Menú

Cisma en el PP catalán: Josep Bou cesa a tres cargos afines a Alejandro Fernández

El presidente del grupo municipal en Barcelona, que no es afiliado, declara la guerra a la dirección del partido.

El presidente del grupo municipal en Barcelona, que no es afiliado, declara la guerra a la dirección del partido.
Bou, en una imagen de archivo | EFE

Bronca en el PP catalán. Josep Bou, fichado hace dos años para encabezar la candidatura municipal del PP en Barcelona, ha cesado al jefe de gabinete de Alejandro Fernández y a dos concejales de distrito. Eduardo Bolaños, mano derecha de Fernández, ejercía como asesor en materia de urbanismo del grupo municipal del PP y ha sido relevado del cargo junto a Xavi Cañigueral, concejal de distrito en el barrio de Les Corts, e Isaac Martín, concejal en el distrito de Sarrià-Sant Gervasi.

Bou mantiene tales discrepancias con la dirección del partido en Cataluña que la comunicación con Alejandro Fernández es nula. No se hablan desde mucho antes del descalabro de Fernández en las pasadas elecciones autonómicas. Bou tampoco se habla con su teórico segundo, el concejal Óscar Ramírez, y sólo mantiene tratos con la dirección del partido en Madrid. Presume de su amistad con el secretario general del partido, Teodoro García Egea, y en función de esa relación hace y deshace a su antojo, según sus críticos.

La mayoría de los concejales de distrito en Barcelona exigen la dimisión de Bou tras los últimos ceses y denuncian que ha fichado a un jefe de gabinete "peculiar", Luis Barroso, un venezolano de quien aseguran que fue militar en el ejército chavista y a quien Bou se dirige con el apelativo de "mi coronel". Bou va a su aire, denuncian los mismos cargos del PP en Barcelona, no consulta nada y sólo se dedica a dar entrevistas a los medios de comunicación sin atender el trabajo de concejal.

También censuran sus declaraciones, que presuma de no estar afiliado al partido y de salidas de tono de carácter identitario. En ese sentido recuerdan cuando criticó que Cayetana Álvarez de Toledo hubiera sido candidata al Congreso por Barcelona porque "no es catalana ni habla catalán". También destacan que todas las críticas de Bou son a posteriori y recuerdan las últimas andanadas contra Alejandro Fernández, de quien dijo tras las elecciones que "es un hombre que lo tiene todo en la cabeza, un gran analista, un gran orador, pero se tienen que tener más cosas y se deben hacer más cosas". Bou tiene previsto concluir su mandato a pesar de las "invitaciones" para que dimita.

Temas

En España

    0
    comentarios