Menú

'El País', encolerizado con Ana Rosa por dar "la enhorabuena a Ayuso ante una audiencia millonaria"

En el colmo del ridículo, al Gobierno le han timado con los test. La izquierda mediática no da abasto para tapar las torpezas del gobierno.

0

El Mundo

"Hacienda exigió contención en el gasto sanitario a las CCAA". "Envió una carta en julio a las comunidades para afearles el exceso de inversión y reclamaba aumentar el ahorro en medicamentos y otros productos por hospitales". Hala, se jorobó el rollito de los recortes. Lo que le faltaba al cogobierno. Y los test chungos, ay los test. No damos crédito. Rosell está que muerde. "Por mucha unidad que reclame Sánchez, es imposible no escandalizarse ante semejante chapuza", es que clama al cielo. "Hay momentos en que la negligencia resulta especialmente inadmisible, porque se cobra vidas. Vivimos uno de ellos. No es tolerable que tras el pleno nocturno en el que se concedió al gobierno poderes" para tomar las decisiones que considere "nos encontremos con semejante chapuza". Mientras los socios de Sánchez se desmarcan del decreto del estado de alarma "éste debe salir adelante con el apoyo de una oposición sistemáticamente denostada por el sanchismo. Los españoles están deseando remar en la misma dirección. El problema es que este gobierno no sabe fijarla". De momento remamos viento en popa a toda vela hacia el abismo.

Federico Jiménez Losantos se lo toma con resignación. "Cualquier profesional del tocomocho ve a Sánchez presumir de sí mismo o decir cualquier gansada con énfasis y adivina el pardillo. Un pavo real es siempre timable; y lo más parecido, en relativamente humano, es Sánchez". "Nadie reconoce nada ni dimitirá. Al cabo, el socialismo real es exactamente eso; un timo monumental, con muertos. Ya más de cuatro mil". Qué calamidad de gobierno.

Iñaki Ellakuria subraya la miseria moral de la izquierda española encarnada ayer en Irene Montero y Ferreras quien "no tuvo el arrojo de asumir cualquier error, pero sí de ocultar que la OMS les avisó del riesgo de no tomar medidas drásticas contra el Covid 19". Resultado, mas de 4.000 muertos. "En Moncloa y Galapagar, búnkeres del hundimiento atestados de propagandistas y palmeros, algunos siguen despreciando a un pueblo abatido por el dolor pero con memoria". Hombre, como para olvidar.

El País

"Sanidad devuelve los test fallidos que compró a un intermediario español". Por cierto, que fue este diario el primero que dio esta noticia. Pero el diario del régimen sigue a su bola leyéndole la cartilla al PP en un vano intento de desviar las negligencias encadenadas del gobierno.

Dice el editorial que la intervención de Casado en el pleno nocturno causó "estupefacción". "¿Qué catástrofe tiene que abatirse sobre España para que el PP ofrezca cooperación leal al estado?", como la que ofreció el PSOE con el Prestige, con el 11-M o con el ébola. Este PP, hay que ver cómo es. "Han llegado a responsabilizar de los fallecimientos al presidente del Gobierno". ¿Le ha llamado asesino como hizo la izquierda con Aznar? Vaya, me lo he perdido. Y disculpa lo de los test de mentirijilla porque, como dijo Illa, "los mercados están desbordados, compitiendo a la desesperada". Locos, locos, locos. También atiza a los independentistas, ahí nada que replicar. Pero la falta de crítica al gobierno resta toda credibilidad.

Y la tirria que le tienen a Ayuso llega a lo cómico. "Ayuso gestiona la crisis al ataque". Vale, sí, el titular es pésimo, aclara algo más el antetítulo. "La presidenta regional intenta personalizar los avances contra la enfermedad y culpar a Sánchez de los problemas de suministros", culpar al jefe del gobierno, al mando único de la crisis, qué desfachatez, qué pintará Sánchez en esto. Están que trinan porque "la estrategia de Ayuso está calando en algunos lugares. Así arrancó Ana Rosa Quintana su última entrevista con la presidenta ante una audiencia millonaria : "Aprovecho para darle la enhorabuena". Y para colmo "su cuenta de Twitter ha pasado de 104.00 seguidores a más de 168.000". Grrrrr.

ABC

"El gobierno reconoce que miles de test no tenían la suficiente calidad". Dice Rubido en su Astrolabio que Sánchez e Iglesias siguen "embarrados en la contumacia de culpar siempre a los demás para tapar sus errores. Lo de Irene Montero de ayer pasará a la antología de la estulticia. Resulta que son culpables todos los demás, menos ella". Ni el bichito ha logrado inyectar un poco de materia gris en esa cabeza de chorlito.

"Ya basta de esconderse tras unas autoridades sanitarias a las que, de una vez por todas deben poner nombre", clama el editorial. "El gobierno quiere lealtad, pero debe ofrecer antes dos cosas para hacerse acreedor: verdad y responsabilidad. Verdad sobre lo que sabía y dejó de hacer y responsabilidad para asumir las consecuencias: puede haber ceses y dimisiones; este gobierno está demostrando que ninguno de sus miembros es imprescindible. Entonces, sí, lealtad". Pero Sánchez, como para su investidura, lo quiere todo por su cara bonita.

Hughes habla de la nauseabunda entrevista de Ferreras a Irene Montero. "Montero no dijo una palabra de los muertos. Cuando insiste en lo de no dejar a nadie atrás, no era difícil imaginar a cuatro mil familias gritándole, mudas, a una televisión que vomita inmisericorde la propaganda que enloquece el encierro". Más de uno tuvo que interrumpir el teletrabajo para ir al baño a vomitar.

Ramón Pérez Maura tira de humor, que falta hace. "Acabaremos descubriendo en las calles de Cobo Calleja a enviados de Sanidad buscando chinos que les vendan test". Jijiji.

La Razón

"Sanidad compró 9.000 tests rápidos defectuosos a China". "Casado llegará hasta el final en la exigencia de responsabilidades", digan La Sexta o Prisa misa en latín. Marhuenda está hasta el gorro de escuchar "apelaciones a la unidad que pretende una adhesión inquebrantable. "No cuela eso del buen rollito happy flower de unos y otros, sin dar nada a cambio más allá de palabras tan huecas como grandilocuentes".

Sandra Golpe se pone nostálgica. "Benditos atascos interminables, bendito bullicio insoportable, benditos besos sonoros, benditas las prisas locas de ese pasado que no valorábamos en su justa medida". "Hágannos el favor de contratar a profesionales, vayan a China si hace falta, a buscarles. Sáquennos de esta pesadilla". Pero por favor, pídanles el título y comprueben que no es falso.

Concluyo con dos buenas noticias. "Se reduce por primera vez el número de muertes en un día". Y Calvo está recuperada por lo que "el fantasma de que Pablo Iglesias pudiera tomar su relevo fue espantado". Para que celebremos la vuelta de Carmen Calvo cómo debía ser el terror que nos recorrió el cuerpo ante la idea de que Iglesias se hiciera con el poder.

En España

    0
    comentarios

    Servicios