Menú

Del control de las críticas a las mascarillas en enero: el Gobierno saca a los uniformados de las ruedas de prensa

La previsión es que no aparezcan este domingo. Lo hace una semana después de la polémica por el control de las redes sociales.

0
La previsión es que no aparezcan este domingo. Lo hace una semana después de la polémica por el control de las redes sociales.
El general Santiago, el general Pérez y el comisario González. | Imagen TV

Los uniformados dejarán de comparecer a diario en las ruedas de prensa que cada día ofrecen en el Palacio de La Moncloa los portavoces del Comité de Técnicos de Gestión de la pandemia del coronavirus. La decisión del Gobierno se había convertido en un secreto a voces durante la última semana y al final lo ha terminado confirmando este sábado el secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver.

La previsión es que este domingo ya no comparezca ninguno de los tres representantes de las Fuerzas Armadas, Guardia Civil y Policía Nacional que lo han venido haciendo desde hace seis semanas. Eso sí, según ha explicado el máximo responsable de la comunicación del Ejecutivo, es posible que alguno lo pueda hacer, de "manera singular", en el caso de que haya alguna decisión de relevancia que afecte a su competencia.

La decisión cristalizará el mismo día en que se cumple una semana de la última gran polémica que ha acompañado a la mala gestión que el Gobierno Sánchez está haciendo de la crisis del coronavirus. Exactamente, cuando el Jefe de Estado Mayor de la Guardia Civil, el general José Manuel Santiago, aseguró que el Instituto Armado monitorizaba los comentarios en redes sociales que creaban un "clima contrario a la gestión de la crisis por parte del Gobierno".

Todo el Gobierno salió en bloque a calificarlo como un lapsus del general, pero la filtración de un correo electrónico en el que el Estado Mayor de la Guardia Civil pedía a las comandancias y a las unidades especializadas que monitorizaran las críticas al Ejecutivo ha generado amplias dudas, pese a las explicaciones del propio alto mando del Instituto Armado. La oposición lo planteó como una persecución política en el Congreso de los Diputados el pasado jueves.

Pero ésta no es la única polémica que le ha estallado al Ejecutivo por las comparecencias de los uniformados en las ruedas de prensa. Unas semanas antes, el Director Adjunto Operativo (DAO) de la Policía Nacional, el comisario principal José Ángel González, echó abajo el discurso del Gobierno y aseguró que el cuerpo llevaba tres meses tratando de dotarse de mascarillas y guantes de nitrilo.

En aquel momento Oliver trató de reconducir las palabras del alto mando policial, pero esto siguió insistiendo que el cuerpo empezó en enero a buscar y comprar material sanitario. Hacía alusión a una compra que había ordenado el por entonces responsable del departamento de Riesgos Laborales y Formación de la Policía Nacional, el comisario José Antonio Nieto González, que fue purgado al inicio de la crisis sanitaria, el 14 de marzo.

La decisión ha sido bien recibida en el seno de las Fuerzas Armadas y las Fuerzas de Seguridad, según fuentes consultadas por Libertad Digital, entre otras cosas porque había un importante descontento por el hecho de que el Gobierno se "escondiera tras los uniformes" para explicar decisiones de carácter político y no operativo, y que esas decisiones las podían haber trasmitido a los ciudadanos cargos políticos que están por encima de ellos.

Las mismas fuentes han coincidido en destacar que los altos mandos operativos de estas instituciones tienen una alta especialización y un gran conocimiento de temas operativos, pero no están preparados ni acostumbrados a comparecer ante los medios para explicar decisiones que no les competen o no están dentro de su capacidad de decisión. Además censuran que caso de error la mala imagen la estarían dando esos cuerpos y no sus responsables políticos.

Desde la Policía Nacional y la Guardia Civil insisten en preguntarse dónde se han metido durante toda esta crisis sanitaria los directores generales de ambos cuerpos, Francisco Pardo Piqueras y María Gámez, respectivamente, que no han comparecido ni un solo día antes los medios de comunicación y que son los cargos políticos colocados a dedo por el Gobierno que deberían dan la cara en estas circunstancias.

En España

    0
    comentarios

    Servicios