Menú

La amenaza de nuevos confinamientos brinda a Vox la oportunidad de crecer a costa de PSOE y Podemos

La crisis económica, y ser el único partido sin responsabilidad de gobierno, le permite atraer a los descontentos con la izquierda.

0
La crisis económica, y ser el único partido sin responsabilidad de gobierno, le permite atraer a los descontentos con la izquierda.
Los principales dirigentes de Vox durante una manifestación en Madrid contra el Gobierno | Vox

La amenaza de nuevos confinamientos y toques de queda para afrontar la tercera ola del coronavirus, sitúa a Vox en disposición de disputarle el voto a PSOE y Podemos. Las consecuencias económicas del cese de actividad, el hartazgo generalizado de los ciudadanos ante la aprobación constante de nuevas normas y la sensación de inseguridad permiten a los de Abascal canalizar el descontento generalizado de la sociedad y, especialmente, de una parte de la izquierda.

Hace tiempo, la formación analizó que sería cada vez más difícil crecer a costa del PP, aunque esperan que el giro dado por Pablo Casado, y sus constantes ataques a Vox, les permitan atraer a parte de su electorado. "Muchos españoles se han dado cuenta de que el líder del PP lleva meses equivocándose de enemigo, ha decidido hacer oposición a Vox en lugar de liderar la oposición", explican fuentes del partido a Libertad Digital.

De hecho, desde la dirección de Vox aseguran haber registrado un pico de crecimiento en el número de afiliados justo después de la moción de censura. "Fue similar al que vivimos tras las elecciones andaluzas", aseguran.

Sin embargo, su batalla es hacerse con lo que llaman "voto obrero", el de la periferia de las grandes ciudades, de los barrios económicamente más desfavorecidos, al igual que logró el Frente Nacional de Marine Le Pen en Francia. En Vox, recuerdan que se trata de una brecha que ya rompieron en Andalucía, al hacerse con buena parte del voto rural que solía optar por el PSOE.

Detectan un trasvase de votos desde la izquierda

Un trasvase de votos que podría producirse también en Cataluña. Según aseguran fuentes del partido a Libertad Digital, han detectado un aumento del voto en esta comunidad, a costa del PSC. Se trata de una cifra pequeña, un 3,4%, pero que en la formación consideran significativa, más aún teniendo en cuenta el llamado efecto Illa, que ha hecho crecer a los socialistas en los últimos sondeos.

Aunque la mayor parte del crecimiento de Vox sería a costa del PPC, del que provendría, según este estudio, hasta un 21% de sus votantes, y de Cs, del que "comen" un 20%, en el partido esperan poder seguir convenciendo cada vez más a votantes socialistas o de Podemos, dado que "la izquierda hace tiempo que ha dejado de preocuparse por los trabajadores", aseguran fuentes del partido. "Podemos y PSOE se dedican a colocarse en consejos de administración de las eléctricas y a imponer cuotas de género y normativas eco-radicales a las empresas y productores", añaden.

La subida de la luz en plena ola de frío, el posible recorte de las pensiones en un 6%, el cese de actividad para muchos autónomos, o el aumento del paro, permiten a los de Abascal presentarse como el partido de los trabajadores y competir por ese electorado, especialmente con los de Pablo Iglesias, a los que vienen reprochando sus constantes contradicciones por las promesas incumplidas, ahora que gobiernan.

La nueva batalla emprendida por los de Abascal es contra los confinamientos, los toques de queda y, en general, las restricciones anunciadas para combatir el coronavirus, por el perjuicio que causan a la economía. En Vox entienden que son fruto de la mala previsión de los diferentes gobiernos, tanto a la hora de combatir al virus, como de emprender una campaña de vacunación eficaz y rápida, que permitiría evitar todas esas restricciones.

Aunque las encuestas recogen una caída leve del PSOE, más pronunciada en el caso de Podemos, por la gestión de la pandemia, los de Abascal están convencidos de que serán castigados en las urnas. "Los españoles han visto morir a sus seres queridos, quebrar sus negocios, aumentar sus facturas energéticas e impuestos, mientras el gobierno aprobaba leyes como la de Educación o la eutanasia por la puerta de atrás, y pactaba con separatistas y etarras", aseguran desde al formación para sostener su postura.

El partido ha reclamado, recientemente, conceder ayudas directas al sector turístico y a los autónomos, reducir los impuestos a la electricidad, incluido el IVA, y se ha opuesto a aumentar el número de años de cotización para calcular las pensiones.

Una ofensiva para la que cuenta, además, con el empuje del sindicato Solidaridad, vinculado al partido, y que en las últimas semanas ha puesto especial énfasis en defender a la hostelería con el lema "la hostelería no es culpable", ante el malestar existente en el sector por las restricciones impuestas a sus negocios cuando crece la tasa de contagios por coronavirus. Una estrategia similar a la que emplearon con los ganaderos y agricultores, durante las protestas que llevaron a cabo contra el Gobierno.

En España

    0
    comentarios

    Servicios