Menú

Jaume Munich, el profesor de la UAB que insulta a los alumnos por españoles y constitucionalistas

El vicepresidente de la asociación estudiantil S'ha acabat denuncia a un profesor de Derecho Internacional por sus insultos en clase.

0
El vicepresidente de la asociación estudiantil S'ha acabat denuncia a un profesor de Derecho Internacional por sus insultos en clase.
Jaume Munich, profesor de la UAB | UAB

El "Estado fascista español", el "Tribunal Prostitucional", "España no es una nación por mucho que los subnormales de los fachas lo digan", Cataluña es una nación oprimida", "los votantes de Ciudadanos son unos inútiles". Estas son algunas de las perlas que vierte en clase el profesor Jaume Munich, titular de Derecho Internacional Público de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB).

El vicepresidente de la entidad estudiantil constitucional S'ha acabat, Àlex Serra, ha denunciado públicamente el sesgo y la instrumentalización de las clases de este profesor y ha pedido una reunión con la rectora de la UAB, harto de que las instancias intermedias de la Universidad disculpen el comportamiento de Munich aduciendo la libertad de expresión y de cátedra.

Al comienzo del semestre, el profesor dejó muy claro cómo serían sus clases. Nada más empezar dijo que se referiría a España como el "Estado fascista español" y añadió que España no era una nación, a diferencia de Cataluña. Bajo ese marco referencial, siguió con insultos a los partidos no nacionalistas, a sus votantes y a quienes se declarasen españoles o constitucionalistas.

El alumno Àlex Serra pidió la palabra par mostrar su rechazo, ante lo cual y en las clases siguientes Munich tachó a su alumno de "patético" por formar parte de la entidad que había presentado diversos escritos ante la Junta Electoral en pro de la neutralidad de la UAB y que se saldaron con la retirada de murales independentistas y lazos amarillos, uno de los cuales se encontraba en el despacho del profesor.

Dado el tenor de los hechos, el alumno envió una nota al decano de la Facultad de Derecho, Enric Fossas, cuyo equipo se puso en contacto con Munich. El profesor se disculpó "por algunas de las afirmaciones de tono más grosero y ofensivo y admitió que no se debían haber expresado de ninguna manera", reza la respuesta del decanato al alumno. También aseguró que no tendrían en cuenta las discrepancias con el estudiante a la hora de puntuar la asignatura. "A partir de aquí —continúa la nota del decanato—, el doctor Munich reivindicó su derecho a utilizar expresiones como 'el Estado fascista español' o bien proferir expresiones como 'fachas' o 'fascistas' para calificar a algunos partidos españoles. En todo caso quiso subrayar que las expresiones más contundentes las dirigía contra los partidos políticos y no contra las personas simpatizantes o militantes".

Al decanato le parecieron estupendas las excusas de Munich, por lo que se limitó a pedirle "prudencia" y a recordarle que la relación profesor-alumno no es una relación entre iguales, "sobre todo antes de la evaluación".

Represalia tras la queja

En otro escrito dirigido a la rectora, el alumno amplia la denuncia y afirma: "Al día siguiente (de enviar el escrito al decanato), 13 de febrero, el Dr. Jaume Munich, en clase, preguntó si estaba el alumno con el que había hablado al final de la clase anterior. Le dije que sí y a partir de ahí, ante toda la clase, manifestó su enfado ante lo que él consideraba un intento de censura por mi parte. En su larga intervención no ahorró descalificativos hacia Ciudadanos, hacia las personas que no compartían su ideología nacionalista, hacia España. De ahí pasó a otros temas. Vinculó mi persona a los escritos dirigidos a la administración electoral con el fin de conseguir la neutralidad de la UAB en período electoral y se quejó de que como consecuencia de tales escritos él hubiera tenido que retirar un lazo amarillo de su despacho. Cuando pude intervenir brevemente, puesto que me cortaba constantemente le manifesté que no me arrepentía de haber participado en la consecución de una UAB más neutral y que, al revés, me sentía orgulloso de ello; a lo que él replicó –repito, ante toda la clase— que yo era patético".

El alumno, Àlex Serra, decidió esperar a la conclusión del semestre para elevar su protesta a la rectora, Margarita Arboix. Quería así evitar nuevos insultos y represalias por parte del docente. Ahoa, acabado el curso, reclama que se adopten las medidas necesarias para que no se repitan las actuaciones de Munich y que se valore la posibilidad de abrir un expediente informativo y/o sancionador.

En España

    0
    comentarios

    Servicios