Menú

Euforia en el Gobierno con el "jaque mate" al PP en Murcia: "Están en la cuerda floja"

El asedio a Casado se confirma. El Gobierno se remite a la valoración de Ábalos en Ferraz tras reunirse en el ministerio con Feijoo.

0
El asedio a Casado se confirma. El Gobierno se remite a la valoración de Ábalos en Ferraz tras reunirse en el ministerio con Feijoo.
Pedro Sánchez, Carmen Calvo y José Luis Ábalos este miércoles en el Congreso. | EFE

"¿No me veis? Estamos felices", aseguraba un dirigente socialista a la salida del Hemiciclo en el Congreso tras consumarse el "jaque mate" al PP en Murcia gracias a unas negociaciones "discretas" que se llevan produciendo "desde hace un mes", el día después de las elecciones catalanas, de la mano de los negociadores socialistas, José Luis Ábalos, Santos Cerdán, Paco Salazar y Féliz Bolaños.

La doble condición de quienes lideraban los contactos desde el 15 de febrero, cargos del Gobierno como el director adjunto del gabinete del presidente o el secretario general de presidencia, confirman que la operación tiene el sello de Moncloa y no se limita a movimientos "de los partidos sobre el terreno", como deslizaban varios miembros del Gobierno en los pasillos del Congreso.

Las risas eran el síntoma, la alegría y satisfacción por el deber cumplido, el sentimiento del Ejecutivo y el PSOE tras desvelarse una estrategia soterrada que perseguía buscar el golpe de efecto, marca de la casa del Gobierno propagandístico de Pedro Sánchez. Y el mejor botón de muestra es la selección del orador que ha de poner voz a la maniobra. El Gobierno se remite a la rueda de prensa que ofrecerá el secretario de Organización, José Luis Ábalos en Ferraz. Hasta ahí todo en orden, con la sutil coincidencia de que lo hará tras reunirse en el ministerio con el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, a quien los socialistas gustan de utilizar como ariete para debilitar el liderazgo del principal partido de la oposición.

El "éxito rotundo" ha sido volver a pillar con el pie cambiado al líder del PP, Pablo Casado, y a su número dos, el murciano Teodoro García-Egea, quien este miércoles tecleaba con ímpetu su teléfono móvil minutos antes de intervenir en la sesión de control en su pregunta semanal al vicepresidente segundo del Gobierno.

"Están a por uvas", explica con satisfacción un cargo gubernamental a Libertad Digital. "Reventamos la sesión de control mientras siguen pidiendo el cese de Pablo Iglesias. Lo importante ya no está aquí". Se frotan las manos por conseguir pillar desprevenido a un PP que, a su juicio, "es cada vez más extremista y están fuera de sí". "Esto le pasa al PP por forzar las cosas con quien no debe", en referencia a los pactos con Vox a nivel territorial.

El Ejecutivo niega que sea "una operación global" y que la siguiente pieza sea la Comunidad de Madrid. Pero la negativa se da de bruces con sus propias palabras cuando explican que "será Ciudadanos quien tendrá que decidir qué hará en cada territorio" en el que el PSOE llevará la voz cantante para arrastrar a Ciudadanos a su órbita de actuación. "Cuando lleguemos a ése río, cruzaremos ese puente", explican a este periódico otras fuentes conocedoras de que la de Isabel Díaz Ayuso es pieza de caza mayor en tanto en cuanto se mueve al margen de las directrices de Pablo Casado.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot