Menú

Duelo en Moncloa: las 'femipsoes' de Carmen Calvo vs. las 'queer' de Irene Montero

Sus relaciones son "imposibles", relatan fuentes a LD. Reprochan a Montero su feminismo que "chulea sus privilegios; nosotras no teníamos niñeras".

0
Sus relaciones son "imposibles", relatan fuentes a LD. Reprochan a Montero su feminismo que "chulea sus privilegios; nosotras no teníamos niñeras".
Carmen Calvo e Irene Montero | Libertad Digital

No es una cuestión reciente, como demuestran las múltiples plataformas -Contra el borrado de las Mujeres, Confluencia Feminista-, creadas hace más de tres meses cuando el Ministerio de Igualdad impulsó una consulta pública para testar el apoyo de la eliminación del informe médico o psicológico para cambiar de sexo sin someterse a un tratamiento previo y dando alas al colectivo de las personas trans que califica este rápido cambio en el registro como la libre autodeterminación de género o la "despatologización de la identidad trans".

El cisma en el feminismo se produjo de forma tan rápida como virulenta con la conformación de dos bloques antagónicos pese a defender aparentemente los mismos postulados. De un lado, las feministas históricas, que respaldan las teorías clásicas y en las que se ubican las socialistas veteranas como Amelia Valcárcel o Ángeles Álvarez, promotoras de la organización Contra el Borrado de las Mujeres, que aglutina a un centenar de asociaciones feministas, que perciben como una amenaza la autodeterminación de género en tanto en cuanto pone en cuestión las leyes de discriminación y género. Del otro lado, las hijas del feminismo clásico integradas en las teorías queer que defiende Podemos y que entienden el género como una elección difusa y fluida, motivo por el cual exigen eliminar trabas médicas y burocráticas para cambiar la identidad en el registro civil a partir de los 16 años.

Calvo y Montero "no se sorportan"

Dos teorías que encuentran a sus máximas adalides políticas en el Palacio de la Moncloa: la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, que aglutinó las políticas de Igualdad en la anterior legislatura, quien representa al feminismo clásico; y su sucesora como ministra de Igualdad, Irene Montero, defensora de los 'difusos' postulados queer. Duelo en la cumbre que se ha trasladado incluso a la campaña electoral catalana. Este viernes, Calvo participaba junto al candidato del PSC, Salvador Illa, en un diálogo sobre feminismo en Barcelona. Cinco horas después en la misma Ciudad Condal, Irene Montero intervenía en otra charla 'El cambio feminista que Cataluña merece' junto a su candidata Jessica Albiac y Ada Colau.

Dos personas que "no se soportan", según fuentes gubernamentales consultadas por Libertad Digital, cuya relación es "imposible" y que se enfrentan ahora a la tercera batalla, después de la Ley de Libertad Sexual (el famoso sí es sí) y la Ley de Igualdad de Trato- que está por ver quién se proclama vencida o vencedora. La órbita socialista ya avanzó a este periódico esta semana que no dará su brazo a torcer en relación a la autodeterminación de género permitiendo eliminar el informe médico para cambiar de sexo en el registro que supondría atentar contra la "seguridad jurídica" de los colectivos en defensa de la mujer y su "lucha histórica feminista" plasmada en una cascada de leyes en los últimos años.

A Irene: "No nos chulees con tus privilegios"

Las fuentes consultadas por este diario son implacables contra Irene Montero a quien acusar de filtrar un borrador de la ley Trans que en realidad es "un panfleto universitario" con el que "va a dejar a los pies de los caballos al colectivo trans" generando una enorme frustración. El malestar es enorme con "la deslealtad y falta de humildad de la ministra" a quien recomiendan estas voces "un poco de respeto al socialismo" y "no venir a darnos lecciones y darnos historias" porque "aunque le joda, ella es hija nuestra y es ministra de Igualdad gracias a muchas socialistas".

Acusan a Podemos de ser "poco inteligentes" porque "la derecha va a llevar esta ley al Tribunal Constitucional así que tenemos que cogérnosla con papel de fumar" y presumen de su experiencia porque "tenemos estos temas super trillados jurídicamente y Podemos aterriza ahora para ponerse medallas. No habían nacido cuando nosotros nos la jugábamos y quieren ser más izquierda que nosotros".

Y ponen incluso el dedo en la llaga por el mal ejemplo de la ministra de Igualdad utilizando su puesto de ministra para utilizar un alto cargo como niñera: "Nosotras no teníamos niñeras en el Ministerio. El feminismo no es chulear tus privilegios". Ánimos caldeados y mucho mar de fondo que anticipan un tsunami entre las dos corrientes opuestas del feminismo en Moncloa.

En España

    0
    comentarios

    Servicios