Menú

Sánchez promete "de corazón" aparcar los insultos para lograr un encuentro con la oposición la próxima semana

El presidente vuelve a comparecer para hacer un llamamiento a la "desescalada de la tensión política" pero sigue sin descolgar el teléfono.

0
El presidente vuelve a comparecer para hacer un llamamiento a la "desescalada de la tensión política" pero sigue sin descolgar el teléfono.
Sánchez, en su comparecencia de este domingo. | EFE

Las apelaciones se siguen limitando a la esfera pública pero, en privado, el presidente del Gobierno aún no ha descolgado el teléfono. En sus ya habituales comparecencias de fin de semana, Pedro Sánchez hizo un llamamiento para que se inicie "cuanto antes" la "desescalada en la tensión política" para lograr un gran acuerdo económico y social en la fase que ha denominado de la "postguerra".

El objetivo verbalizado por el presidente Sánchez es lograr un primer encuentro para abordar la reedición de los Pactos de la Moncloa "a finales de la semana que viene" para lo cual iniciará los contactos con los líderes políticos a partir de este lunes. "En los próximos días convocaremos a las fuerzas políticas pero también a los agentes sociales, a las Comunidades Autónomas y a los ayuntamientos. Y antes de que concluya esta semana quisiéramos celebrar una primera reunión para unos nuevos Pactos de la Moncloa".

Y para lograrlo realizó la "oferta sincera y de corazón", que se dio de bruces el pasado jueves en el Congreso de los Diputados, y que ahora promete aparcar los "insultos, reproches y las palabras gruesas y el lenguaje agresivo". "La desescalada en la tensión política debe empezar ya, cuanto antes, para dar paso a la unidad, diálogo y acuerdo". Sánchez prometió que "éste será mi empeño y a él me consagraré. No saldrá de mis labios otra palabra que unidad" porque "la mejor noticia que pueden tener los españoles al salir de casa es que sus representantes políticos han superado sus diferencias" para abordar un "acuerdo para la postguerra" de "la mayor amenaza desde hace un siglo".

Una forma de encarar el "reto inmenso descomunal" que el presidente dijo atisbar en el horizonte, "el mayor de la democracia" en el plano económico y social y que para el que "necesitamos a todas las fuerzas para vencer la postguerra. Nos necesitamos todos".

Puso como ejemplo el pacto antiterrorista con el que "vencimos juntos al terrorismo", y el pacto de Toledo, con el que hemos aportado estabilidad a las pensiones de nuestros mayores". Y pidió "que nos inspiremos en el ejemplo de la primera generación de políticos en la Transición y trabajemos por el acuerdo" que han sido "la excepción y no la norma" desde 1977. "Podemos hacerlo, debemos hacerlo, España necesita hacerlo".

Confinamiento 2 semanas más "como poco"

Sánchez no dio pistas sobre si habrá o no una nueva prórroga del actual estado de alarma. Se limitó a decir que actualmente "no estamos en fase de desescalada, seguimos en confinamiento" y así seguiremos dos semanas más. "La desescalada comenzará como pronto, en dos semanas, y será muy cautelosa". Tampoco descartó que incluso se tuviera que "endurecer" las actuales medidas de restricción en función de "los datos que nos arrojen los marcadores" como se hizo con el decreto de parón total de la industria que estableció el "permiso retribuido permanente" que concluye este lunes y por el que Sánchez admitió que "recibió muchas críticas pero ha dado sus frutos".

Sobre las posibles discrepancias del Comité Científico o de Podemos por el levantamiento de esta parada temporal de la actividad no esencial, Sánchez dejó claro que "el Gobierno de España siempre va a actuar bajo una única presión que es el asesoramiento del comité técnico y científico" si bien "las decisiones políticas las tomo yo".

En España

    0
    comentarios

    Servicios