Menú

Sánchez ofrecerá a Casado el 'trágala' de apoyar sus PGE con Podemos, ERC y PNV a cambio de nada

La portavoz Montero insta al líder de la oposición a "caminar conjuntamente con otros partidos políticos" sin que haya cambio de socios.

0
La portavoz Montero insta al líder de la oposición a "caminar conjuntamente con otros partidos políticos" sin que haya cambio de socios.
Pedro Sánchez y Pablo Casado | EFE

Es el siguiente paso de este trágala en el que el Gobierno ha convertido el escenario de un gran acuerdo de reconstrucción económica y social. Una oferta a la que se emplaza en público sin perder un minuto en descolgar el teléfono en privado y con el que Pedro Sánchez no sólo pretende utilizar sus Pactos de la Moncloa para camuflar la nefasta gestión del Gobierno en esta crisis sanitaria y eludir responsabilidades. La última vuelta de tuerca es que el Ejecutivo exige la demostración de lealtad del PP a través de un apoyo de Pablo Casado a sus Presupuestos Generales del Estado con Podemos, ERC y PNV... a cambio de nada.

El Gobierno admite en privado que es "prácticamente imposible" lograr unos Pactos de la Moncloa a los que, sin embargo, alude de manera constante en público para mantener el relato de mano tendida y voluntad de acuerdo. Una forma de ganar tiempo para mantener artificialmente con vida la legislatura que garantiza la supervivencia política de Pedro Sánchez.

No obstante, el Gobierno no había admitido públicamente hasta ahora que el verdadero objetivo de esos Pactos de la Moncloa fuera sacar adelante los PGE que estaban en stand by justo antes de estallar esta emergencia sanitaria con la declaración del estado de alarma. Y ahora vislumbran una "ventana de oportunidad". De esta forma se le escapó este martes a la portavoz gubernamental, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros: "Nuestra voluntad, nuestro interés es presentar los Presupuestos en tiempo y forma y hacerlo, además, evidentemente, contando con la mayoría que este Gobierno tuvo. Esperamos que en una mayoría reforzada puesto que no estamos en un momento cualquiera. Estamos en un momento de reconstrucción nacional y sería desde un buen ejemplo a este país que la totalidad de las formaciones políticas de este país nos pusiéramos de acuerdo incluso en un proyecto de Presupuestos que nos permitiera afrontar los retos del corto y del medio plazo".

Un desliz de la portavoz del Ejecutivo y ministra de Hacienda que no se produjo en una sola ocasión. Previamente, Montero fue preguntada por el motivo por el que el presidente Sánchez no había llamado ya al líder del PP. Sin contestar a la pregunta, la ministra portavoz estableció la conexión entre "arrimar el hombro" y "caminar con otras fuerzas políticas". "Espero que el principal partido de la oposición no se autoexcluya. Solamente hay que acudir a las reuniones con un espíritu de arrimar el hombro, un espíritu constructivo, y poner el ambiente básico para poder caminar en esa senda conjuntamente con otros partidos políticos, agentes sociales y con otros interlocutores".

Mensajes meridianamente claros en los que el Ejecutivo responde contundentemente a las peticiones de ruptura del Gobierno de coalición y conformación de un Gobierno de concentración nacional que reclama entre otros el expresidente del Gobierno, José María Aznar. "El Gobierno es un gobierno fuerte, cohesionado, que se considera con las características y la capacidad de poder hacer esa convocatoria al conjunto del país. Y no se trata de utilizar esa convocatoria para ventajas partidistas o deseos que no se van a producir. El señor Aznar podrá tener la expectativa que quiera sobre el Gobierno legítimo que preside España pero de lo que estamos hablando es de si somos capaces de ponernos de acuerdo en retos tan importante como la reconstrucción de la sanidad (...) Yo espero que las formaciones políticas vengan con la disposición de sentarse a hablar de lo que ocupa y preocupa a los ciudadanos y no otras cuestiones que no serían mas que excusas para no iniciar ese proceso de dialogo".

Recortar tres puntos de caída al FMI

La misma estrategia de las últimas semanas que utilizará Pedro Sánchez contra Pablo Casado en su conversación del jueves. El apoyo a las cuentas públicas es el objetivo fundamental y la excusa serán las pésimas previsiones de los organismos internacionales sobre la economía española. Augurios como el del Fondo Monetario Internacional (FMI) que prevé una caída del 8% en el Producto Interior Bruto se utilizará como argumento de presión contra el PP a quien se atizará con el argumento utilizado por Montero el pasado viernes: "El país no podrá contar con ellos cuando se les necesita".

Pese a todo, el Ejecutivo confía en recortar tres puntos de caída del PIB a las previsiones del FMI, según explican fuentes gubernamentales a este periódico. Rebajar de 8 a 5 puntos la caída del PIB una vez descontadas las medidas de inyección de crédito en la economía española que se aplicarán en dos planos: el europeo y el nacional. Paquetes de medidas que, según Moncloa, no tiene en cuenta el FMI cuyas previsiones se hacen con "pocos datos" a juicio de la titular de Hacienda, y son "prematuras, aún es pronto".

El Gobierno es consciente de la magnitud de la debacle, pero es menos pesimista que los organismos internacionales porque en Moncloa contemplan que nuestra economía esté "a pleno rendimiento del 1 al 10 de junio" y esto permitirá recuperar rápidamente la actividad que ahora esta paralizada "de forma artificial".

En España

    0
    comentarios

    Servicios