Menú

El separatismo prepara una encerrona de alto riesgo para la visita del Rey y Sánchez a Barcelona

Los CDR, ANC y Òmnium movilizan a sus bases alentadas por el boicot de Colau, Aragonès y Torrent.

0
Los CDR, ANC y Òmnium movilizan a sus bases alentadas por el boicot de Colau, Aragonès y Torrent.
Vándalos del CDR intentan boicotear al Rey. | EFE

Los Comités de Defensa de la República (CDR), la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural han convocado a sus bases para "recibir" al Rey de España este viernes en Barcelona. Felipe VI presidirá la entrega de premios de "BCN New Economic Week", un evento organizado por el Consorcio de la Zona Franca. Estará acompañado por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en lo que pretende ser la reconducción de las relaciones entre el Gobierno y la Casa Real tras la prohibición de que el Rey presidiera la entrega de despachos a los jueces de la última promoción.

El Gobierno alegó motivos de seguridad para impedir la presencia del Rey en Barcelona y destacó la cercanía de aquel acto con el tercer aniversario del golpe separatista del 1-O y la inminencia de la inhabilitación del expresidente de la Generalidad Quim Torra. Entendía el Ejecutivo que la situación era altamente inflamable.

Una semana después, y tras los graves incidentes ocurridos el 1 de octubre, cuando grupos de CDR se enfrentaron a los Mossos d'Esquadra en Barcelona y Gerona, el Gobierno considera que la tensión ha disminuido. Sin embargo, todas las organizaciones separatista han convocado protestas en puntos próximos a donde discurrirá el acto presidido por el Rey.

Para caldear el ambiente, la ANC ha organizado para este jueves una quema de retratos del monarca a las puertas de todos los ayuntamientos de Cataluña. Según esta organización, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ampara que se quemen fotos de los monarcas españoles. El viernes la ANC participará junto a Òmnium en una cadena humana que irá desde la estación de Francia, donde se hará la entrega de premios, hasta la estatua de Colón. En paralelo, los CDR preparan una manifestación delante de la estación de Francia.

Las organizaciones separatistas han citado a sus bases a rebufo del boicot orquestado por las autoridades regionales y locales. Ada Colau, la alcaldesa de Barcelona, declaró que no asistirá a ningún acto con el Rey hasta que Felipe VI no pida perdón por los expedientes relativos a su padre. Pere Aragonés, "vicepresidente en funciones de presidente de la Generalidad", tal como se define por orden de Junts per Catalunya, tampoco asistirá a la entrega de premios. Ni el presidente del Parlament, el también republicano Roger Torrent.

A pesar de la proximidad física de los lugares donde están convocadas las protestas con el lugar donde se celebrará el acto del Rey con Sánchez, el consejero de Interior, Miquel Sàmper, asegura que se trata de un acto más y que la visita de Felipe VI y el presidente del Gobierno "no genera más tensión" a los Mossos. Según Sàmper, la policía autonómica "velará por la seguridad y la libre manifestación, que es lo que hace siempre".

Las dos últimas visitas de Sánchez a Barcelona estuvieron marcadas por violentos incidentes. Durante el Consejo de Ministros celebrado en diciembre de 2018, cientos de CDR se enfrentaron a los Mossos y causaron graves disturbios en el centro de la ciudad. Aquellas protestas se recuerdan por el comentario de una agente de los Mossos a un bombero de la Generalidad que participaba en los disturbios: "La república no existe, idiota". La última ocasión fue tras la sentencia del Tribunal Supremo que condenó a penas de prisión a los Jordis y a los consejeros regionales. Sánchez se presentó protegido por un amplio dispositivo de guardaespaldas equipados con maletines antibalas y armas largas.

Los tres expresidentes, en Perpiñán

Además del boicot institucional y las protestas callejeras, el separatismo intenta contraprogramar la visita del Rey a Barcelona con un acto en la delegación de la Generalidad en Perpiñán con el prófugo Carles Puigdemont, el inhabilitado Quim Torra y el condenado por el primer referéndum ilegal, el del 9-N de 2014, Artur Mas. Los tres últimos presidentes de la Generalidad comparecerán juntos en una rueda de prensa. La última vez que coincidieron Mas, Torra y Puigdemont fue el pasado 29 de febrero y también en Perpiñán, durante el último acto de masas del separatismo, cuyas últimas convocatorias se caracterizan por la disminución de público y el aumento de la violencia.

En España

    0
    comentarios

    Servicios