Menú

Coronavirus: Sánchez confirma que "entraremos en recesión" y anuncia unos PGE de "reconstrucción social"

Casado pide al Gobierno "que el Ejército se despliegue por todo el territorio nacional sin ceder a presiones nacionalistas".

0

Lo peor está por llegar. En primer lugar, en lo relativo a la emergencia sanitaria con la que el presidente, Pedro Sánchez, ha dicho estar "en guerra". "Lo más duro está todavía por llegar, cuando nuestro sistema sanitario reciba el mayor número de personas contagiadas", ha admitido Sánchez en su comparecencia parlamentaria. Pero luego está la emergencia económica que ha justificado el Real Decreto aprobado este martes en el Consejo de Ministros y que durará "meses" lastrando la economía española en 2020 y 2021, según ha anunciado el jefe del Ejecutivo.

"Es ya evidente que España entrará en recesión este año. 2020 no tendrá doce meses sino diez e incluso nueve. Si consiguiéramos sostener en el tiempo que dure la crisis, los niveles de empleo y la estructura productiva sin daños graves y reparables, al final de aquella se produciría una recuperación rápida incluyendo un posible efecto rebote que acelerará la actividad".

Motivo por el cual el presidente ha anunciado unos "presupuestos de reconstrucción social y económica" que se presentarán "una vez acabe la emergencia sanitaria derivada del Covid-19". Unos PGE "extrasociales" con los que alimentó la idea de que el Gobierno renunciará a presentar los PGE de 2020 y presentará directamente los del ejercicio de 2021. En una insólita comparecencia parlamentaria en el Congreso ante tan sólo 23 diputados de la oposición.

Sánchez justificó su gestión puesta en entredicho por haber alentado el Gobierno la manifestación feminista del 8-M y se adelantó a las críticas de la oposición: "Es obvio que, con lo que sabemos hoy, el mundo no habría actuado de la misma forma ayer. Si China hubiese conocido las consecuencias del brote, habría actuado de forma distinta; es obvio que Francia no habría mantenido la primera vuelta de las elecciones locales si hubiera sabido que debería haber cancelado la segunda dos días después. Se decretó el estado de alarma cuando se tuvo la certeza de que resultó imprescindible y sólo entonces porque los derechos que restringe son demasiado valiosos como para ser preservados hasta el último instante".

Casado pide "desplegar al Ejército"

Como lleva haciendo durante esta última semana, el presidente del PP, Pablo Casado, quiso mostrar también desde la tribuna del Congreso su apoyo a las medidas tomadas por el Gobierno para frenar la crisis del coronavirus. Lo hizo, no sin recordar, que aún echa en falta más medidas de apoyo a los autónomos, rebajas fiscales, ampliar el fondo de contingencia y más recursos para las Comunidades Autónomas dirigidos a la sanidad.

Además, el presidente del PP pidió al Ejecutivo "que el Ejército se despliegue por todo el territorio nacional sin ceder a presiones nacionalistas. Una pandemia no entiende de apellidos, de acentos, de lenguas, de razas, de géneros ni códigos postales. Ahora hay que centrarse en todo lo que nos une y aparcar las diferencias, sobre todo las ficticias". Para Casado ya "habrá tiempo" de dirimir responsabilidades en la gestión de esta crisis y de abrir una comisión de investigación, pero ahora "es el momento de arrimar todos el hombro y remar en la misma dirección", como están haciendo, explicó, las comunidades y los ayuntamientos gobernados por el PP.

Eso sí, el líder popular lamentó que el presidente incluya en un decreto "tan sensible" la reivindicación de Pablo Iglesias para entrar en el CNI. "No nos parece decoroso", sentenció.

Tras Casado, subió a la tribuna el portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros. Fue el encargado de representar a su grupo ya que su líder, Santiago Abascal, contrajo el coronavirus. Espinosa de los Monteros recordó que lo importante ahora es "acabar con el virus y eso lo han entendido millones de españoles". Eso sí, cargó directamente contra dos de los vicepresidentes del Gobierno pidiendo su cese: "Carmen Calvo y Pablo Iglesias no pueden continuar en su gobierno ni saben de Sanidad ni de Economía".

Rufián advierte: "Ya habrá días para ajustar cuentas"

Tono bronco contra el Gobierno en el discurso del portavoz de ERC, Gabriel Rufián, que pese a que ha comenzado su intervención mostrando su respaldo al Gobierno, "que nadie cuente con ERC para echarnos este virus y esta crisis a la cabeza", acto seguido advirtió de que "esto no significa que estemos, ni de lejos, de acuerdo con todas las medidas adoptadas por el Ejecutivo durante esta crisis".

Rufián no dudó en amenazar a Pedro Sánchez con revisar su acuerdo de investidura una vez logremos superar esta crisis sanitaria: "Las banderas ni alimentan, ni curan virus, ya habrá días para ajustar cuentas. Tenemos al país en la UCI y el médico se acaba de enterar", dijo Rufián. "El que piense que con toques de corneta y pandereta o con portadas con el logo de un ministerio se soluciona esto, pasará simplemente a la papelera de la historia". Como medida para reforzar el sistema sanitario, Rufián propuso una reducción del presupuesto militar en un 40%. "Los hospitales no necesitan militares", sentenció.

Los independentistas siguen insistiendo en la necesidad urgente de autorizar el cierre total de Cataluña para evitar que se siga expandiendo la pandemia y frenar el colapso del sistema sanitario. "Llegaron tarde al cierre y el confinamiento de los principales propagadores del coronavirus, solo tenían que copiar a China e Italia y escuchar a la Generalidad", le reprochó Rufián en su intervención al Ejecutivo al que pidió responder a la petición enviada el pasado lunes por parte del presidente catalán, Quim Torra, para autorizar el aislamiento total de la comunidad. El separatista que terminaba su intervención llamando a una cacerolada contra el Rey.

Sánchez Vs Espinosa

El presidente del Gobierno comenzó el turno de réplica renunciando a la confrontación política con todos los grupos de la oposición salvo con uno, con el portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Montero, a quien le contestó diciendo que lo suyo se llama "sesgo de retrospectiva", es decir, que las "medidas que parecen hoy insuficientes podían ser exageradas hace una semana". "Todo lo que nos ha dicho usted hoy no lo sabía hace una semana porque nos lo habría contado, ¿no?", le reprochó.

El portavoz de la formación De Santiago Abascal le contestó reprochándole su propio sesgo: "No es lo mismo tomar medidas pronto como se hizo en Corea del Sur que hacerlo cuando a uno le conviene políticamente. Resulta que aquí lo relevante no es si los demás tenemos un sesgo de retrospección sino si usted tiene un sesgo de ideología, que es lo que nos tememos".

En España

    0
    comentarios

    Servicios