Menú

La izquierda española de la "alerta antifascista" que alentaba a rodear el Congreso lamenta ahora el asalto al Capitolio

Representantes del actual Gobierno de España pedían rodear el Congreso de los Diputados para acabar con su secuestro y el fraude electoral.

0
Representantes del actual Gobierno de España pedían rodear el Congreso de los Diputados para acabar con su secuestro y el fraude electoral.
Pablo Iglesias y la convocatoria contra la investidura de Rajoy | EFE

El vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, ha asegurado que los acontecimientos en Estados Unidos muestran el modo de actuación de la ultraderecha, "la mentira descarada como arma política y el intento de subversión de los mecanismos institucionales cuando no le son favorables".

"Frente a su violencia y sus mentiras allí y aquí: democracia y antifascismo", ha escrito Iglesias en su cuenta de Twitter tras el asalto al Capitolio en Washington.

Desde la red social los usuarios le están recordando su pasado alentando a rodear el Congreso de los Diputados contra el Gobierno de Mariano Rajoy, emocionándose por ver a alguien agredir a un antidisturbios o declarando una alerta antifascista por la irrupción de Vox en las elecciones andaluzas. También le recuerdan su silencio cuando los chavistas tomaron el Congreso venezolano en 2019.

No es el único representante de la extrema izquierda española que ha quedado retratado por su doble rasero ante lo sucedido en Estados Unidos. El ministro comunista de Consumo, Alberto Garzón, dice que "no es recomendable mirar hacia otro lado cuando crece el fascismo".

En septiembre de 2012 Garzón decía que Madrid era "un Estado policial, con representantes policiales y líderes de PP y UPyD justificando violencia contra los ciudadanos" que se manifestaban a las puertas del Congreso de los Diputados y a los que pedía acabar con el "secuestro del Congreso" desde la calle.

En el año 2013 Garzón aseguraba que había "opciones no parlamentarias: materializar en la calle la deslegitimización de este sistema. Forzar la dimisión y nuevas elecciones".

El líder de Más País, Íñigo Errejón, ha dado también su versión sesgada de los hechos diciendo que si al asalto al Capitolio de Washington "estuviese pasando más al sur tendríamos legiones de tertulianos y analistas hablando de 'Estado fallido' o de 'falta de madurez institucional'".

"Rápido, que alguien le pida a los EEUU una intervención militar en defensa de la democracia", ha escrito Errejón en su cuenta de Twitter.

En un pequeño hilo de cuatro mensajes también ha dicho que "si estás muy preocupado por lo que hacen los seguidores de Trump una cosa que puedes hacer es no gobernar con su apoyo en Madrid o Andalucía", en alusión a Ciudadanos. A Errejón también le recuerdan que salió a aplaudir a los violentos que se manifestaban "contra el fraude en el Congreso".

El presidente de Vox les ha recordado todo esto. Santiago Abascal ha afirmado que le extraña que "a la izquierda progre le parezca tan mal el asalto al Capitolio" de Estados Unidos, y ha deseado que "se restaure el orden que nunca debió verse perturbado de esta forma".

"La situación en EEUU es extremadamente grave desde hace meses", ha escrito Abascal en su cuenta de Twitter, en la que ha publicado varios mensajes sobre los acontecimientos en Washington.

"El país se haya terriblemente dividido, y esa es una noticia trágica para la democracia y la libertad en todo el mundo", ha subrayado Abascal, que resalta que ahora se entra "en un territorio inexplorado".

"Me extraña que a la izquierda progre le parezca tan mal el asalto al Capitolio. Aquí tenemos a un vicepresidente que llamaba a asaltar el Congreso. Aquí tenemos a una Generalidad gobernada por los que asaltaron el parlamento catalán", ha indicado.

El presidente de Voz afirma que "quizá lo que les molesta a los comunistas y socialistas es que en otros países las izquierdas hayan perdido el monopolio de la violencia".

"Nosotros la hemos condenado siempre, venga de donde venga. Y todavía hoy la sufrimos a diario, instigada desde el gobierno y sus satélites", ha afirmado.

"La izquierda lleva años dinamitando instituciones, controlando medios y amparando la violencia en todo occidente. Las consecuencias las sufrimos todos", señala.

Por último, indica que las democracias de occidente "tienen que demostrar su fuerza frente a los procesos revolucionarios que estúpidamente han promovido las elites", y pide pensar en España "fundamentalmente" porque en pocas semanas se celebrarán elecciones en Cataluña.

"Por eso hoy es un momento para reiterar nuestra exigencia a todas las fuerzas políticas para que se comprometan a respetar los actos electorales, la democracia y la convivencia. Que los violentos se queden solos y comparezcan ante los tribunales. Y que no estén en gobiernos como ocurre en nuestro país", concluye.

"Cómplices de la ultraderecha"

El coportavoz de Podemos, Rafa Mayoral, ha asegurado que intentar "equiparar" las movilizaciones en defensa de la democracia, como las protestas de 'Rodea el Congreso' durante el 15M, con el asalto de ayer al Capitolio de Estados Unidos es ser "cómplice" de los "ataques" de la "ultraderecha" a la soberanía nacional.

"Intentar igualar a aquellos que defienden la democracia a los que la atacan es ser cómplice de los ataques a la democracia (...) es ser cómplice de la ultraderecha", ha subrayado. De hecho, ha aludido al caso concreto del presidente en funciones estadounidense, Donald Trump, y su posición respecto a los incidentes de Charlottesville (en el estado de Virgina) cuando colectivos "supremacistas" se enfrentaron contra defensores de los Derechos Humanos.

En declaraciones a RNE, recogidas por Europa Press, Mayoral ha enmarcado lo ocurrido ayer en Estados Unidos durante la sesión que iba a ratificar la victoria del candidato demócrata, Joe Biden, con el "cuestionamiento" hace desde hace tiempo la ultraderecha de la soberanía popular.

Y es que el también el secretario de Relación con la Sociedad Civil y Movimientos Sociales de Podemos ha asegurado que las democracias se encuentran en una "encrucijada", que pivota entre "avanzar en el proceso de profundización democrática" o el "salvajismo neoliberal" que plantea Trump y "la extrema derecha" con sus expresiones políticas.

Este último planteamiento radica para Mayoral en poner en cuestión que los gobiernos se deciden en las urnas, del que han visto "ecos" en España por parte de formaciones asociadas a Steve Bannon, exasesor de Trump, y de otras formaciones que no tienen "ningún decoro" en hablar de "gobierno ilegítimo" a la coalición entre PSOE y Unidas Podemos.

De hecho, ha aludido a la carta de antiguos militares del país que suponía "una propuesta de golpe de estado", en la que apreciaron un "silencio clamoroso" frente a los que ahora se "rasgan las vestiduras" con los incidentes en el Capitolio estadounidense.

En España

    0
    comentarios

    Servicios