Menú

"A Marlaska le faltaban ayer guardias civiles para callar al orfeón de gente hablando muy mal del Gobierno"

Estupefactos, perplejos, atónitos, se acaban las palabras para definir la insoportable ineptitud del Gobierno.

0

El Mundo

"Un gobierno rebasado rectifica en horas sobre el paseo infantil". Y es que ayer el Gobierno se superó a sí mismo con anuncios descabellados y rectificaciones que, si no fuera porque está jugando con la vida de la gente, daría para una parodia. Para conocer los detalles del desbarajuste lean la crónica de Ketty Garat en Libertad Digital.

El editorial dice que "el gobierno entró ayer en un bucle caótico de rectificaciones respecto del permiso de los niños para salir a la calle". Les mandó a súper a contagiarse. "La medida era absurda, decepcionaba a los padres y carecía de lógica". "El cambio es adecuado, aunque exhibe el bochorno permanente de un gobierno desnudado en su improvisación y división interna, pues Podemos reivindicó el giro contra la posición de los ministros socialistas". "El sainete ofrecido por el ejecutivo, a base de concatenar errores y torpezas, se ha convertido en una preocupación añadida para los españoles". Al menos nos echamos una risas.

Otro titular para el desastre. "Sanidad retiró las mascarillas a los 5 días de saber que eran falsas". Resultado: "Miles de profesionales han estado expuestos y se harán el test". Rosell se tira de los pelos. "El plan de desescalada sigue sin aparecer". Ni aparecerá, porque se necesita un test de seroprevalencia del que hablan todos los días que también anda desaparecido. "A esto se suma la última chapuza en el suministro de miles de mascarillas defectuosas que la semana pasada facilitó Sanidad a las autonomías para hospitales. Ha sumido a los sanitarios en la incertidumbre del posible contagio y han tenido que ser aislados". "Los ciudadanos han cumplido con la reclusión de forma ejemplar. Pero su paciencia empieza a agotarse. Necesitan percibir que el gobierno sabe lo que hace y lo que hará mañana. Y no lo percibe". Lo que se percibe es el desastre.

A Federico Jiménez Losantos le gustó especialmente lo del "marco del contexto de Marisú" para explicar lo del general. " Creí entender –no es fácil– que ese telón de botarates, uniformados o de trapillo, que a diario explican la catastrófica gestión de la crisis sanitaria no son duchos en el manejo del español, como esta Beatroz Galindo. Si lo permite el marco, Santiago podría explicar el contexto de las estafas en material sanitario de los amigos del Gobierno que infectan a miles de profesionales de la salud". Celaá "también ayer marcó el contexto de la tiranía lerda" cuando arremetió contra la libertad de opinión. "No podemos permitir comentarios negativos (el marco) o sea falsos (el contexto). Y también ayer, qué día, Irene Montero anunció que las primeras en recibir la renta mínima vital serán las prostitutas vulnerables. ¿Las hay invulnerables?". Mejor que se quede en cuarentena perpetua, cada vez que habla sube el pan.

El País

Hay que reconocerle al periódico de Sánchez el mérito en su desesperada lucha por salvar al gobierno, que se lo pone cada día más difícil. Hoy se va por los cerros de Úbeda, o al exilio, porque intentar tapar las cagadas (con perdón) del gobierno es una tarea titánica. "España y Alemania abren paso a un pacto anticrisis en la UE", titula a cuatro columnas. En un rinconcito susurra: "El Gobierno rectifica y dejará pasear a los menores de hasta 14 años". Gran ovación en el editorial. "Veloz rectificación". "El gobierno ha aprobado un alivio parcial del confinamiento" y "atiende así la insistente demanda de las familias y los pediatras. Hay que celebrar que el ejecutivo haya rectificado en apenas unas horas la fórmula anunciada por la mañana que era a todas luces insuficiente y mal diseñada". Venga, todos a los balcones a aplaudir al gobierno.

Entre una maraña de titulares, ya en la página 18, cuenta que "Muchas familias recibieron con decepción el primer anuncio oficial y con alivio el segundo". Una rectificación obligada tras "el aluvión de críticas que provocó una inédita unanimidad en los grupos políticos". Esto más que un periódico parece el club de la comedia.

ABC

"El gobierno rectifica y los niños podrán salir a pasear". "El alud de críticas de los partidos y los especialistas obligó a Illa a improvisar". Vamos, lo que llevan haciendo desde el principio. Dice Álvaro Martínez que "a media tarde de ayer le faltaban guardias civiles a Marlaska para callar al orfeón de gente hablando muy mal del gobierno por la chapuza que alumbró con el permiso de salida a los menores". ¿Pues no les mandó al súper a contagiarse, este gobierno descerebrado?

"Todo parece improvisado, sin meditar, como a la desesperada, a trancas y barrancas, desorientado. El caos de un gabinete superado, más que titubeante temblón, que duda hasta en cómo atarse los zapatos. Lo de por la mañana no vale por la noche. Casi la única convicción del gobierno es que hay que hablar maravillas de él, sí o sí, o Marlaska te manda a una pareja de la guardia civil".

Y es que hay un cabreo inmenso con Marlaska, ese sinvergüenza que un día fue juez. "No hubo error ni improvisación por parte del general, sino un mandato expreso del ejecutivo para imponer una suerte de estado parapolicial en el que cualquier crítica a su gestión debe ser perseguida. Marlaska está utilizando el estado de alarma y algunas instituciones políticas para censurar y atemorizar a quien pretenda ejercer la libertad de información".

Ignacio Camacho cree que también esto se le ha ido de las manos. "Con su intento de controlar las críticas, el gobierno se ha metido en un pantano y cada brazada que da lo hunde más en el fango". "La realidad es terca y señala a un poder empeñado en encubrir a toda costa su ristra de fracasos". Por mucha guardia civil que nos mande Marlaska a taparnos la boca.

La Razón

"El Gobierno rectifica en horas y deja salir a pasear a los niños". Porque a algún cerebrito privilegiado se le ocurrió "vaciar las casas para llenar los supermercados… de niños. El principal vector de expansión del virus en lugares concurridos y con altas probabilidades de contagio". De locos. Y pasó que se encontraron con que todos, políticos y ciudadanos "cargaron en tromba contra una medida disparatada e incoherente".

El editorial, aprovechando que hoy se cumplen 100 días de gobierno, aunque parezcan cien años, dice que "la ausencia de un ejecutivo fuerte, cohesionado, con objetivos comunes y el interés por encima de todo de la gobernabilidad ha impedido que actuase con previsión. No es un gobierno para los españoles, sino para los intereses de un partido que ya nadie reconoce, el viejo PSOE". Es que no existe. Hasta La Razón se ha dado cuenta.

En España

    0
    comentarios

    Servicios