Menú

Los CDR arrojan cabezas de cerdo a los Mossos en protesta por la inhabilitación de Torra

Alrededor de medio millar de miembros de los comités separatistas se manifiestan por el centro de Barcelona tras la salida de Torra de la Generalidad.

0
Alrededor de medio millar de miembros de los comités separatistas se manifiestan por el centro de Barcelona tras la salida de Torra de la Generalidad.

La alerta establecida por los Mossos d'Esquadra ha sido suficiente por el momento para impedir que los Comités de Defensa de la República reprodujeran los graves incidentes de octubre del año pasado. El cuerpo policial autonómico ha suspendido los permisos de sus agentes antidisturbios, que deben estar localizables ante la posibilidad de que los separatistas más violentos reaccionen con altercados y sabotajes a la inhabilitación de Quim Torra.

Los Mossos montaron dispositivos de protección ante la Jefatura Superior de la Policía Nacional, en la Vía Layetana, y en la Delegación del Gobierno, escenarios hace un año de graves incidentes provocados por los separatistas en respuesta a las sentencias de prisión para los cabecillas del golpe de Estado independentista.

Tras la concentración en la plaza de San Jaime, donde Torra se ha dado un baño de masas acompañado por su mujer y en medio de una burbuja formada por sus escoltas, parte de los asistentes se ha dirigido hacia la cercana Jefatura de la Policía Nacional para insultar a los agentes y lanzar consignas contra España, los jueces y el Rey.

En otro punto de la ciudad, los llamados jardinets de Gracia, se habían citado los CDR. Alrededor de medio millar de elementos de estos grupos bajaron en manifestación por el paseo de Gracia y algunos de ellos se desviaron hacia la sede de la Delegación del Gobierno, protegida también por los Mossos. En ese punto, los manifestantes arrojaron cabezas de cerdo contra los agentes de la policía autonómica y cruzaron contenedores y maceteros.

Otro grupo de CDR reventó las verjas del parque de la Ciudadela para dirigirse al Parlament. El parque estaba cerrado en previsión de incidentes. La acción de los exaltados obligó a los Mossos a desviar agentes para proteger las instalaciones parlamentarias.

Contenedores en llamas

La fuerte presencia policial propició que los violentos abandonaran el parque no sin antes lanzar piedras y objetos contundentes a los agentes. Se dirigieran al centro de la ciudad quemando a su paso contenedores de basura y montando barricadas con vallas y mobiliario urbano. En la ronda de San Pedro el fuego era la nota dominante. Mossos y bomberos se encargaron de retirar el material inflamable y apagar los incendios. No hubo cargas.

Las furgonetas de los Mossos circulaban a cierta velocidad para evitar que los grupos más violentos se concentraran en la plaza de Urquinaona, otro de los puntos emblemáticos del separatismo. Hace algo menos de un año, en esa plaza se registraron violentos incidentes en los que estuvo a punto de morir un agente de la Policía Nacional alcanzado en la cabeza por una pedrada. El policía estuvo varias semanas en coma. A esos altercados el independentismo los llama "la batalla de Urquinanoa". Una de las consignas más repetidas durante la jornada de la inhabilitación de Torra ha sido "Urquinaona, lo volveremos a hacer".

En España

    0
    comentarios

    Servicios