Menú

Amago de motín en la prisión de Ocaña por la tardanza del médico de guardia

Uno de los presos sufrió un ataque de epilepsia y la atención tardó. Se han quemado papeleras y contenedores.

0
Uno de los presos sufrió un ataque de epilepsia y la atención tardó. Se han quemado papeleras y contenedores.

Unos 300 presos del centro penitenciario de Ocaña I han protagonizado un amago de motín en las últimas horas por la ausencia física de un médico en la prisión durante este Jueves Santo. El desencadenante ha sido la pérdida de conocimiento que ha sufrido uno de los internos del centro, que padece problemas de epilepsia, durante la disputa de un partido de fútbol que estaba teniendo lugar en el patio.

En días festivos como éste, según informan fuentes sindicales, no hay un médico de guardia en el centro, debido a los problemas de falta de personal, sino que se encuentra en su domicilio en una situación de "siempre localizable" y en cuanto recibe el aviso se traslada a la prisión. Esto provoca que en situaciones como la de este jueves el tiempo de reacción y el que se tarda en atender al afectado se incrementa considerablemente.

Precisamente esa tardanza es la que ha provocado un fuerte malestar entre los presos de este centro penitenciario, que han comenzado a quemar contenedores de residuos y cubos de basura que se encontraban en el patio. Ese fuego ha provocado una pequeña columna de humo que ha podido apreciarse desde el casco urbano de Ocaña, una pequeña localidad de Castilla La Mancha que se encuentra a unos 50 kilómetros de Madrid.

Uno de los responsables del centro ha acudido entonces a intentar calmar los ánimos y ha conseguido que los internos pasasen con total normalidad al comedor de la prisión. Pero una vez acabada la comida, una treintena de presos se ha negado a subir a su celda y han intentado iniciar una nueva protesta. Los funcionarios penitenciarios han hablado con ellos y, tras un tiempo de discusión, han depuesto su actitud y han vuelto a sus celtas.

Fuentes de Instituciones Penitenciarias han informado que a media tarde todos los internos estaban ya en sus celdas, que "lo más grave" del incidente ha sido "la quema de contenedores" y que "no ha habido ninguna agresión ni episodio de violencia". Sin embargo, desde el sindicato de prisiones CSIF sí han calificado este amago de motín como "violento" y han exigido la contratación de más personal sanitario.

En España

    0
    comentarios

    Servicios