Menú

Podemos cuestiona abiertamente a Felipe VI y a la monarquía por "los escándalos" del emérito

Los de Iglesias creen, en contra de Sánchez, que sí está afectado por las informaciones sobre su padre.

0
Los de Iglesias creen, en contra de Sánchez, que sí está afectado por las informaciones sobre su padre.
Pablo Iglesias y Felipe VI, en La Zarzuela. | EFE

Torpedo de Podemos en la línea de flotación del argumentario del Gobierno sobre las presuntas irregularidades de Juan Carlos I y su posible influencia en el reinado de Felipe VI. Los de Pablo Iglesias, después de meses de discrepancias y movimientos calculados, pasan directamente a la acción y crean una discrepancia de calado en el seno del Ejecutivo. A última de este jueves, fuentes del partido morado deslizaban que sí consideran al actual Rey afectado.

"Los escándalos que están apareciendo acorralan a Juan Carlos I, pero ponen en cuestión a Felipe VI y también abren un debate sobre la utilidad de la monarquía" trasladaban, al tiempo que argumentaban que "lo que se está destapando es que se ha estado utilizando la jefatura del Estado para intereses y negocios privados que han servido para que sus miembros se hicieran millonarios aprovechando su posición".

El pasado martes, durante al rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, un Pablo Iglesias visiblemente incómodo asistía a las explicaciones que daban sobre el caso, a preguntas de los periodistas, tanto la portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, como el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo.

Ambos trataban de aplacar la polémica y desvinculaban las actuaciones del Emérito del actual jefe del Estado, mientras el vicepresidente segundo bajaba la cabeza. Nadie le metió en el aprieto (pocos turnos de palabra más se dieron a los periodistas) de que aclarase si estaba de acuerdo son sus colegas de gabinete. Al día siguiente, en una rueda de prensa en el Congreso, Pablo Echenique, el portavoz parlamentario de Podemos, evitaba contestar a preguntas sobre este asunto, asegurando que sólo lo haría sobre la propuesta de regularización de inmigrantes que presentaba.

Pero al tercer día, una dirigente importante del partido, Gloria Elizo, vicepresidenta tercera del Congreso de los Diputados, ponía negro sobre blanco una opinión abiertamente contraria a la del PSOE, luego confirmada por las citadas fuentes. Contestando en Twitter a un comentario del periodista Antonio Maestre, Elizo afirmaba tajantemente que "la única manera de desvincular a Juan Carlos I de Felipe VI y de la Jefatura de Estado es un referéndum y la abdicación de Felipe VI". Un enunciado que no deja lugar a la ambigüedad.

Desde el primer momento, las informaciones sobre los manejos financieros del antiguo jefe del Estado provocaron movimientos de Podemos incómodos en la postura oficial del Gobierno. Primero cuando Iglesias, durante una de las ruedas de prensa en La Moncloa por la covid-19, alentó las caceroladas contra la monarquía, y posteriormente cuando el partido morado trató de impulsar, sin éxito, una comisión de investigación parlamentaria sobre la fortuna millonaria que Juan Carlos I habría recibido de Arabia Saudí para transferirlo posteriormente, en 2012, a su amiga Corinna zu Sayn-Wittgenstein. Este mismo miércoles el presidente Pedro Sánchez calificaba de "perturbadoras" esas informaciones, si bien volvía a cerrar filas con el actual Rey de España.

En España

    0
    comentarios

    Servicios