Menú

Nuevo bandazo del Gobierno: ahora todos los alumnos irán a clase el curso que viene

Hace un mes dijo que, si no había vacuna, tan sólo la mitad de los alumnos podrían acudir a las aulas.

0
Hace un mes dijo que, si no había vacuna, tan sólo la mitad de los alumnos podrían acudir a las aulas.
Una profesora da clase por videoconferencia en un colegio de Madrid. | EFE

La ministra de Educación, Isabel Celaá, cambia su discurso sobre la vuelta al cole para el curso 2020-2021 y dice ahora que todos los alumnos podrán volver a los centros educativos.

Hace un mes dijo que "si no hay vacuna, los colegios tendrán la mitad de alumnado en las aulas. Esto obliga a que una parte de alumnos estén trabajando presencialmente y otra parte, telemáticamente" y recuerda que no hay fecha concreta para el inicio del curso en septiembre, ya que cada comunidad fija su calendario contando con que "tienen que cumplir, como mínimo, los 175 días de escolarización obligatoria".

Ahora parece que la vacuna no es necesaria y dice que el próximo curso los alumnos de hasta 10 años podrán estar en pequeños grupos, "a modo de familia o convivientes", y no tendrán que guardar la distancia mínima de un metro y medio de seguridad. "En esa burbuja o set o módulo pueden moverse con tranquilidad, sin necesidad de guardar la distancias de 1,5 metros", ha recalcado. Eso no quiere decir, ha apuntado, que en el resto del centro no se guarde dicha distancia.

Un día antes de reunirse en Conferencia Sectorial con las CCAA, Celaá ha explicado que "absolutamente sí será presencial" el curso 2020-21 y que la última evidencia científica no sitúa a los niños como vectores importantes de la transmisión del coronavirus.

Sobre el uso de la mascarilla en colegios e institutos, la ministra ha comentado que tendrá que llevarse a partir de los 6 años pero que "habrá flexibilidad" dentro de la citada burbuja o grupo de convivientes.

Las clases serán de grupos entre 15 o 20 alumnos, y se podrán habilitar todos los espacios de los centros, aunque serán temas a tratar este jueves con las comunidades para llegar a un arranque de un curso "seguro, bien organizado y que aporte tranquilidad".

Ha recordado que en la fase 1 de la desescalada se pudieron desinfectar los centros y abrir para tareas administrativas, mientras que en la fase 2, en la que está ya la mitad del país, se han podido abrir las aulas.

La ministra ha reconocido que la reapertura está siendo estas semanas "dispar" pero porque las comunidades tienen la autonomía para elegir cómo hacerlo y que, en general, han vuelto alumnos de final de etapa, es decir, 4º de ESO y 2º de Bachillerato.

Estos últimos para preparar la prueba de acceso a la Universidad (EvAU o EBAU, según las CCAA), sobre la que Celaá ha pedido a los estudiantes un "último esfuerzo" a la vez que les ha asegurad que tendrán más opción de preguntas a elegir y que se tendrá en cuenta que hay temas del tercer trimestre que no han podido estudiar.

En cuanto a la brecha digital que se ha detectado en el confinamiento, Celaá ha recalcado que se trata de una "brecha social" y ha adelantado que el próximo día 16 llevará al Consejo de Ministros un convenio con las comunidades para proveer a los alumnos sin recursos del material digital que necesiten para estar conectados con sus profesores y sus centros.

Principales claves de la propuesta de Celaá:

  • Clases: desde Infantil hasta cuarto curso de Primaria incluido (10 años) se podrán establecer grupos estables de alumnado, idealmente con 15 alumnos (máximo 20), que pueden socializar sin mantener la distancia interpersonal de forma estricta, ya que es un grupo de convivencia estable. Esto posibilitará además el rastreo de contactos rápido en el supuesto de que se diera algún caso.
  • En quinto y sexto de Primaria, en Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y en Bachillerato los espacios se reorganizarán de forma que se cuente con una separación de al menos 1,5 metros entre las mesas.
  • Mascarilla: en Infantil no es obligatoria y en Primaria, desde el primer curso al cuarto tampoco será necesario su uso si se está con el grupo estable de convivencia. Si se sale del mismo se deberá llevar puesta cuando no se pueda mantener la distancia de 1,5 metros.
  • Para los alumnos que cursen a partir de quinto de Primaria, el uso de mascarilla será obligatorio cuando no se pueda mantener una distancia interpersonal de 1,5 metros pero no cuando se esté sentado en el pupitre.
  • Actividades: se priorizará, en la medida de lo posible, la utilización de los espacios al aire libre para la realización de las actividades educativas y de ocio, en lugar de los cerrados.
  • Prevención personal: higiene de manos frecuente y meticulosa, evitar tocarse la nariz, ojos y boca o usar pañuelos desechables.
  • Cada centro debe tener, de forma complementaria al documento base, un Plan de Inicio de Curso y Planes de Contingencia.
  • Información: se propone que haya una persona responsable de referencia para los aspectos relacionados con la covid-19 y se recomienda la creación de un equipo, formado por distintos representantes de la comunidad educativa, que garantice que todo el mundo esté informado, así como el cumplimiento de los principios.
  • Desinfección: cada centro deberá disponer de un protocolo de limpieza y desinfección. La limpieza deberá hacerse al menos una vez al día, reforzándose en aquellos espacios que lo precisen en función de la intensidad de uso, como por ejemplo en los aseos, donde será de al menos tres veces al día.
  • Se deben realizar tareas de ventilación frecuente en las instalaciones y durante al menos cinco minutos al inicio de la jornada, al finalizar y entre clases, siempre que sea posible. Cuando las condiciones meteorológicas y el edifico lo permitan se aconseja mantener las ventanas abiertas el mayor tiempo posible.
  • Coronavirus: si una persona comienza a desarrollar síntomas compatibles con la covid-19 se la llevará a un espacio separado de uso individual, se le colocará una mascarilla quirúrgica (tanto al que ha iniciado síntomas como a la persona que quede a su cuidado) y se contactará con la familia.
  • Se debe llamar al centro de salud o al teléfono de referencia de su comunidad o ciudad autónoma, y a su Servicio de Prevención de Riesgos Laborales en el caso de trabajadores, y se seguirán sus instrucciones. En caso de presentar síntomas de gravedad o dificultad respiratoria se llamará al 112.
  • Salud Pública será la encargada de la identificación y seguimiento de los contactos según el protocolo de vigilancia y control vigente en la comunidad autónoma correspondiente.

En España

    0
    comentarios

    Servicios