Menú

El Gobierno aclara que las nuevas restricciones no son "un cierre total" de la actividad y rechaza diferencias por CCAA

La portavoz Montero dice que "no hay una situación de alarma añadida" y asegura que "las medidas están funcionando".

0
La portavoz Montero dice que "no hay una situación de alarma añadida" y asegura que "las medidas están funcionando".

El Consejo de Ministros ha dado luz verde a la nueva medida restrictiva anunciada este sábado por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que consistirá en dar un paso más al confinamiento de la población decretado en el estado de alarma. Según la ministra portavoz, María Jesús Montero, "se trata de hacer un sobreesfuerzo para equiparar la movilidad de entre semana a la del fin de semana" cuyas diferencias oscilan en un 15%, según las fuentes gubernamentales consultadas por Libertad Digital, que permitirían salvar "centenares de vidas".

Una "medida innovadora e imaginativa", según la ministra portavoz, quien rechazó que su implementación responda a que se registran datos peores de los esperados por el Gobierno: "No, no ha habido ninguna situación de alarma añadida que se haya planteado por parte de los expertos" quienes sí recomendaron "poder aprovechar el periodo próximo de Semana Santa para llevar la movilidad a la situación del fin de semana". La portavoz del Gobierno aseguró que "las medidas han sido efectivas y los ciudadanos se están comportando de forma ejemplar. El confinamiento está teniendo efectos. Lo estamos haciendo bien".

Sin embargo, Montero aclaró que este permiso permanente retribuido "no se trata de un cierre de actividad" como pedían algunos presidentes autonómicos como el catalán, Quim Torra, o el andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, sino sólo "una reducción de movilidad de los trabajadores para arañar esas décimas que queremos conseguir" y que ayuden a rebajar aún más la saturación de los centros hospitalarios que es crítica en algunos territorios.

El Gobierno evita desvelar qué comunidades son las que registran esa especial saturación y reclama unidad a las Comunidades Autónomas al tiempo que rechaza la posibilidad de establecer diferencias de confinamientos por territorios tal y como exige el lehendakari, Íñigo Urkullu. "No tiene sentido hacer diferencias de confinamiento entre CCAA. El virus no entiende de fronteras ni de nivel económico. No tendría ningún interés que una parte del territorio tomara medidas distintas porque el virus se expande", motivo por el cual es necesario de una acción conjunta que el Ejecutivo pretende lograr también "en el conjunto de Europa", ya no digamos de puertas para adentro en el territorio nacional.

Díaz: "El Gobierno no aceptará presiones"

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, la dirigente de Podemos dentro del Ejecutivo que más protagonismo está teniendo en los últimos días, explicaba la medida del permiso retribuido aludiendo a "presiones" que, presumía, el Gobierno no "aceptará". Preguntada sobre a qué se refería, se mostraba evasiva, aludiendo a que "estamos defendiendo el interés general, y no hay mejor manera de hacerlo que cumplir con el mandato que hoy ponemos encima de la mesa. Necesitamos, y ésta es la misión de la sociedad española en su conjunto, bajar la curva de contagios, y para bajar la curva de contagios, como ha dicho la ministra portavoz, necesitamos todavía endurecer, si me permiten la expresión, el confinamiento".

La titular de Trabajo enfatizaba que "con esta medida no pierden derechos los trabajadores y las trabajadoras" y subrayaba también que "todas las partes ceden" recordando que hasta el 31 de diciembre los empleados deberán devolver las horas ahora sustraídas a su actividad, algo que se hará, explicaba, mediante una negociación dentro de cada empresa. Díaz se refería al "encargo del presidente del Gobierno" para conseguir "una movilidad absolutamente reducida, que tenga que ver con la conversión de todos los días de la semana en domingos" sintetizaba, asegurando que eso sería más fácil ante la inminencia de la Semana Santa.

La titular podemita de Trabajo no se olvidaba de la presión a la UE en la que ya insistió el sábado Sánchez, y lo hacía aludiendo a la necesidad de "una Europa más fuerte" que aplique un "plan Marshall" ya que si no, opinaba, "el proyecto europeo seguramente servirá de poco". Díaz recordaba que quienes ahora teletrabajan como consecuencia del confinamiento, así como los trabajadores a los que se les ha aplicado un ERTE o los que disfrutan de su permiso de maternidad o paternidad no tendrán que acogerse a este permiso especial.

En España

    0
    comentarios

    Servicios