Menú

Los casos de acoso sexual convulsionan a los partidos separatistas

Junts per Catalunya, ERC y la CUP registran escandalosos episodios de conductas machistas.

0
Junts per Catalunya, ERC y la CUP registran escandalosos episodios de conductas machistas.
El recién dimitido Eduard Pujol saludando al republicano Sergi Sabrià. | EFE

Ningún partido independentista está libre ya de casos de acoso sexual. Empezó ERC con un chusco episodio en la consejería de Acción Exterior que se llevó por delante la carrera política de Alfred Bosch, siguió la CUP, con denuncias de dos militantes contra el exdiputado Quim Arrufat, y se acaba de sumar Junts per Catalunya (JxCat) con el estridente caso de Eduard Pujol, a quien al menos dos mujeres acusan de acoso sexual.

Precisamente Pujol se había mostrado muy duro y contundente con el caso que afectó a ERC. El director de gabinete de Alfred Bosch, Carles Garcias, fue cesado el pasado marzo tras "un caso continuado de acoso sexual a diversas trabajadoras del departamento". Bosch ocultó el escándalo durante semanas y la protección de su subordinado le acabó costando el cargo.

Según las indagaciones internas de la Generalidad, Garcias trataba de reunirse con las trabajadoras fuera del ámbito laboral y las insinuaciones y chistes de carga sexual eran constantes.

JxCat se cebó contra Bosch y ERC. Fue el propio Pujol, ahora cesado de sus cargos y suspendido de militancia, quien se encargó en el Parlament de arremeter contra el partido republicano con el eslogan del "no es no" como mantra.

Pujol, inclemente con los demás

"Dicho con una frase que nos pertenece a todos: no es no. Y no es no tantas veces como sea no, y en todos los ámbitos y circunstancias. No es no no es una obsesión del Parlament, es la gente, es la sociedad, es el país, lo quieren así y trabajamos para que sea así", declaró Pujol desde la tribuna de oradores.

El ahora sospechoso se deshizo además en elogios hacia Torra por haber cesado a Bosch y activar los protocolos contra el acoso sexual en la administración pública.

El siguiente escándalo tuvo como protagonista a Quim Arrufat, exdiputado de la CUP, a quien se le imputaban dos episodios de acoso y agresión. La dirección del partido separatista ocultó durante años las denuncias y se negó a trasladarlas a la justicia. Una vez trascendió el escándalo en el diario independentista Ara, la dirección del partido instó a las afectadas a denunciar en el juzgado si lo consideraban oportuno.

Las mujeres de la CUP señalan a Arrufat

Este mismo martes y al calor del caso que afecta a Pujol, medio centenar de militantes y dirigentes de la CUP suscriben una carta en el citado diario en el que redoblan sus acusaciones contra Arrufat en los siguientes términos: "En este proceso hemos visto con impotencia, frustración y rabia como el presunto agresor ha utilizado su visibilidad y poder mediático para publicar un relato que revictimiza a las mujeres agredidas sin ninguna posibilidad de contrastar su versión. Hemos visto como él ha cuestionado a estas mujeres, ha minimizado las agresiones, las ha acusado de utilizar la denuncia por un objetivo personal o político y ha amenazado con hacer públicos sus hombres. Hemos visto como ha utilizado su altavoz para alimentar los mitos sobre las denuncias falsas y las violencias machistas para su propio beneficio".

En la misma carta, las mujeres de la CUP aseguran que "un hombre puede cometer una o más agresiones machistas a lo largo de su vida sin ser consciente, dado que todavía hay muchas violencias machistas que no se reconocen como tales" y también que "a nosotras no nos hace falta una sentencia judicial para creer a nuestra amiga, vecina o compañera de trabajo. No nos hace falta un peritaje para creer en el testimonio de una mujer que ha sufrido una agresión".

Ese parece ser también el caso de JxCat respecto a su ya exdiputado Eduard Pujol. No consta ninguna denuncia judicial, pero el partido se ha deshecho de él con notable celeridad y ha filtrado que tenía conocimiento de los comportamientos supuestamente delictivos de Pujol desde abril de 2019. También ha difundido que son dos las mujeres supuestamente acosadas y que no pertenecen al partido ni trabajan en el Parlament.

En España

    0
    comentarios

    Servicios