Menú

Euforia en Moncloa por salvar la operación Illa: "Las elecciones en Cataluña serán el 14-F"

Fuentes de Moncloa avanzan que habrá informe favorable y que los comicios cuadrarán con los intereses del PSC.

0
Fuentes de Moncloa avanzan que habrá informe favorable y que los comicios cuadrarán con los intereses del PSC.
EFE

La operación Illa siempre ha entrañado grandes riesgos y su éxito o fracaso dependen en buena medida también de la suerte. Hoy el azar ha favorecido los intereses del candidato socialista catalán y ministro de Sanidad, Salvador Illa, aunque en este caso la suerte le pilló trabajando. A las maniobras del Gobierno y el PSC para favorecer la campaña de Illa desde Moncloa, se le sumó este martes la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que arrancó un suspiro de alivio al equipo gubernamental de un lado a otro del complejo de la Moncloa.

"Las elecciones serán el 14 de febrero", avanzaban a Libertad Digital fuentes de Moncloa manifestando cierta euforia y anticipando las palabras a posteriori de la portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. "No hay margen para cuestionar a los tribunales. Una vez que han hablado, el Gobierno poco más puede añadir. No hay margen para que las elecciones no sean el 14 de febrero".

En privado, fuentes del Ejecutivo completan añadiendo con prudencian: "A día de hoy". Porque en el Ejecutivo admiten que aún puede haber sorpresas y esta decisión judicial sólo implica suspender el aplazamiento a mayo "de forma cautelar" pero aún debe pronunciarse sobre el fondo de la cuestión. Y aquí el Ejecutivo es más optimista si cabe. La información que le llega al Gobierno de "expertos juristas" es que el recurso presentado por la Lliga, "testaferro del PSC", tendrá un dictamen favorable que podría permitir dos escenarios.

En el mejor de los escenarios, los comicios se celebrarían el 14 de febrero; en el peor —pero el mejor de los previstos ante el retraso—, el 14 o 21 de marzo, como había propuesto el PSC tras quedarse solo ante el acuerdo de los partidos catalanes.

Informaciones que le llegaban a Gobierno y PSOE y con las que, a principios de esta semana, no daban todo por perdido. De hecho, los socialistas confiaban tanto en que se hiciera la luz, que este lunes ya anunciaron la convocatoria de su Comité Federal en Barcelona para este mismo sábado y así mantener la continuidad de la campaña sobre el territorio que desempeña Illa desde hace semanas.

Esperanza tras la "traición" de ERC la semana pasada que a punto estuvo de hacer fracasar la operación Illa en la que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha depositado todas sus esperanzas. El nerviosismo había cundido a finales de la semana pasado porque la curva, no la de la covid sino la demoscópica, ya había tocado techo. De espaldas a la tercera ola, la erosión sobre el efecto Illa, atenazado por las críticas de ERC, JuntsxCat y En Comú-Podem por las "presiones y maniobras del candidato" a sumar a la soledad del PSC, había comenzado. Y el baño de realidad ante el retraso de los comicios motivó la nueva estrategia socialista de minimizar el golpe: cuanto más tiempo pase será peor; cuanto antes las elecciones, mejor.

La decisión del TSJC devuelve al Gobierno a la casilla de salida: 14-F, elecciones catalanas. Un alineamiento de los planetas para Pedro Sánchez que ha hecho nuevamente alzar la voz a los mas convencidos: "Cuando Pedro Sánchez empieza algo, no para hasta que lo termina". Otra forma de decir que el presidente no está dispuesto a renunciar a sus planes y que utilizará para ello los ases bajo la manga que sean necesarios.

En España

    0
    comentarios

    Servicios