Menú

Cunde el pánico: "El Gobierno utiliza el arresto domiciliario para imponer una dictadura comunista"

España es ya un estado fallido, un caos sanitario, un caos político, un caos económico, un caos social. Y encima, nos gobierna un comunista.

0
España es ya un estado fallido, un caos sanitario, un caos político, un caos económico, un caos social. Y encima, nos gobierna un comunista.
Pablo Iglesias en el Congreso | EFE

El Mundo

"Iglesias divide al Gobierno al exhibir su poder ante Escrivá". No le hace falta exhibir poder, ya nos hemos percatado de que es él el que manda realmente en el gobierno. Con 3 millones de votos. "Arrimadas se indigna porque Sánchez no le ha propuesto nada e 40 minutos de reunión". ¿Y qué esperaba? ¿De verdad cree que en la cabeza de este tío hay algo más que serrín? Como dice el editorial estas reuniones son para tomar el té, mera "propaganda", "un nuevo teatro de Sánchez para ganar tiempo y diluir a los partidos de la oposición mientras improvisa la próxima jugada". Se trata de "celebrar reuniones para desviar la atención de muertos y parados". Y mientras Iglesias le come la tostada.

Denuncia Rosell que el material "se compra tarde y con opacidad", pero "el ministro Illa sigue sin asumir responsabilidades". "Esta insolvencia supone un escándalo sin paliativos agravados por las presuntas irregularidades en varias operaciones. La primera prioridad es hacerse con los suministros sanitarios necesarios. La segunda pasará por depurar responsabilidades en un gobierno tan incompetente como opaco". Cuando esto pase será un erial sin gobierno. Y si Iglesias se sale con la suya, una dictadura comunista.

Federico Jiménez Losantos comenta la declaración de intenciones de Iglesias ante su amigo Ferreras. "Que el gobierno social-comunista —yo iría quitando lo de social, Federico— está utilizando la crisis del coronavirus y el estado de alarma, en realidad de arresto domiciliario, para demoler el régimen constitucional e imponer una dictadura comunista es algo tan incandescentemente claro que ciega a los que no quieren ver". Si esto lo hiciera el PP la izquierda se habría saltado el confinamiento para acosar sus sedes y rodear el Congreso. "La crisis sanitaria no estorba sino que favorece los planes del gobierno de cambio de régimen, en ello está Iglesias y sigue ganando en todos los terrenos". Ayer lo dejó claro en "La Sextapo" de Ferreras, donde anunció que "echarán de la vida pública a la ultraderecha política y mediática, es decir, a los que en el Congreso o en los pocos medios sin apesebrar denuncian la deriva totalitaria y mediática de Iglesias y/o Sánchez". O sea, que el jefe de un partido que tiene 3 millones de votos quiere arrinconar a 45 millones de españoles. Y Ferreras asintiendo, ni replicó, ni defendió la libertad de expresión amparada en la Constitución, qué vergüenza, Ferreras, hasta para un sectario como tú.

Una noticia de tanta trascendencia como que un vicepresidente amenace a la inmensa mayoría de los españoles la lleva El Mundo en la página 13. "Iglesias veta a la ultraderecha mediática". ¿Se creerá El Mundo que ellos se van a librar? "El vicepresidente no abundó más en el asunto, evitando aclarar el alcance de su propuesta y extremos como identificar a qué medios de comunicación se estaba refiriendo, quién decidirá qué es una mentira o un bulo. O si afectaría a todo el ámbito ideológico o solo a esa ultraderecha". ¿Pero estáis tontos o qué? A Iglesias se le entiende todo. Serán todos los que no comulguen con él.

Y mientras, el PP haciendo el gilipollas con declaraciones vacías como que "Pedro Sánchez aprovecha este estado de alarma para anular el portal de transparencia y amordazar a los medios". Es todo lo que se le ocurrió a nuestro excompañero Pablo Montesinos, el titular de ABC de ayer. Mira Pablo, o señor diputado, como te llama tu querido Ferreras, el PP está siendo cómplice de este atropello por aprobar los estados de alarma sin poner condiciones. Tenéis que actuar y ya. O seréis colaboradores necesarios de la destrucción de nuestras libertades, que una vez también fue la tuya.

Como dice Emilia Landaluce, "dan más miedo algunos políticos que el propio virus". "Es lo que sienten muchos españoles cuando ven a Pablo Iglesias", auténtico terror.

El País

El periódico abre con el desbarajuste en la educación. "Cuatro autonomías se descuelgan del plan educativo del gobierno" de dar aprobado general. Lo dicho, un estado fallido. Sobre el follón de la renta mínima dice que "el ingreso mínimo vital genera disensiones en el ejecutivo". ¿Disensiones? Están a torta limpia. Otra disensión que ha ganado Iglesias, aunque el periódico del régimen dice, para regocijo de sus lectores que "el ejecutivo acordó que se pondrá en marcha a lo largo de mayo, pero no estará lista el día 1 como buscaba Iglesias". Pero si para mayo quedan dos semanas, ¿nos tomáis por idiotas o qué? Según cuentan por ahí, cada vez que algún ministro del PSOE le lleva la contraria al caudillo éste se planta en Moncloa, coge a Pedro por la solapa y le dice ¿sabes de quién depende que sigas en tu puesto, no? Pues ya estás tardando en desautorizar a tu ministro.

