Menú

La izquierda tumba la reforma de Arrimadas para despolitizar el CGPJ porque “las instituciones no son apolíticas”

La líder de Ciudadanos dice que desde el 85 se ha asistido a un "vergonzoso reparto de jueces, a veces de forma chapucera por WhatsApp".

0
La líder de Ciudadanos dice que desde el 85 se ha asistido a un "vergonzoso reparto de jueces, a veces de forma chapucera por WhatsApp".
La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, durante su intervención en el debate. | EFE

Cuentan que Alfonso Guerra dijo en 1985, tras la aprobación de la Ley Orgánica del Poder Judicial, que "Montesquieu ha muerto". Casi cuarenta años después Inés Arrimadas ha tratado, en vano, de resucitarlo.

Pero la izquierda sigue pensando que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) en pleno, con sus veinte vocales, los que son de "procedencia judicial" y los que no, deben seguir siendo elegidos por la "soberanía popular", mientras que la líder de Ciudadanos, que se subía a la tribuna para defender la Proposición de Ley de su partido que establece que doce de ellos pasen a ser elegidos por los propios jueces, califica lo ocurrido en las últimas décadas como un "vergonzoso reparto de jueces, a veces de forma chapucera por WhatsApp".

Una velada referencia a las negociaciones para la renovación del órgano, hasta ahora infructuosas, de Pedro Sánchez y Pablo Casado. Esta vez solo el PP y Vox respaldan a Ciudadanos, quedándose de nuevo en minoría en su defensa de una reforma que el número dos de los de Santiago Abascal, Javier Ortega Smith, justificaba para modificar un "sistema viciado" que a su juicio ha terminado de la mano de los dos grandes partidos con "la independencia del gobierno de los jueces y de las más altas magistraturas".

Tanto PSOE como Podemos elegían oradores de perfil bajo para el debate para defender su rechazo a la toma en consideración, que compartía casi todo el resto del arco parlamentario salvo las abstenciones de Bildu y los diputados de Junts per Catalunya integrados en el Grupo Plural.

Podemos dice que el CGPJ no debe ser "apolítico"

El diputado morado Enrique Santiago se interrogaba retóricamente ante Arrimadas con tono de aspaviento: "¿Cómo se les ocurre proponer que sea el poder judicial quien elija al poder judicial? Señora Arrimadas: ¿van a proponer que el legislativo elija el siguiente parlamento? ¿o van a proponer que los ministros elijan el siguiente Consejo de Ministros?".

El podemita trataba así de desacreditar una propuesta, la de Ciudadanos, que establece que los doce vocales de "procedencia judicial" serían elegidos por los jueces de toda España en una circunscripción única, pudiendo presentarse todo aquel miembro de la carrera judicial que obtuviese el aval de veinticinco compañeros o de una de las asociaciones profesionales.

Para Santiago, un dirigente muy próximo a Pablo Iglesias, "propuestas como estas impiden que la soberanía popular sea tenida en cuenta en la elección de los órganos constitucionales. En un país democrático las instituciones no son apolíticas, apolíticas son las dictaduras" concluía. La socialista Isaura Leal, por su parte, afirmaba que "se cuestiona la independencia de la Justicia por la participación del Parlamento, denigrando a eso que ustedes denominan 'los políticos'. Ustedes" aseveraba señalando a las bancadas del centroderecha.

En su defensa de la reforma, Arrimadas apelaba a las preferencias ciudadanas para defenderla: "Esta reforma está en las peticiones que hacen los ciudadanos en la calle. Porque si no, pregunten ustedes a cualquiera de los ciudadanos de su circunscripción a ver qué les parecería si somos capaces de eliminar el control de las zarpas políticas sobre la Justicia española". La líder naranja apelaba al "espíritu de la Transición" y de "los padres de la Constitución" que, a su parecer, determinaba que "la mayoría de los miembros de este órgano fueran elegidos por los propios jueces y magistrados".

En un momento dado, la líder naranja mostraba una cartulina con un mensaje en Twitter de Pedro Sánchez en 2014, en el que el entonces líder de la oposición abogaba por hacer del CGPJ "un órgano verdaderamente independiente del Gobierno". "Ya sabemos que su palabra no es que cuente mucho" remataba con sorna sobre el hoy jefe del Ejecutivo.

En España

    0
    comentarios

    Servicios