Menú

Se recrudece la guerra entre PP y Vox: "Felpudos del Gobierno, salvavidas de Sánchez, extremistas"

El decreto sobre los fondos europeos vuelve a dejar patente que las relaciones entre ambos están rotas

0
El decreto sobre los fondos europeos vuelve a dejar patente que las relaciones entre ambos están rotas
Santiago Abascal y Pablo Casado | EFE

La aprobación del Real Decreto sobre los fondos europeos por parte del Congreso ha motivado la enésima batalla entre PP y Vox, que siguen sumidos en un duro enfrentamiento político, incluso de carácter personal, desde la moción de censura a Pedro Sánchez y el giro dado por los de Pablo Casado.

Ambos partidos vienen protagonizando todo tipo de reproches, disputas y encontronazos en prácticamente cada uno de los asuntos que centran la actualidad. El asalto al Capitolio, la subida del IVA en plena tormenta Filomena, la amenaza de futuros confinamientos por el coronavirus o las elecciones catalanas, son sólo algunos ejemplos, a los que se suma la inesperada abstención de Vox, que permitió al Gobierno sortear in extremis, una vez más, su minoría parlamentaria.

Después de una jornada frenética, los de Abascal han tenido que hacer frente al chaparrón de críticas mediáticas, y de sus socios naturales, PP y Cs. También, de sus propios simpatizantes, que manifestaban en redes sociales su desconcierto por la postura adoptada, según admiten algunos dirigentes del partido, que se esforzaban por explicar los motivos de la abstención en sus cuentas personales de Twitter, después de que la cuenta oficial del partido haya sido suspendida.

"Se han convertido en el salvavidas de Sánchez", "son unos extremistas que luego van dando lecciones", "han votado con Bildu para salvar la legislatura a Sánchez", son sólo algunas de las acusaciones que se han vertido contra ellos en las últimas horas desde distintos frentes, coincidiendo además con el inicio de la campaña electoral en Cataluña, en la que persiste la duda sobre el posible sorpasso de Vox al PP. Desde las filas populares incluso se publicaron vídeos contra la decisión de Vox en el Congreso que impidió la derrota del Gobierno.

Apenas unas horas después del enfrentamiento protagonizado por la oposición, la secretaria general del grupo Vox, Macarena Olona, respondía a los ataques en una entrevista en Es la Mañana de Federico, de esRadio, asegurando que "PP y Cs han demostrado que para pegar una bofetada al gobierno son capaces de estar poniendo en riesgo la supervivencia del propio país", y señalaba al PP como "colaborador necesario" de un Ejecutivo que "está llevando a España a la ruina".

"Han sido el felpudo del Gobierno socialcomunista", recalcaba Olona, que sumaba a estas duras críticas la acusación de que el PP "presiona al Tribunal Constitucional para que no resuelva los recursos de Vox" que han interpuesto contra el estado de alarma y la gestión del Gobierno de Pedro Sánchez durante la pandemia.

El PP "no da crédito" a las acusaciones sobre el TC

Unas declaraciones ante las que el Partido Popular no daba crédito. "No nos podemos creer que haya dicho eso", aseguraban desde Génova. "¿Pero cómo vamos a presionar al TC?", se preguntan, negando la mayor. "Nosotros respetamos los procedimientos judiciales y la independencia judicial", insistían los populares, claramente contrariados con esas acusaciones.

En Génova consideran que desde Vox se está intentando "desviar el tema" después de que este jueves en el Congreso "auxiliaran" al Gobierno que, con la abstención de los de Abascal, consiguió sacar adelante el decreto sobre los fondos europeos.

"No vamos a entrar en este juego", aseguran después de que Pablo Casado cargarse contra Vox en Antena 3, asegurando que habían "dado un cheque en blanco a Sánchez". "Sánchez ayudó a Vox en las generales con la exhumación de Franco y ahora Vox ayuda a Sánchez", sentenció Casado.

Fuentes de ambos partidos confirman que la interlocución está rota desde la moción de censura, aunque en Vox aseguran que no se negarían a hablar o negociar con el PP si se ponen en contacto con ellos. Recuerdan, sin embargo, que la iniciativa debe partir del partido con mayor preso parlamentario.

La disputa ha trascendido el terreno de lo político para pasar al ámbito personal. La buena relación existente entre Santiago Abascal y Pablo Casado, que en otras ocasiones salvó las negociaciones políticas para gobernar en comunidades como Murcia, ha dado paso a la animadversión entre ambos, según confirman sus entornos. Un choque que dificulta cualquier futuro acercamiento, para regocijo del Gobierno.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Reloj LD