Menú

Que no cunda el pánico: "Cada beso puede convertirse en el beso de la muerte para tu anciana madre"

Coronavirus, coronavirus, coronavirus. A Sánchez le llueven tortas como panes.

0

El Mundo

"Europa promete 25.000 millones contra 'la tormenta' del coronavirus". A Sánchez le manda al rincón del subtítulo. "Sánchez asume ahora la seriedad del impacto económico y reconoce que vienen semanas 'duras y difíciles'". ¡Sánchez en carne y hueso y respondiendo a las preguntas y sin un espectáculo de luz y color made in Redondo! Ahora sí que vamos a morir todos. El coronavirus hace milagros.

Rosell no da tregua y reparte a diestro y siniestro. Primero a la UE, que "finalmente se ha tomado en serio la emergencia sanitaria". Y luego a Sánchez, que "tras demasiado tiempo oculto tras sus portavoces, compareció al fin ayer para anunciar un paquete de medidas, anunció semanas difíciles y apeló a la unidad para superarlas. Lo que nos tememos hoy es que esas semanas serían menos difíciles de haber reaccionado antes. Pero Sánchez evitó anoche cualquier ejercicio de autocrítica". Hombre, el coronavirus es poderoso, pero no tanto. "Crece la convicción de que el Gobierno ha ido a remolque en esta crisis" y que "ha perdido un tiempo precioso". Las excusas sobre la irresponsabilidad de patrocinar el 8-M "suenan a tomadura de pelo". "El Gobierno prefirió sus intereses políticos en vez de actuar con previsión". Tampoco se libra Vox. Su "irresponsabilidad de celebrar el acto de Vistalegre ha puesto en riesgo a mucho militantes". En el pecado lleva la penitencia.

Federico Jiménez Losantos no se cree una palabra de que se cierra el Congreso porque no se puede vivir sin Vox. "Cualquier parlamentario de la oposición podría sustituir al grupo de Abascal y acusar en su nombre al Gobierno por llamar a salir en masa a la calle el 8-M, negando el peligro del coronavirus". Lo que quieren es "evitar la denuncia en las Cortes y una moción de censura justificadísima. ¿Qué no dijeron Sánchez y sus socios cuando el virus del ébola contra el Gobierno del PP? Ellos sí se acuerdan. Se ha puesto la venda dictatorial antes de sufrir la herida democrática que merecen". Vamos, que Vox ha hecho un pan con unas tortas y se lo ha puesto en bandeja a Sánchez para irse de rositas.

Y luego varios reportajes pintorescos y quejicosos. "¿Qué vamos a hacer con los niños?". Se los podéis mandar a Celáa. "Soy carnicera y mi marido charcutero. No podemos teletrabajar". "Están tirando de los abuelos, son población de riesgo". Y para rematar, una "Guía para contar a su hijo por qué no hay colegio. Los psicólogos recomiendan hablar claro y conciso, dar ejemplo de calma y no mentir". ¿Hace falta un psicólogo para explicarle a un crío que no puede ir al cole? Otro colectivo colapsado… y forrado.

El País

"Sánchez anuncia 'semanas difíciles' y ayudas para familias y empresas". "Haremos lo que haga falta". Eso es concretar, sí señor, se le ve enterado y preparado. El periódico del régimen, el de los recortes en Madrid, viene hoy dando lecciones en el editorial. "La gestión de la crisis no puede interpretarse en clave partidista". Sin que sirva de precedente, la crítica es para Sánchez y no para Casado. "Para afrontar unidos la solución, es preciso promover el respaldo de la oposición a las decisiones adoptadas. Sánchez anuncio una próxima reunión con sindicatos y agentes sociales, y por eso mismo, se echó en falta que, además de subrayar la importancia de la unidad entre las fuerzas parlamentarias, no contemplara ningún encuentro con el líder de la oposición y con el resto de fuerzas políticas". Eso, que se reúna con Ortega Smith.

Y mientras el Gobierno ensalza nuestro sistema público de salud, El País dibuja un paisaje apocalíptico. "Hay varios hospitales desbordados", "caos en la identificación de pruebas", "canceladas operaciones en la privada para liberar camas", "las UCI se preparan para afrontar el peor escenario". Pero esto no es nada comparado con el terrorífico artículo que firman a dúo Miguel A. Hernán y Santiago Moreno. "No es el fin de mundo" pero… "muchos millones de personas se infectarán". "Es posible que no podamos evitar un millón de infecciones". "Cada beso en la mejilla a nuestra amiga puede convertirse en el beso de la muerte para su anciana madre". Córcholis, con lo besucones que somos en España.

ABC

"España en pausa". "Ha cundido la alarma", dice el editorial. "El gobierno y las autonomías deben ponderar cada decisión en su justa medida, especialmente en la antesala de acontecimientos multitudinarios como la Semana Santa. El Gobierno tiene una compleja papeleta. Pero no puede instarse en la política de eslogan porque su obligación, la personal de Sánchez, es liderar la crisis, ofrecer eficacia y demostrar la prudencia que no quiso tener el 8-M". Yo que él la primera medida que tomaría sería pone en cuarentena a Iván el friki. Le puede acarrear muchos problemas.

Luis Ventoso se descojona con lo de que la "situación médica cambió justo en la noche del domingo". "Oh casualidad, el virus se desperezó nada más concluir la manifestación de Carmen Calvo e Irene Montero". Lo mismo el virus estaba de mani y, cuando acabó, se puso a infectar, a infectar, a infectar.

La Razón

"Enfermos de pánico". A Marhuenda lo que le ha cabreado del Gobierno es que ha "empezado a señalar a los medios de comunicación para culpabilizarles de extender la inquietud entre la población. Si el ejecutivo tiene queja de cómo se ha trasladado la información, no tiene más que rectificar sus errores y hacer que su máximo responsable comparezca diariamente ante la opinión pública para dar cuenta puntual de la evolución de la epidemia". Y por cierto, "no fue la prensa la que decidió convocar las manifestaciones multitudinarias del 8 de marzo".

La Razón da detalles del coronavirus de Ortega Smith. Resulta que el de Vox se ha estado paseando por Álava, Milán, Madrid. Vamos, un "embajador del coronavirus", como lo ha definido Federico en Es la mañana.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot