Menú

Madrid amanece desierto por el coronavirus

Con menos tráfico y gente de lo habitual. Así ha amanecido Madrid. Un viernes atípico sin retenciones y medios de transporte público casi vacíos.

Silvia Riveiro
0
Con menos tráfico y gente de lo habitual. Así ha amanecido Madrid. Un viernes atípico sin retenciones y medios de transporte público casi vacíos.
Madrid amanece desierto

Hemos recorrido la ciudad desde primera hora de la mañana y hemos comprobado que las recomendaciones de las autoridades empiezan a cumplirse.

En los últimos días han aumentado considerablemente las empresas que ofrecen a sus empleados trabajar desde casa. Y aquellos a los que no les queda más remedio que salir de sus domicilios lo hacen resignados y cumpliendo con medidas de p­­rotección más extremas. Es el caso de los profesionales de la limpieza, taxistas o conductores de la EMT (la Empresa Municipal de Transportes). Los empleados del mantenimiento del Metro trabajan de madrugada, con más intensidad de lo habitual, para desinfectar los vagones. Aun así, los usuarios sienten miedo al contagio y algunos reconocen que "es un poco incómodo, si ves a alguien toser te echas para atrás, sospechas".

El aislamiento ciudadano está dejando las primeras consecuencias en algunos sectores. Los autobuses urbanos calculan que la cifra de pasajeros se ha reducido, desde el inicio de la crisis del coronavirus, entre un 30% y un 40%. Porcentaje similar al que refieren los conductores de empresas como Uber y Cabify. Antonio, taxista, se quejaba de que la recaudación ha caído en picado: "Empecé a trabajar a las seis de la tarde de ayer, son las cinco menos diez de la mañana, y desde entonces he recaudado 60 euros". Asegura que ni en los peores tiempos de la crisis se redujo tanto la caja.

La hostelería es otro de los sectores perjudicados. Las cafeterías que habitualmente están repletas de trabajadores a primera hora, hoy estaban casi desiertas. Tampoco había nadie desayunando en las terrazas de la Puerta de Alcalá y los camareros que esperaban la llegada de clientes lo hacían con guantes de látex. Algunos negocios han optado por echar el cierre y otros sospechan que la próxima semana tendrán que bajar la persiana.

Las recomendaciones sanitarias han llevado también a los empresarios de la Plaza de Toros de Las Ventas a suspender los tours turísticos y no pueden asegura que se vayan a celebrar las próximas ferias taurinas, entre ellas la Feria de Abril y San Isidro. Los hosteleros de la zona aseguran que "el negocio ha bajado un 80%".

En España

    0
    comentarios

    Servicios