Menú

Iglesias niega que Podemos señale a periodistas y acusa a PP y Vox de hacerlo

El vicepresidente lamenta lo que se ha dicho de Vallés en las redes pero dice que hay que "naturalizar" tanto la crítica como el insulto.

0

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, insistía este martes, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en su línea de defensa sobre el caso Dina, explicitada por primera vez el pasado viernes en una entrevista en la radio pública.

El líder de Podemos negaba que su formación esté señalando a periodistas, una acusación que se ha incrementado desde el pasado fin de semana, singularmente por los ataques en las redes sociales del portavoz parlamentario morado, Pablo Echenique, al periodista Vicente Vallés.

Consciente de ello, su jefe de filas rebajaba el tono y decía lamentar determinados epítetos dirigidos en los últimos días al presentador del informativo nocturno de Antena 3, como el de "cloaquín", aunque afirmaba que hay que "naturalizar" tanto la "crítica" como el "insulto" en las redes y volvía a nombrar a dos periodistas, Esteban Urreiztieta y Eduardo Inda, quienes a su juicio estarían conchabados con el comisario Villarejo. Preguntado sobre si eso no era señalar a determinados informadores, decía que no mencionarles sería establecer sobre ellos una determinada "impunidad", y dándole la vuelta a la cuestión, acusaba al PP y a Vox de señalar a otros periodistas.

A los de Pablo Casado por una entrevista del actual portavoz en el Senado, Javier Maroto, con el periodista Javier Ruiz, que según Iglesias precipitó su despido de un programa televisivo; y a los de Santiago Abascal por haber señalado en mítines a las periodistas Ana Pastor y Cristina Fallarás.

Hechos "incontrovertibles"

Por lo demás, y tirando del argumentario establecido, se refería a varios hechos "incontrovertibles" sobre la tarjeta de su ex colaboradora, Dina Bousselham.

El primero de ellos que su móvil fue robado a finales de 2015; que el material que había en el mismo, que incluía fotos comprometedoras, "apareció" en el ordenador de Villarejo y que el comisario lo habría distribuido tanto a Urreiztieta e Inda como a los comisarios Eugenio Pino y Fuentes Gago, considerados integrantes de la 'policía patriótica' de los gobiernos de Mariano Rajoy. Un grupo cuya existencia, volvía a insistir Iglesias, habría quedado acreditada en la comisión de investigación parlamentaria dedicada al asunto en la pasada legislatura.

Ni una sola palabra sobre por qué retuvo durante meses la tarjeta robada, que le entregó a principios de 2016 el empresario de prensa Antonio Asensio, algo que el pasado viernes, en la citada entrevista en Radio Nacional de España, atribuyó a la necesidad de proteger a "una mujer de veintiochos años" víctima, dijo, de una "gran presión" por las informaciones que les relacionaban sentimentalmente a ambos.

Al finalizar la rueda de prensa, en la que también participaban tanto la ministra portavoz, María Jesús Montero, como los ministros de Justicia y Transportes, Juan Carlos Campo y José Luis Ábalos, Iglesias abandonaba apresuradamente la sala de prensa del Palacio de la Moncloa, al contrario que sus compañeros de gabinete, que se quedaban (como es habitual) departiendo con los informadores.

En España

    0
    comentarios

    Servicios