Menú

Desarticulada una red yihadista que captaba mujeres para dar a luz nuevos terroristas

Las detenciones se han producido en Mogán y Melilla. La célula estaba alineada con la corriente islamista de Al Qaeda.

0

España sigue todavía en un nivel alto de alerta terrorista, pese a que parezca que la pandemia de coronavirus es la única amenaza a la que se enfrenta el país. Es por eso que las Fuerzas de Seguridad del Estado no han dejado de lado las investigaciones para combatir el yihadismo. Una muestra de ello ha sido la operación policial desarrollada este viernes al unísono en la ciudad autónoma de Melilla y la localidad de Mogán (Las Palmas de Gran Canaria).

Agentes de la Policía Nacional han arrestado a dos personas que formaban parte de una célula terrorista que tenía como objetivo principal las labores de captación de mujeres. A ellas trataban de convencerlas para que se unieran y aceptaran matrimonios polígamos, cuyo único objetivo era engendrar niños educados en la versión más estricta del islam que, con el paso de los años, se convertirían en nuevos terroristas.

La investigación comenzó cuando los expertos policiales en combatir el terrorismo islamista detectaron la presencia de una estructura con ramificaciones en distintos países. El grupo, afín a una corriente alineada ideológicamente con Al Qaeda, trabajaba por "la imposición de un califato islámico por medio de la yihad combativa".

Tras intensas pesquisas, los agentes pudieron comprobar como los dos arrestados se definían e identificaban con el grupo, dentro de una misma estrategia de actuación y acataban las normas internas impuestas. Los investigados se centraban en captar a mujeres que presentaban indicadores de vulnerabilidad, con escasa formación religiosa, fácilmente manipulables e influenciables.

Tras conseguir su adoctrinamiento e incorporación al grupo, les hacían partícipes de su objetivo terrorista e instrumentalizaban como nuevas captadoras y como madres de futuros terroristas, aunque los yihadista empleaban el término muyahidines.

La intención era doble: por un lado incrementar el número de integrantes en el grupo y, por otro, asegurar que los descendientes de los matrimonios fueran perfectamente adoctrinados para contribuir a "extender la verdadera religión". En los ideales del grupo se asumía la poligamia entre sus miembros como forma de vida y su disposición a contraer tantos matrimonios como fuera posible, según explican fuentes policiales.

En España

    0
    comentarios

    Servicios