El editorial regaña a Iglesias. "No acaba de comprender su papel institucional y su obligación como vicepresidente". Oh, sí que lo comprende, vaya que sí. "La habilidad para la comunicación que Iglesias exhibe se está convirtiendo en un problema político, no solo para el ejecutivo del que forma parte, sino también para a afrontar los ingentes problemas que se ciernen sobre el país". El insomnio, Gallego, el insomnio. "Si no la lealtad institucional, al menos un mínimo instinto político debería hacerle comprender que sus recurrentes salidas de tono solo favorecen, precisamente, a quienes vinculan la posibilidad de un pacto amplio a su salida del gobierno". Estimada Soledad, a Iglesias le sobra instinto político y ese pacto se la trae al pairo, esas tontunas se las deja a Sánchez para mantenerle entretenido mientras él se hace con el poder real.

Alex Grijelmo defiende perseguir a "malhechores habituales" de los medios de comunicación. No da nombres, pero me huelo que no se refiere a nadie de La Sexta, de El País, de la Ser… Eso sí, dice una verdad como un templo. "No se puede identificar la información oficial con la información veraz. Y en el caso de la Covid 19 la información oficial está dejando mucho que desear". Lo mismo te censuran, Grijelmo, por difundir bulos, porque es lo que denuncian los malhechores habituales a los que quieres perseguir.

ABC

"Son miles de muertos y están mal contados", denuncia el combativo periódico centenario que está dando una lección de valentía y buen periodismo en esta crisis. Hoy en su Astrolabio, Bieito Rubido denuncia que "quieren apagarnos la voz". "Queremos saber la cifra real de muertos, y nos la censuran. Preguntamos si hay test y si se están haciendo, y nos denigran. Este gobierno no está luchando contra el Covid 19; pelea contra la verdad y contra quienes pedimos conocerla". No hay que desfallecer, Bieito, esta guerra la vamos a ganar, y mi más sincera enhorabuena.

"PP y Ciudadanos llevan a Bruselas el cierre informativo del gobierno. El PSOE denuncia a Vox, e Iglesias pide expulsar a la ultraderecha". Dice ABC que "Europa vigila la censura del gobierno en España". ¡Socorro, Europa, nos están dando un golpe de estado para implantar una dictadura chavista! "La opacidad del gobierno, con el cierre del portal de transparencia, la instrumentalización del CIS para legitimar la censura y la resistencia de Sánchez a ser fiscalizado por el parlamento, preocupan en Bruselas". Dios te oiga, a ver si esta vez no nos abandonan a nuestra suerte como acostumbran.

El editorial denuncia la "maniobra autoritaria de Pedro Sánchez contra la libertad de información y expresión en pleno estado de alarma". "España está en un incipiente proceso de pérdida de libertades al más puro estilo bolivariano. La izquierda sigue avanzando como una epidemia en la apropiación indebida de todo espacio público y de cualquier resquicio de democracia . El virus se ha convertido ya en su coartada para desmantelar nuestro andamiaje constitucional".

¿Y que hace el PP? Pues lloriqueando porque "Moncloa pretende diluir al líder de la oposición entre los portavoces". Oye, Casado, ¿podrías dejar de mirarte el ombligo y ocuparte de lo importante?

Luis Ventoso también tiene claro cuál es el plan de Iglesias. "Iglesias no engaña: siempre ha dicho que no deben existir medios privados. Hoy, incrustado en el gobierno de un presidente ególatra, pero muy débil, Iglesias intenta llevar a cabo su plan, aprovechando de manera miserable una epidemia que ha matado al menos a 20.000 de sus compatriotas". Ayer, La Sexta dejó clara su intención de eliminar a los 45 millones de españoles que no le votan. "La operación se completará acallando a los medios díscolos con fórmulas de censura previa y denunciando a la oposición ante la Fiscalía General del Estado, controlada por una exministra socialista. Hoy el único pacto por España se llama defender nuestras libertades frente a este gobierno". Pues como no acudamos al Rey.

La Razón

El follón de la renta mínima roza lo grotesco en el periódico de Marhuenda. "Los ministros económicos frenan la presión de Iglesias" y le "obligan a cancelar la presentación de la renta mínima", dice en grandes titulares. Y justo al lado, Antonio Martín Beaumont dice que "Pablo Iglesias se acaba de anotar otra victoria sobre el PSOE por ingreso mínimo vital" y que Escrivá es "el gran derrotado". Sánchez "ha abandonado a su suerte a sus propios compañeros de siglas en el gabinete con tal de no molestar al incómodo socio que le apuntala". "Pablo Iglesias impone de forma cada vez más sonora sus criterios". "Y en el Partido socialista empiezan a postrarse". ¿Empiezan? Llevan postrados ante Sánchez desde que ganó las primarias, y ahora resulta que Iglesias se lo ha zampado de un bocado. "Como en la fábula que retrataba al Rey desnudo, no hay nadie cerca del presidente que le recuerde lo peligroso que ha sido Pablo Iglesias a lo largo de toda su carrera política exprés. Si algo ha demostrado en estos años, es que no es de esos que hacen prisioneros". Bueno, de eso Sánchez también sabe algo.

Y un pequeño editorial critica la "intención innegable del Gobierno de controlar a los medios que ponen en duda su gestión de la crisis". "Pablo Iglesias ayer volvió a insistir en su vieja idea chavista de impedir que la ultraderecha mediática forme parte de la sociedad. Claro está, el encargado de dar los certificados es él". En vuestra cadena La Sexta. Que Marhuenda esté tranquilo, mientras Atresmedia siga pagando el sueldo de Ferreras ellos estarán a salvo.

En España

    0
    comentarios

    Servicios