Menú

"A golpe de estado de alarma", Sánchez actúa como un dictador y "todos a callar"

Sánchez no rectifica en nada, hace de su capa un sayo, y sólo cuenta con Pablo Iglesias.

0

El Mundo

Entrevista a Casado: "Apoyaré a Sánchez para salvar vidas, no para que arruine España". A ver si es verdad. "Del desprecio al ninguneo: el juego sucio de Sánchez que denuncia la oposición". "Plenos poderes a golpe de estados de alarma sucesivos". Editorial escandalizado "ante una suerte de estados de alarmas sucesivos esgrimiendo como subterfugio el coronavirus". "Si esto se materializa constituirá un escándalo sin precedentes en nuestra democracia", una dictadura de facto. Las cortes cerradas, la Moncloa imponiendo la censura "y la oposición ninguneada pese a la lealtad mostrada por PP y Cs". Y ahora nos viene Sánchez con unos pactos de la Moncloa que no se cree ni él. "Sánchez predica lo contrario de lo que ha hecho desde que empezó su carrera política", basada fundamentalmente en la mentira. "El presidente del gobierno que siempre optó por el frentismo, se ha quedado solo a raíz de la nefasta y negligente gestión. Lo que le preocupa es retener el poder, aunque sea a costa de una inaceptable tentación autoritaria". Y el PP actuando de colaboracionista.

Lucia Méndez cuenta el estado del gobierno. "Un ejecutivo desbordado afronta la crisis consciente de su desgaste". Dice que Sánchez está muy liado con la curva y por eso "olvida" llamar a nadie. Claro, claro, seguro. "Sánchez ha tomado el mando del estado de alarma y actúa como comandante en jefe". Bueno, el comandante en jefe en realidad es Iglesias, al que, según Lucía ven los socialistas como "un inconveniente porque no inspira confianza". Ah, ¿y se han dado cuenta ahora? Pero si hasta Sánchez confesó que le quitaba el sueño. Ya está tardando Sánchez en quitarse de encima a ese socio dañino y pactar con PP y Cs. No lo ve, pero sería su salvación.

"Silencios y mentiras, así marginó Sánchez a la oposición". Mentira y Sánchez es una redundancia. Hasta sus socios ERC y PNV le acusan de "abusar del poder". Como dice Francisco Pascual, "Sánchez ha echado el ancla en el estado de alarma. A lomos de la pandemia que no pudo contener, el líder con peores resultados de la democracia tendrá el poder más ilimitado desde la dictadura. Y todos a callar". O te azuza sus perros mediáticos.

El País

"El confinamiento durará, al menos, hasta el mes de mayo". Como si no tuviéramos suficiente con el Aló, presidente de ayer, hoy el periódico del régimen le otorga su portada a Pedro Sánchez. No huyan, les ahorro el discurso.

Cuenta Cué que el gobierno mantiene lo de imponer un estado de alarma cada 15 días por "rigor democrático". A ver si ese rigor se lo aplica al Congreso y a los periodistas a los que ha privado de sus derechos. Y se emocionó Cué cuando dijo que es un "honor" ser presidente de los españoles… de izquierdas, permíteme que matice, Cué.

El editorial, en la línea de Sánchez, exige acatamiento a las órdenes del comandante. "El gobierno debe presentar un plan pactado con la oposición. Unos acuerdos alcanzados bajo la premisa de que ningún partido político por si mismo cuenta con las respuestas y con las fuerzas suficientes para imponerlas a al resto de la sociedad". Pero que quede claro, "los pactos son imprescindibles, pero Sánchez gobierna".

"La confrontación española, casi única en Europa". Sí, es que ningún país europeo tiene una izquierda sectaria y una extrema izquierda bolivariana en sus gobiernos. "En Europa, los gobiernos hablan y consultan con la oposición". En España, "han pasado casi dos semanas" sin que Sánchez haya accedido "a comunicarse con el líder de la oposición". Una mijita de crítica siempre es bienvenida de un medio al que sí le dejan preguntar.

ABC

"Sánchez lleva el confinamiento hasta mayo y elude toda autocrítica". "Tras ningunear a la oposición, propone que le apoye en unos pactos de la Moncloa que no explica en qué consisten". Porque no consisten en nada, simplemente suena bien. Rubido reprocha a Sánchez que "no hace autocrítica y solo quiere un cheque en blanco y sumisión a cambio de nada. En realidad desea que el resto del arco parlamentario se coma los errores cometidos por él. Nadie está dispuesto a ceder un ápice de su libertad para salvar a Sánchez de este desastre". Si quiere apoyo, que rompa con Podemos y cuente con los representantes de medio país. Ahora, no después.

Ignacio Camacho advierte a Sánchez. "Si el presidente aspira un acuerdo de reconstrucción nacional que implique a la oposición en un compromiso formal y serio, no tendrá más remedio que soltarse del brazo de Podemos. Es improbable que se atreva a hacerlo, aún cuando corra el riesgo de que sea Iglesias el que lo deje a él compuesto y sin coalición en el peor momento". Sí hombre, va Iglesias a renunciar al poder que le ha dado Sánchez. Ni de coña.

Luis Herrero se suma a la alerta. "Ya se ve que lo que está en juego no es solo pararle los pies al condenado bicho, sino también bajar del ensueño revolucionario a los descerebrados que pretenden llevarnos al paraíso comunista".

La Razón

"Sánchez prorroga el estado de alarma sine die". Cuenta Carmen Morodo que lo de los pactos de la Moncloa son un cuento chino. "Sánchez no se moverá de la estrategia que ha seguido hasta ahora y que ha supuesto primar la relación con sus socios de investidura y dejar en un segundo plano al bloque del centro derecha y al principal partido de la oposición". "En la práctica, Iglesias tiene el poder de dejar caer al gobierno socialista de un día para otro" y pasa total de acordar nada con el PP.

Una larga crónica de Pilar Ferrer nos cuenta cómo anda la cosa entre algunos socialistas, aunque no da nombre. La política económica de Iglesias son "una receta ruinosa que se llevará a Pedro Sánchez, al partido y a España por delante. Si el presidente no rectifica a tiempo ante quien antes le quitaba el sueño".

Francisco Marhuenda dice que "la izquierda está inquieta por que la crisis se puede llevar por delante al gobierno y dedica sus esfuerzos a socializar la responsabilidad buscando otros culpables" por acá y por acullá " y descalificando por supuesto, a todos aquellos que sean críticos". Si el coronavirus se lleva por delante al Gobierno algo bueno habremos sacado de esta catástrofe. Con perdón de los que han perdido a algún familiar, es la única forma de que deje de morir gente.

En España

    0
    comentarios

    Servicios