Menú

El Gobierno salva su votación más crítica con PNV y Cs pero ve "desvanecerse" su alianza de investidura

Preocupación en el Ejecutivo por el ultimátum de ERC. Se descuelgan dos votos más respecto al anterior prórroga: Compromís y Nueva Canarias.

0
Preocupación en el Ejecutivo por el ultimátum de ERC. Se descuelgan dos votos más respecto al anterior prórroga: Compromís y Nueva Canarias.
Congreso de los Diputados | EFE

Una victoria más pírrica que nunca que evidencia la extrema debilidad de un Gobierno que va estrechando su margen de negociacion. Tras dos días de negociación in extremis en la que los negociadores gubernamentales sudaron la camiseta hasta el final, el Ejecutivo sólo ha conseguido sumar los 177 votos de la mayoría absoluta que separan la derrota de la victoria y casi la mitad de los 321 que obtuvo en la primera votación del estado de alarma a mediados de marzo.

La quinta prórroga del estado de alarma que amplía el confinamiento hasta el 7 de junio a las 0:00 horas salió adelante con el voto a favor de PSOE (120), Podemos (35), PNV (6), Ciudadanos (10), Más País (2), Coalición Canarias (1), Nueva Canarias (1) Teruel Existe (1) y PRC (1). En total, 177 votos favor, dos menos que hace quince días que ya entonces supuso el peor resultado cosechado por el Gobierno de Pedro Sánchez. Dos votos menos que se correspondieron con los de Compromís y Nueva Canarias. El primero votó en contra, el segundo se abstuvo.

El bloque del "no" sumó finalmente 165 votos, once menos que el "sí", con el PP (88), Vox (52), ERC (13), JXCAT (8), la Cup (2), Foro Asturias (1) y Compromís (1); y la abstención, Bildu, BNG, UPN y Nueva Canarias. Un panel de votación poco favorable al optimismo dadas las críticas unánimes de todos los grupos de la oposición independientemente del sentido de su voto, aunque las más reveladoras fueron las de los socios de investidura del Gobierno.

"Estamos literalmente llevándonos por delante el espíritu de la moción de censura", dijo el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, haciendo retumbar su amenaza en las solitarias paredes del Hemiciclo. Apuntaló Íñigo Errejón, de Más País: "Señor Sánchez, le dijimos hace dos semanas que el Gobierno salía con menos plumas del anterior pleno y hoy vemos ante nuestros ojos cómo empieza a desvanecerse el bloque de la investidura". Y remató Joan Baldoví de Compromís: "Hoy he querido subir al estrado porque quiero que me vean la cara. La cara de decepción con este Gobierno".

Pero los decepcionados no sólo se encontraban entre los que rechazaron la prórroga sino en el propio apoyo. La portavoz de Coalición Canarias, Ana Oramas, denunciaba al Gobierno dejar "en el olvido a Canarias" y advertía: "Si nos quieren olvidar, señores del Gobierno, allá ustedes. Pero recuerden: si nos olvidan, uno siempre recoge lo que siembra". Un aviso a navegantes que lanzó incluso hasta el menos crítico, el portavoz del PNV, Aitor Esteban, quien fijó sus condiciones en que las anunciadas reformas de la Ley de Salud Pública o de Seguridad Ciudadana para poder actuar después del levantamiento del estado de alarma "no se aprovechen para recentralizar unas competencias que están en manos de las comunidades autónomas. En este sentido, se encontraría al menos con la oposición de mi grupo".

Advertencias y amenazas que sobrevolaron una sesión claramente emocional en la que la decepción de la oposición se entremezclaban con la preocupación y la frustración del Ejecutivo, que se veía obligado a rebajar su beligerancia habitual. En un gesto de humanidad, o quizás de debilidad, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pedía disculpas en su intervención inicial para rebajar el enfado de sus socios. "Quiero pedir disculpas a los ciudadanos por los errores propios dictados siempre también por la urgencia en los tiempos, por la penuria en los recursos, por la excepcionalidad y la ausencia de precedentes de la crisis y su tamaño descomunal".

Pero hizo extensiva esa petición de disculpas a los presidentes autonómicos a quienes hizo un "reconocimiento sincero desde la gratitud y el compañerismo en estos momentos tan críticos y el profundo respeto. A todos ellos quiero trasladarles mi comprensión hacia los errores que hayan podido cometer dada la complejidad y el dramatismo de las decisiones que debían asumir, por la urgencia de las medidas que tenían que tomar y por las dificultades para encontrar a tiempo los recursos materiales imprescindibles".

Distanciamiento de ERC

Autocrítica y mano tendida como algodón previo a la aguja de las intervenciones de los grupos parlamentarios cuyo principal y más temido frente era el de ERC, un socio a quien los estrategas monclovitas adjudicaban hace 24 horas una abstención, y quizás incluso un voto a favor, y ha acabado votando en contra. Con su portavoz Rufián se afanó el presidente Sánchez intentando convencerle de que "no hay un cambio de socios". Y, sin citar la mesa de diálogo catalana, dejó claro que la retomará una vez la política pueda sustituir a la amenaza sanitaria de la pandemia: "Hemos mantenido y mantengo los compromisos de investidura. Yo valoro mucho el diálogo que tengo con ERC y que quiero seguir practicando a lo largo de la próxima... o mejor dicho, de esta legislatura que, le recuerdo, tiene cuatro años por delante".

Una alusión a la duración de la legislatura que valoró el portavoz Rufián en su turno de réplica como "un alarde de optimismo", pero añadió una pregunta al presidente del Gobierno: "¿De qué va esta legislatura? ¿Va de Ciudadanos o de nosotros?". Una invitación a elegir que ya hizo hace diez días el líder de ERC, Oriol Junqueras, y a la que respondió el Gobierno inicialmente orillando a Ciudadanos e intensificando la negociación con los independentistas.

Fuentes de Moncloa: "Se lo dimos todo"

Sin embargo, y tras una negociación "a cara de perro" en la que "se lo dimos todo" a ERC salvo el mando único "testimonial y preventivo" de Sanidad en la persona de Salvador Illa, y que llegó a ser calificado como "retén de seguridad" por parte de la vicepresidenta, Carmen Calvo, "ERC se enrocó en el no" forzando al Gobierno a una negociación paralela con la formación naranja.

En privado fuentes del Ejecutivo se consuelan con que "en 15 días hemos perdido un voto" y que "ERC no ha dejado caer aún al Gobierno" porque ha votado en contra a sabiendas de que el Gobierno no perdería la votación por tener amarrados los votos de PNV y Ciudadanos.

Sin embargo, en la mente de muchos volvió este miércoles el recuerdo del final de la anterior legislatura, cuando ERC presentó una enmienda a la totalidad de los Presupuestos provocando la derrota parlamentaria que precipitó la convocatoria de elecciones. Una palabra que hoy ha vuelto a los corrillos parlamentarios aunque fuera de forma virtual.

En España

    0
    comentarios

    Servicios