Menú

Un "sudor frío recorre la dacha de Galapagar: Iglesias navega hacia el abismo"

Los gallegos dieron ayer una lección. No solo votaron a un político normal, sino que se quitaron de encima a Podemos. Los vascos es otro cantar.

0

El Mundo

"Feijóo hace historia en Galicia y el nacionalismo arrasa en el País Vasco". Aunque la gran noticia del día es que "Podemos entra en barrena con un PSOE incapaz de recoger sus votos". Sólo por eso ya mereció la pena. Aunque el editorial no es muy optimista. Rosell tiene una "profunda sensación de alarma por el fuerte repunte del voto nacionalista" tanto en Galicia como en el País Vasco. "Una realidad que confirma el triunfo de las tesis rupturistas por encima del proyecto de integración común que simboliza nuestra Constitución". Ya, pero si Podemos se va al carajo lo mismo aún hay esperanza.

"Feijóo obtuvo ayer el respaldo de la mayoría de los gallegos, que han premiado la coherencia política del PP durante las tres últimas legislaturas, su buen hacer en la administración autonómica y la excelente gestión de la crisis sanitaria, aunando en torno a su persona el voto del centro derecha y dejando sin espacio político ni a Cs ni a Vox". Está quedando claro que Ciudadanos no levantará cabeza jamás. Buena la hiciste, Rivera, buena la hiciste.

"Íñigo Urkullu, por su parte, demuestra que el PNV es una fuerza invencible en el País Vasco". Pero dejemos las penas a un lado, "hay que celebrar el desplome de Podemos tanto en Galicia como en el País Vasco, que paga caro la arrogancia de su líder nacional Pablo Iglesias". Ya buscará alguna cloaca en la que meterse. Bueno, qué digo, él es una cloaca.

Federico Jiménez Losantos cree que hay "un movimiento de fondo dentro de la izquierda que afecta sobre todo a Podemos pero también al bloque de poder en que se apoya el gobierno de Sánchez: cuanto más favorecen el PSOE y los comunistas el proyecto separatista, cualquier proyecto separatista, menos se fortalece su papel como base ineludible de cualquier gobierno presente o futuro de la izquierda, que por mucho que sobreviva en el poder gracias a los partidos nacionalistas y hasta localistas, no puede aceptar que ese sea su horizonte". "Que Pedro Sánchez haya hecho de la necesidad virtud, y haya llegado al poder en andas del separatismo y del comunismo, supone una liquidación del concepto tradicional en que se ha basado la izquierda en el último siglo y medio, que es la igualdad". Eso era antes, Federico, ahora el concepto es que Sánchez duerma en la Moncloa.

También Jorge Bustos está más feliz que una perdiz con el tortazo de Podemos. "Pablo Iglesias es el perdedor de la noche y debería empezar a insultar a periodistas o proclamar repúblicas este mismo lunes para tapar la debacle". Porque hasta la podemita Lucía Méndez, gran propagadora de los cuentos cloaquiles de Iglesias, se huele que "la culpa" de la hostia que se ha dado el amo del corral "es probable que no sea de la cloaca".

El País

"Feijóo y Urkullu afianzan sus mayorías y Podemos se desploma". Cataplás. Dice el editorial que "la lógica negativa del PSOE a pactar con Bildu cierra la puerta a cualquier posibilidad de pacto alternativo que no incluya al PNV". ¿La lógica negativa? Pues no la han aplicado en Navarra ni en otras localidades. "Con todo, lo más llamativo es la constatación de la debilidad territorial de la formación de Iglesias". Pero aquí, las tortas se las lleva siempre el pobre Casado, que "recibe un potente mensaje. La amplia mayoría obtenida en Galicia quizá prefigure un cambio de rumbo estratégico, pues los resultados de Feijóo apuntalados desde la mesura y el centro, indican el error de juicio de su actual estrategia de dureza".

Deja claro El País que se va a dedicar en los próximos meses a intentar dividir al PP. "La victoria de Feijóo y el fracaso de Iturgáiz cuestionan el liderazgo de Casado", titula Natalia Junquera. Y remata Carlos Cué. "El otro gran perdedor es el ala dura del PP, que ha tomado el poder con Pablo Casado. El éxito de Feijóo con su apuesta moderada y el fracaso en el País Vasco, que se ha hundido y no ha sido capaz siquiera de impedir la entrada de Vox en el Parlamento Autonómico, devolverán la presión sobre el presidente gallego para que dé el salto nacional. Es una operación compleja y aun lejana, pero esas campanas pueden forzar a Casado a hacer caso a los barones que, con Feijóo al frente, le exigen un giro a la moderación". Es que Feijóo no tiene que lidiar todos los días con radicales extremistas como Sánchez e Iglesias y sus terminales mediáticas.

ABC

"Feijóo revalida para el PP la única mayoría absoluta de España". Dice el editorial que "los resultados en Galicia son muy negativos para el gobierno de Sánchez". En su opinión, "Iglesias es el responsable del fracaso de su partido y su derrota golpea la estabilidad del Gobierno con el PSOE". En cuanto al País Vasco, "un partido que debería estar ilegalizado suma más de una cuarta parte de apoyos de los electores vascos. Y, en efecto, ha funcionado la operación de lavado de cara que Sánchez e Iglesias han practicado con Bildu. La izquierda ha hecho socio de su espacio político a los herederos de ETA y ha quitado de algunos de sus electores los escrúpulos que pudiera tener para votar a estos proetarras". "Si hubiera que medir la aportación del Gobierno de coalición del PSOE y Podemos al panorama político español es la de un desastre sin paliativos". Como dice Luis Ventoso, hoy corre "sudor frío en la dacha de Galapagar. Podemos enfila su crepúsculo. Buena noticia para España". ¿Buena? Hombre Luis, es la única buena noticia que tenemos desde hace meses.

La Razón

La Razón se recrea con la desgracia de Iglesias. "Fuerte castigo a Iglesias". "Iglesias confinado". Dice el editorial que "la estrategia social comunista ha sido duramente castigada. El actual gobierno no es un buen ejemplo a seguir y le ha pasado factura". Por otra parte, "la caída de Podemos debería tener consecuencias, aunque Pablo Iglesias ya encontrará alguna cloaca a la que recurrir". Que busque, que busque. "Ha quedado claro que el proyecto político de Iglesias produce rechazo". "Iglesias va camino de convertirse en un caudillo de la política. Lo grave es que Iglesias es un vicepresidente del gobierno que está marcando la agenda política de Sánchez, cuando su capital político es ya una ruina". A Iglesias mientras Sánchez no le eche, le tiene sin cuidado lo que pase con su partido. Ande yo caliente…

Dice Julio Valdeón que Podemos "navega hacia el abismo. Iglesias está ya muy cerca de coronarse como emperador plenipotenciario de una formación que agoniza a medida que el Pequeño Timonel engorda. El mundo, cloaca esférica, conspira contra nosotros. Con cada bajada en escaños el líder de la secta refuerza el cuento". Pero todos los cuentos tienen un final. "De ridículo en ridículo hasta el palacete en la sierra y el abono en las tertulias". Cierre la puerta al salir, señoría.

En España

    0
    comentarios

    Servicios