Menú

La profesora que falsificó el acta del máster declara que la presionaron: "Si no lo envías, Cifuentes os va a matar"

La Audiencia Provincial ha celebrado este lunes la primera sesión del juicio contra Cristina Cifuentes por falsedad documental en el caso máster.

0
La Audiencia Provincial ha celebrado este lunes la primera sesión del juicio contra Cristina Cifuentes por falsedad documental en el caso máster.
La exprofesora de la URJC, Cecilia Rosado y Cristina Cifuentes en el juicio. | TSJM

La profesora de la Universidad Rey Juan Carlos URJC, Cecilia Rosado, ha asegurado durante la primera sesión del juicio del caso máster celebrado en la Audiencia Provincial que la presionaron para falsificar el acta del máster de la expresidenta madrileña, Cristina Cifuentes: "Si no lo envías, Cifuentes os va a matar". Dicha frase la ha atribuido a la que fuera asesora de la Consejería de Educación y también acusada, María Teresa Feito.

La expresidenta de la Comunidad de Madrid, cuya declaración está prevista para el próximo viernes, está acusada de un presunto delito de falsedad documental y la Fiscalía solicita para ella 3 años y 3 meses de cárcel. La defensa de Cifuentes, que lidera el abogado José Antonio Choclán, ha aportado en el juicio un certificado académico de la URJC que acredita que superó las asignaturas del máster que realizó en 2012 y el Trabajo de Fin de Máster (TFM), así como un pendrive que contiene una copia de la agenda como delegada del Gobierno en Madrid de 2012, cargo previo a ostentar el mandado de la Presidencia de la Comunidad de Madrid.

Además de a Cifuentes, se juzga a las citadas profesora de la URJC, Cecilia Rosado, a quien se la pide como autora de la falsificación del acta 21 meses de prisión y a la exasesora de la Consejería de Educación, María Teresa Feito, que se enfrenta a tres años y tres meses de cárcel. Rosado ha sido la primera en declarar, ratificando la falsificación del acta a instancias de "presiones" por parte del exdirector del Instituto de Derecho Público de la URJC, Enrique Álvarez Conde y de la propia Feito.

Rosado ha indicado en relación al máster de Cifuentes que no era obligatorio ir a clase y que se daba a los alumnos la posibilidad de evaluarles a través de trabajos. "Podían tener varios métodos. Uno a través del correo y otro se podía llevar físicamente. No recuerdo que se convalidasen asignaturas", ha dicho. Sobre la expresidenta regional, ha dicho que no recuerda haberla visto en clase ni recuerda quién la puso las notas ni su defensa del TFM.

La acusada ha narrado una conversación con Conde a raíz de que saliera la noticia: "Me comentó; Cecilia, hay que arreglarlo. Empiezan las llamadas y me dice que iba a haber consecuencias graves a nivel laboral y que había que hacer lo que sea. Son llamadas previas a la rueda de prensa", ha dicho. "Me llamó ese día veinticuatro veces y hubo quince SMS. Me dijo que había que poner un tribunal y las personas. Me pongo muy nerviosa y me dice que es la única opción. Y que no hay nada que hacer", ha relatado.

Rosado también recibió quince llamadas de la exasesora de Educación y acusada María Teresa Feito y cinco SMS. En las primeras le comentaba que el TFM tenía que aparecer y en las siguientes, que había que hacer un trabajo y le pidió que le buscara bibliografía.

Así, se dispuso a realizar el acta en la que tardo cerca de tres horas al estar "muy nerviosa" por lo que estaba sucediendo siendo indicada con los nombres de las profesoras que debía poner como miembros del tribunal; Clara Souto y Alicia López de los Mozos. "Cuando confecciono el acta estoy en mi casa, y Alicia me enseña la firma por Face Time y me da el OK cuando la hago", ha explicado agregando "era asesora del Gobierno de Madrid. "Entendí que... Estuve presionada", ha aseverado y ha recalcado a continuación que tenía "miedo".

La versión de Feito en el juicio

En esta primera sesión del juicio, también ha declarado la exasesora de la Consejería de Educación, María Teresa Feito, que ha negado que ordenase a Rosado elaborar el trabajo del máster de Cifuentes, sino buscarlo. "Reconozco que le pedí que lo buscara porque me dijo Enrique que estaba. Yo le intento trasladar la versión de Calonge que le comentó que había modificado dos notas en base al correo de un profesor —Pablo Chico—", ha relatado.

Feito ha negado además que dijera que "Cifuentes, les iba a matar" y ha insistido en que gracias al rector de la URJC, Javier Ramos, se cerró el IDP y se auditó.

Póngase en contacto con nosotros en investigacion@libertaddigital.com

En España

    0
    comentarios

    Servicios