Menú

El cardenal Omella, de mediador del "procés" a enemigo de Cataluña

El arzobispo mintió al negar que Puigdemont le abroncara al término del funeral por las víctimas de los atentados de las Ramblas y Cambrils.

0

El separatismo tiene un nuevo enemigo, el cardenal arzobispo de Barcelona Juan José Omella, quien también es el presidente de la Conferencia Episcopal Española. Puigdemont no le perdona que le tratara de autoridad autonómica y que dijera que los Mossos son una policía autonómica en el funeral por las víctimas de los atentados terroristas del 17 de agosto de 2017.

Tras los ataques islamistas Puigdemont se creía ya un jefe de Estado, el presidente de una nación que estaba a punto de independizarse, el hombre que había llevado a buen puerto el encargo de proclamar la república en año y medio. Y además, el mando supremo de la policía que había abatido a la célula terrorista surgida en la localidad gerundense de Ripoll. En esas circunstancias, que el cardenal le considerase "presidente de una autonomía" le enerva y le sulfura, tal como reconoce en sus recientes memorias tituladas Me explico.

Asisten al funeral el domingo 20 de agosto los Reyes, el entonces presidente del Gobierno Mariano Rajoy, el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, y su primer ministro, António Costa, ministros, consejeros autonómicos, alcaldes y otras autoridades. Y Puigdemont, que "sigue la homilía indignado. El obispo Omella, que ha hablado prácticamente todo el rato en castellano, ha saludado públicamente a todas las autoridades y se ha referido a él como "presidente de la autonomía". Y a la hora de alabar el trabajo de los cuerpos y fuerzas de seguridad, ha hablado de la "policía de la autonomía". "Se ha pasado —se dice—. No hay derecho a que nos trate así". Pese a su aspecto impasible, el president está que trina. Aguantará toda la ceremonia con serenidad, pero luego, en el momento de despedirse, no puede evitar espetarle: "¿Cómo se te ha ocurrido tratarnos con ese tono?». Omella abre la boca para responder, pero el president ya ha salido".

Horas después de la bronca y según relata el propio Puigdemont, recibe un mensaje del arzobispo: "Lo siento, tal vez ha sido un error. Deberíamos hablar".

Contactos frecuentes

Volverían a hablar varias veces. Omella pretende ejercer de mediador en el proceso separatista. Oriol Junqueras, que presume tener una gran relación con el clero se reúne con el arzobispo para pedir la mediación del Vaticano, algo a lo que el papa Francisco se opondrá pese a los ruegos que le transmiten el propio Omella, los abades de Montserrat y Poblet y otros personajes bien relacionados con la Iglesia.

Pocos días después del encontronazo en el funeral, el digital de información religiosa "germinansgerminabit.blogspot.com" relata la bronca, de la que también se hará eco Libertad Digital. Sin embargo, el arzobispo miente y niega tal desencuentro en una nota de prensa de 2 de septiembre que concluye en estos términos: "La Iglesia Archidiocesana de Barcelona aprovecha para recordar las cordiales relaciones que mantiene el cardenal Omella con el presidente Puigdemont, así como con las demás autoridades civiles y políticas de Cataluña".

Con la mentira pretendía salvaguardar el papel que él mismo se había atribuido de mediador y por el que será reprendido por el papa. Y aún así, continuará con los contactos. El 4 de octubre, después del referéndum ilegal, recibirá la visita de Oriol Junqueras y el día después llamará a Puigdemont, según consta en las memorias del prófugo: "También le llama el cardenal Omella. Le presiona para que no pronuncie la declaración de independencia y le advierte de que si lo hace, se romperán todas las posibles vías de diálogo. El cardenal Omella y el cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid y vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española, también se han implicado en la búsqueda de una solución. Omella le explica que todos están trabajando para encontrar una salida, pero sobre todo le pide que no vaya a la DUI".

Puigdemont no guarda buen recuerdo del arzobispo, uno de los personajes que peor parados salen en sus memorias. Hasta tal punto llega la inquina que en la última entrevista concedida en TV3 por el prófugo, el pasado domingo, reprocha que el cardenal "se comportó como un hombre de Estado, no como un hombre de Iglesia. En vez de estar al lado de los débiles y los perseguidos (en octubre de 2017) estuvo al lado de los poderosos. Para los que somos católicos y cristianos eso es inaceptable".

Obvia que Omella participó en las reuniones de la Conferencia Episcopal tarraconense en las que se abogó por el derecho a decidir y que él mismo agradeció el apoyo de los mitrados. Sin embargo, el arzobispo se le atragantará del todo cuando lo trate de presidente autonómico.

Aprovechando el choque entre el Arzobispado y la consejería de Salud, que prohibió el funeral por las víctimas del coronavirus sin que Omella se diera por aludido, el sustituto de Puigdemont, Quim Torra, también ha cargado contra el cardenal, a quien censura que no condenara la supuesta violencia policial durante el 1-O "y que no haya alzado la voz ni una vez par condenar la represión que vive Cataluña".

Inmatriculaciones

Las relaciones entre el Arzobispado y el independentismo son cada vez más tensas. No así las del separatismo con los abades de Montserrat y Poblet, que para los partidos independentistas son los verdaderos representantes de la Iglesia en Cataluña. El Arzobispado no puede contar ya ni siquiera con Junqueras, que dio luz verde a que el vicepresidente autonómico Pere Aragonès y la consejera de Justicia, Esther Capella, publicaran el pasado viernes el listado de inmatriculaciones sin avisar a los obispos. Se trata de 3.722 fincas en Cataluña supuestamente sin titulo de propiedad.

La mitad son construcciones dedicadas al culto, el 41 por ciento, fincas rústicas y el resto, rectorías, garajes y palacios. El arzobispo de Urgell, Joan-Enric Vives, denunció que la parte eclesiástica de la comisión bilateral con la Generalidad no había sido avisada de la iniciativa de publicar el listado y negó que las inmatriculaciones no contaran con documentación que acredite su propiedad.

En España

    0
    comentarios

    Servicios