Menú

El ataque a la educación especial "es un problema político y de ingeniería social"

Pilar G. de la Granja (Fundación Querer) y Esther Morillas (Inclusiva Sí, Especial También) analizan con Federico Jiménez Losantos la ley Celaa.

0

El ataque que perpetra la nueva Ley de Educación de la ministra Isabel Celaá a los centros de educación especial "es un problema absolutamente político y, además, es de ingeniería social", decía Pilar García de la Granja, creadora de la Fundación Querer, en Es la Mañana de Federico, durante la tertulia especial que ha dedicado esRadio a la educación especial.

Por su parte, Esther Morillas, portavoz de la asociación Inclusiva sí, Especial También, pedía a la ministra "que deje de decirnos que los centros de educación no se van a cerrar", porque "ya lo sabemos". En su opinión, lo que hace la nueva ley es, literalmente, estrangular estos centros para que vayan derivando alumnos a los centros ordinarios y, así, "bajar los ratios". Además, ha recordado que "nuestros hijos no son ratios, son personas con nombres y apellidos que también tienen sus derechos".

García de la Granja ha apuntado que "la discapacidad intelectual es muy diversa" y que está estigmatizada. La periodista ha dicho que "un padre o una madre, desde luego, lo que quiere es que su hijo vaya a un colegio ordinario. Cuando te das cuenta de que tu hijo o tu hija tiene un problema, lo primero que atraviesas es un duelo. Ni a tu peor enemigo le puedes desear que le pase algo así". La creadora de la Fundación Querer ha rechazado que los niños que necesitan de la educación especial no estén "incluidos": "¿Quién lo dice? Los colegios, tanto públicos como concertados de educación especial, son extraordinarios, con unos profesionales vocacionales que trabajan de forma coordinada con logopedas, psicólogos, de una forma extraordinaria".

Por su parte, Morillas ha incidido en el sufrimiento emocional de estos niños: "Cuando empiezan a ver que sus compañeros se van a una cafetería los viernes, ellos mismos se dan cuenta de que no llegan. Entonces, ese sufrimiento constante de 'que no llego' pone en riesgo su estabilidad". La portavoz de Inclusiva Sí, Especial También ha dicho que, "como plataforma", han intentado contactar "varias veces tanto con el Ministerio (de Educación) como con el Cermi (Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad), y no hemos tenido respuestas".

Uno de los problemas básicos que entraña esta ley es que no respeta "el bien superior" que hay que preservar y que es el "de los niños", decía Pilar García de la Granja. Idea en la que insistía Esther quien aseguraba que "por encima de la libertad de los padres está el bien superior del menor, que es lo que cada niño necesita, allá donde se encuentre".

Que no estigmaticen a los padres

Este debate, además, hurta otro muy necesario. Decía Pilar García de la Granja que el debate sobre la nueva Ley también está pasando factura a los padres: "¡Que dejen de estigmatizar a los padres!", exclamaba para recordar que no se trata de elegir la inclusión en centros ordinarios o la educación especial, hay que preservar la posibilidad de elegir para poder dar a cada niño lo que necesita. "¿Por qué debemos ser todos iguales si somos todos distintos?", reflexionaba Pilar García de la Granja. "El Estado, que somos todos los contribuyentes, queremos que haya medios para esos niños allá donde estén y los medios que necesiten. Es algo tan de sentido común…", se lamentaba.

La necesidad de mantener oferta en la educación especial se manifiesta también, según contaban ambas especialistas, en los vicios del sistema de inclusión: "Tendemos a la inclusión desde que son chiquitines porque hay menos diferencias, pero de repente te plantas con que el niño tiene 8 o 9 años y no puede seguir en la ordinaria, necesita la especial, y resulta que cuando quiere acudir, ya a esa edad no hay plazas".

Esther Morillas ponía el dedo en la llaga: "Hay niños que van a poder estar siempre en la educación ordinaria y hay niños que siempre van a tener que estar en la educación especial. Y esto es lo que la ley no está garantizando".

Un traumatólogo para curar el cáncer

Pilar García de la Granja ponía un ejemplo muy gráfico para representar el verdadero problema que representa la ley Celaá: "¿Alguien se imagina que le diagnostiquen cáncer de próstata y te manden al traumatólogo? Pues estamos a este nivel".

Frente a quienes acusan a estas asociaciones de estar siendo utilizadas por los partidos de la ultraderecha, Pilar García de la Granja y Esther Morillas insistían: "No somos de ningún partido, no nos casamos con nadie, no somos ni de derechas ni de izquierdas, somos de nuestros hijos".

Ayudar a las plataformas

Ya en la despedida de este programa especial, Pilar García de la Granja ha vendido una participación de lotería de Navidad a Federico Jiménez Losantos: "Juegas cuatro euros y donas uno", le decía.

Para todos aquellos que quieran comprar lotería de la Fundación Querer, sólo podrán hacerlo acercándose a la sede de la fundación y comprándola físicamente.

Fundación Querer
Calle Sopelana 5, 28023 Madrid

En cualquier caso, todo aquel que quiera, puede hacer una donación a la Fundación Querer o hacerse socio de la misma por un euro al mes.

Por su parte, Esther Morillas ha animado a los oyentes de Es la Mañana de Federico a que entren en el portal de la asociación Inclusiva sí, Especial También, para obtener toda la información necesaria para saber analizar el problema que supone la ley Celaa.

En España

    0
    comentarios

    Servicios