Menú

Elegante capotazo del Rey a Moncloa: Felipe VI no dobla la cerviz

Lo que más destaca la prensa del mensaje del Rey: "Los principios éticos nos obligan a todos por encima de consideraciones familiares".

0
Lo que más destaca la prensa del mensaje del Rey: "Los principios éticos nos obligan a todos por encima de consideraciones familiares".
Felipe Vi y Pedro Sánchez en un acto público en octubre. | Cordon Press

El Mundo

Dice el editorial que "ha demostrado de sobra Felipe VI que es hombre prudente y cabal y que ante las muchas situaciones adversas que le está tocando afrontar ni se amilana ni pierde los nervios o los papeles, algo tan habitual entre buena parte de nuestra desnortada clase política". Lo de ayer fue un elegantísimo corte de mangas a los que pretendían que bajara al barro de Iglesias y su banda de matones de saloom.

"Felipe VI se expresó anoche con claridad y contundencia. 'Los principios morales y éticos nos obligan a todos sin excepciones'". Dicen por ahí que estas palabras estaban dirigidas a su padre, pero podrían aplicarse perfectamente a Sánchez, un tipo desprovisto de cualquier atisbo de moral ética. "Por encima de la familia", añadió. ¿Seguro que no se estaba refiriendo al presidente y al moñas, que han convertido el Estado en una agencia de colocación de parientas, parientes y todo tipo de allegados?

Don Felipe dejó claro "que en todo momento está actuando como Rey y no como hijo". Y de paso le envió un mensajito nítido a Su Sanchidad. A él nadie le dice lo que tiene que decir, que tiene muchas tablas y ha tenido que lidiar con muchos y más serios problemas que ese indecente que llegó a la Moncloa a lomos de una mentira que le perseguirá siempre: "no podría dormir con Iglesias en el Gobierno".

"No ha sido éste un discurso sobre la Monarquía. Ni podía ni debía serlo, por más que lo hayan pretendido en una campaña de presión tan vergonzosa como inaceptable los partidos que hoy conforman el Gobierno de la Nación, aun con intereses distintos. Don Felipe ha preservado su autonomía e independencia, sin plegarse a espurias coacciones del poder político".

Como dice Iñaki Ellakuría, "en esta ocasión entendió que no podía inclinar la cerviz, ni aparecer como un monarca débil y derrotado ante el nuevo intento de alterar sin consenso el orden constitucional, con la república confederal como destino, que protagoniza la alianza de la izquierda y el nacionalismo que nos gobierna". Vamos, que les mandó a Parla con la finura del señor que es. A ver si algunos aprenden.

El País

"PP, Cs y Vox alaban el mensaje del Rey mientras que Podemos y los nacionalistas le afean que no haga referencias explícitas a Juan Carlos I". Ni pío del PSOE. Lo mejor de este titular tan malintencionado -está claro que quieren meter cizaña en la polarización que luego critican- es que si podemitas y separatistas están que muerden es que la cosa funciona. Lo preocupante es que hubieran alabado el discurso, ahí si que hubiera sido para hacer las maletas.

Un editorial muy institucional dice que "el discurso del Rey fue la mejor defensa de una institución obligada a mantener su neutralidad ideológica como salvaguarda de los derechos de la ciudadanía. Frente a los intentos de patrimonialización de unos o los ataques oportunistas de otros, Felipe VI volvió a dejar claro que solo milita en la defensa de los principios democráticos y la Constitución".

"La situación del anterior jefe del Estado podría haber merecido una mención más extensa", para regocijo de podemitas y separatas, pero "tenemos un Estado que funciona y una Constitución que nos sigue protegiendo frente a quienes intentan aprovechar la actual coyuntura de crisis para socavarla". Pues a ver si toma nota El País, porque lleva semanas que parece el vocero de Podemos y separatistas.

Tras este editorial tan circunspecto, llega Carlos Cué para mostrar la cara real del periódico que años ha -décadas, mejor - fue baluarte de la Constitución y buque insignia de la Transición. "Sánchez y Calvo han estado encima del discurso hasta el último momento para ayudar a proteger la Monarquía". Como si Felipe VI fuera un menor de edad al que hubiera que tutelar. A la monarquía la protege la Constitución, no precisamente Sánchez y Calvo, que colaboran activamente con quienes van a por ella.

"En el Gobierno también trasladaron la idea de que ellos estaban reclamando a La Zarzuela un lenguaje muy directo, alejado de la habitual contención. Pero la Casa Real se mantuvo fiel a su línea y el Gobierno finalmente aceptó la redacción del discurso, que siempre supervisa". Vamos, que Felipe les dijo que para echar leña a la pira de su padre se valían ellos solitos con la ayuda inestimable de sus socios y de TVE, esa nauseabunda televisión de Cintora. ¿A qué viene entonces ese tono paternalista del titular, Cué? Moncloa echó un órdago al Rey y éste les dijo, venga, lo veo.

ABC

El periódico monárquico opta por la defensa de la Constitución que hizo el Rey. "La Constitución es el fundamento de nuestra convivencia democrática".

"La reivindicación de la Constitución, no como un texto heredado en trámites de caducidad, sino como el fundamento vigente y más sólido de nuestra convivencia frente a quienes se han propuesto derruirla, fue uno de los mensajes más relevantes de Don Felipe", dice el editorial.

"Fueron sin duda palabras de concordia en unos momentos en los que el independentismo y el populismo de extrema izquierda mantienen su ofensiva contra la Carta Magna, con intentos constantes de derogar muchos de sus postulados esenciales por la vía de los hechos consumados".

"Habrá partidos -esos que han iniciado una cruzada de acoso y derribo a la Monarquía desde el seno del propio Gobierno, y que jamás respetan la presunción de inocencia para nadie que no sean sus militantes- a los que no les parezcan suficientemente contundentes las palabras de Don Felipe. Pero sí lo son". De hecho su reacción demuestra que lo son de sobra. Podemos respirar tranquilos. Don Felipe no es un pelele.

La Razón

"Mensaje claro del Rey: "La ética está por encima de la familia". "Lejos de caer en la autocrítica autodestructiva Don Felipe dio un noble capotazo", ¡oooolé!

"Probablemente, el discurso que ayer pronunció Su Majestad no era el que demandaba una extrema izquierda", dice el editorial. No, el discurso que demandaba la izquierda era algo así como "mi padre es un picha floja, le gustan las tías y la pasta tanto o más que al moñas", que ya es decir. Entonces entrarían en la estancia Sánchez, Iglesias, Rufián y Otegi, don Felipe bajaría del trono y, arrodillado, suplicaría unos latigazos de esos que tanto le gusta recibir el presidente de su vicepresidente para redimir los pecados del padre. Después, encenderían una hoguera con la foto del emérito, qué remedio, el de verdad está a tomar por saco, y el Rey la alimentaría echando su corona al fuego. ¿Qué Iván? ¿A que te ha molado? A ver si te crees que solo tu sabes montar espectáculos de luz y color.

"Los despropósitos de comunistas e independentistas sólo conducen a un callejón sin salida a aquellos que confunden sus deseos con la realidad", dice Marhuenda. Y ahora vamos a debatir, como pide Iglesias, sobre lo que realmente está en juego: ¿Felipe VI o el moñas?

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios