Menú

El suplicatorio para juzgar por corrupta a Laura Borràs destroza las relaciones entre JxCat y ERC

Republicanos y la CUP se niegan a votar en contra de que la portavoz posconvergente sea juzgada en el Supremo por contratos irregulares.

0
Republicanos y la CUP se niegan a votar en contra de que la portavoz posconvergente sea juzgada en el Supremo por contratos irregulares.
La diputada independentista Laura Borràs. | Cordon Press

Nuevo cisma en el frente separatista catalán. ERC y la CUP se niegan a alinearse junto a Junts per Catalunya (JxCat) en favor de la portavoz posconvergente en Madrid, Laura Borràs. El Congreso es el nuevo escenario de la última batalla cainita entre independentistas. La próxima semana, probablemente el jueves 25, se debe votar el suplicatorio para que el Tribunal Supremo juzgue a Borràs por presuntas irregularidades en la adjudicación y pago de contratos cuando presidía la Institución de las Letras Catalanas, entre 2013 y 2017. Y tanto ERC como la CUP se inclinan por votar a favor del suplicatorio o, en el mejor de los supuestos para Borràs, no participar en la votación.

A Borràs le será retirada la inmunidad con toda seguridad, pues PSOE, PP, Vox y Ciudadanos ya anunciaron su voto a favor del suplicatorio en la comisión del Estatuto del Diputado celebrada este jueves. Sin embargo, está en juego la baqueteada unidad independentista. JxCat cuenta con el apoyo del PNV, pero tanto ERC como la CUP debaten la manera de no apoyar a Borràs sin que eso parezca que la entregan en bandeja al Tribunal Supremo.

Dirigentes de ERC como Joan Tardà no tienen ninguna duda sobre la culpabilidad de Borràs, al igual que en la CUP, donde acusan a la diputada posconvergente de arrastrar la bandera independentista por los suelos. La bronca ha propiciado que los republicanos exijan a TV3 que informe de la corrupción de los herederos de Convergencia y no lance cortinas de humo sobre el caso Pujol o los problemas de Borràs.

JxCat responde que ningún independentista puede tener un juicio justo en el Tribunal Supremo y que el caso Borràs se ha construido artificialmente, a pesar de que procede de informes de la Sindicatura de Cuentas, donde se dan por descontadas las irregularidades. Otra línea argumental de JxCat es que ERC estaría del lado del Supremo (los represores según la retórica separatista) si accede al suplicatorio.

Borràs no tiene quien la defienda fuera de su partido. Su prestigio en el independentismo es nulo, salvo en el entorno del prófugo Puigdemont y Quim Torra. Ambos sopesan que Borràs sea la próxima candidata posconvergente a la Generalidad. La controvertida diputada está en una terna de la que participan el consejero Jordi Puigneró, uno de los elementos más radicales del actual gobierno catalán y Joan Canadell, el presidente de la Cámara de Comercio, un activista del independentismo que cobró fama por pasear en coche con una careta de Puigdemont en el reposacabezas del copiloto.

En España

    0
    comentarios

    Servicios