dos presidentes, estaban sentados en igualdad de condiciones". Me dice un pajarito que Sánchez besó la mano de Torra, pero que esa foto se la guarda Iván Redondo para cuando haya que votar los presupuestos. "La comparecencia de Torra en una sala reservada habitualmente en Moncloa para dignatarios extranjeros y presidida por las banderas española y autonómica significa una victoria al otorgarle honores de Estado a un presidente inhabilitado, legitimó sus pretensiones anticonstitucionales y normalizó unos encuentros que serán mensuales". Como la regla. Sánchez podrá dar a Torra el trato de Emperador de Catalonia, si le parece, aunque la mona se vista de seda mona se queda.

Jorge Bustos, cronista de la sesión de control, dice que "Pablo Casado centró esta vez el tiro. Dedicó íntegra su pregunta a la bajada de pantalones de la tarde. El problema es que no son los pantalones de Sánchez, sino los de todos los constitucionalistas de Cataluña, que se sentirán aún más desnudos a partir de ahora, una sociedad civil traicionada, asqueada y abatida". Pues no sé qué hace esa sociedad votando al PSC. "De Sánchez solo puedes esperar mentiras (…) La oratoria del maniquí cuántico que preside España exige buena memoria". Qué va, sus mentiras se suceden a tal velocidad que hasta con alzheimer se podrían recordar.

El País

"Sánchez y Torra fijan la 'seguridad jurídica' como límite para los acuerdos". No precisa qué seguridad jurídica exactamente, pero como dice Cué, no es la Constitución.

Manuel Jabois dice que para lo que se reunió esa mesa lo podían haber hecho por Twitter. "Se reunieron para acordar reunirse, negociaron acordar una negociación y todo ello, y cómo estará España para que esto sea la noticia, dentro de la ley o marco de seguridad jurídica, si es que el eufemismo se refiere a eso. Había traductores de español y de catalán, pero de esto no había". Ramoneda pide paciencia a Torra con su tabarra de la autodeterminación. "Lo que no se puede pretender es empezar por el final. Las casas no se construyen por el tejado y menos cuando ni siquiera se han puesto los cimientos". Vamos, que el tejado de esta casa es que se largan de una vez. Y que se lleven a Sánchez e Iglesias con ellos. No caerá esa breva.

ABC

"Sánchez consolida el agravio: trato de jefe de Estado y citas mensuales". Qué romántico. Aunque dice un dicho venezolano que amor de lejos, amor de pendejos. Dice el editorial que "nada nuevo se produjo ayer salvo una quiebra de lo que deben ser las relaciones institucionales" y "la ruptura de la igualdad de derechos de todos los españoles. Eso fue lo único relevante, tristemente relevante, que salió de la llamada mesa, al margen de la bochornosa parafernalia escénica preparada infantilmente por la Moncloa para cebar el ego de la Generalitat al tratar a Torra como un líder político extranjero". A Iván Redondo se le está yendo la mano, es de vergüenza ajena. La foto que ilustra el alegre encuentro es la que se harían unos colegiales que han salido de excursión.

Pero sin duda la más indignada es Isabel San Sebastián. "Nunca un dirigente español se había humillado tanto públicamente (…) Le orinan en la boca y él pondera la calidad del licor". Puaf, Isabel, te podías haber ahorrado la escatalogía, habíamos entendido perfectamente el mensaje.

La Razón

"El punto oculto del acuerdo: avalar hoy los presupuestos". Bueno, oculto, oculto. Tampoco se puede decir que Sánchez trate de disimular cuál es su precio. Dice el editorial que todo es puro "teatro", aunque no le llega a la suela de los zapatos al género chico. "La vuelta al cumplimiento de la legalidad por parte del separatismo catalán, no lo dudamos, debe ser el objetivo último que busca el ejecutivo de la nación". ¿Estás de coña, Marhuenda? "Lo cierto es que ni hay situación de bilateralidad entre España y Cataluña, por más pares de banderas que se desplieguen en la Moncloa" ni narices. Parece que Moncloa ha sido abducida por ese mundo de Matrix. "No se nos escapa, por supuesto, que mantener esa escenificación beneficia a Pedro Sánchez mientras se mantenga la actual coyuntura parlamentaria. Pero llegará un momento en el que las palabras deberán tomar su contenido". Para la próxima reunión, Iván, podrías llevar espejitos para hacer trueques.

La Vanguardia

Bienvenida sea la mesa si sirve para que el periódico catalán deje en paz a Madrid por un día. "La mesa sobre Catalunya se emplaza a un diálogo de largo recorrido". Dice Enric Juliana que "el ciclo de reuniones que se inició ayer en la Moncloa puede conducir a una nueva fase histórica, o a una gran decepción. Por el momento es el abrelatas de los presupuestos y el tatami del definitivo combate de judo entre Junqueras y Puigdemont". A ver si les tiene entretenidos mucho tiempo y nos dejan en paz por aquí.

En España

    0
    comentarios

    Servicios