Menú

El plan de Sánchez tras el "espectacular bofetón político de Madrid"

Pasamos del estado de alarma al estado de jolgorio, menos en el PSOE, que aún se lame las heridas del bofetón de Ayuso.

0
Pasamos del estado de alarma al estado de jolgorio, menos en el PSOE, que aún se lame las heridas del bofetón de Ayuso.
El presidente del gobierno, Pedro Sánchez. | EFE

El Mundo

Entrevista a Pablo Casado que no cabe en sí de gozo, como si hubiera ganado las elecciones generales. Se ve en Moncloa. También Rosell es optimista. "Lo acaecido en Madrid no se queda en Madrid al haber librado Sánchez en persona esta lid como si le fuera la vida, y puede que no anduviera desencaminado". "La convocatoria madrileña entraña una clara reprobación de quien, yendo a por lana, regresó trasquilado". Dicen que no aparece porque se le ha desencajado la mandíbula de tanto apretarla.

"En el caso de que el líder del PP, Pablo Casado, atine con la estrategia que aproveche el viento de cola de Ayuso podrá fraguarse un cambio de ciclo tras el trienio negro de la Alianza Frankenstein que se cumple este final de mayo. De no ser así, en semanas se esfumarán los efectos del estruendo originado por Ayuso". Hay que ser un poco pacientes, cuando no tiene que votar, la ciudadanía dormita, no se puede estar a todas horas sobreexcitado. No se esfumarán, simplemente esperarán a las elecciones con el voto entre los dientes.

Cuenta Lucía Méndez, que está hiperactiva estos días, que en el PSOE están jodidos. "Autoflagelación del PSOE tras el 4-M". Que de verdad se creyeron a Tezanos y se han dado un tortazo descomunal. "El término desolación se queda corto para definir el estado de ánimo del PSOE. Madrid le ha sacudido al líder socialista un bofetón político espectacular". De esos que te ponen la cara del revés.

"Cinco días son muy pocos para asimilar semejante derrota. Los socialistas aún están bajo los cascotes del 4-M". Y a Lucía le lloran en el hombro. Que si "nos agarramos a la idea de parar el fascismo sin saber que eso no le da miedo a nadie", buaaa, que si "la fidelidad de voto y la simpatía las tenemos por los suelos en los sondeos", buaaa. Pues a currar y echar a Sánchez si queréis sobrevivir.

Emilia Landaluce dice que "cuentan algunos medios que nadie en Moncloa se esperaba el Ayusazo", así de lejos están de la realidad. "En Madrid pasó que pocos creyeron que llegaba el fascismo, que se prohibiría el Orgullo Gay y que la mujer quedaría relegada al cuidado de la prole, el fregadero y la plancha". Los tabernarios no suelen echar cuenta a los profetas del apocalipsis, más bien les da la risa.

"El PSOE agotará la legislatura a la espera de que el dinero de Europa palíe el descontento y que las Irenes y las Iones devoren el liderato de Díaz en el partido (además, será más fácil gobernar con Yolanda que con Pablo)". Si Sánchez cree que con dinero va a parar esta ola de antipatía hacia Su Persona es que no se entera de nada. La gente no puede verle la jeta, le destesta con la misma intensidad que a Iglesias. ¿De verdad creía Sánchez que su chulería y su colección de traiciones y mentiras no le iban a pasar nunca factura?

El País

"España sale del estado de alarma con euforia, dudas e inquietud". El editorial culpa … al PP. Ellos son así.

"Lo ocurrido con el estado de alarma es un síntoma amargo de cómo el clima político en el que se ha instalado el país dificulta la buena gestión de los asuntos públicos". Vamos, que el Gobierno se lava las manos por el clima político. Tiene un rostro de cemento armado.

"El Gobierno de Pedro Sánchez tiene sin duda responsabilidad en no haber encauzado esta nueva desescalada en una situación de mayor seguridad jurídica. Pero es evidente que si esto ha sido así es en enorme medida por la oposición oportunista del PP". Y se queda tan ancho. El PP lleva meses insistiendo al gobierno para que haga cambios en la ley y ofreciendo su apoyo. Pero la relación de este periódico con la verdad es tortuosa, igual que le pasa a su jefe Sánchez.

Carlos Cué nos cuenta los planes del Gobierno para "La salida del agujero de Madrid". "El Gobierno reforzará su agenda progresista para recuperar la iniciativa". Ah, genial, la agenda progresista mueve mucho voto, la espera la gente como agua de mayo. Cuando salga Pedro por la tele y anuncie, con piano o sin él, ¡tengo una agenda progresista!, fijo que se mete al personal en el bolsillo. Muy buena idea.

Porque la agenda progresista es el no va más. "El martes se aprueba el real decreto ley que protege a los riders, las Cortes están rematando la ley de cambio climático y la de protección a la infancia, y se pondrán en breve con la ley mordaza. También está la nueva ley de memoria democrática". ¡Puf! Ayuso, préparate, ¿cómo vas a luchar contra la ley riders, el cambio climático y la memoria democrática? Es un cañón. Todo el mundo sabe que no hay manera de ir a tomar un café o una cerveza con berberechos sin escuchar el estruendoso grito de ‘¡queremos una ley riders!’.

Pero eso no es nada comparado el as de "agenda económica". "Todo está ahí. Si hacemos bien el desarollo del plan y gastamos bien el dinero, lo de Madrid solo será un mal recuerdo dentro de dos años y medio, cuando se vote. Si no, tendremos problemas. Todo se juega en la economía". Parece el cuento de la lechera. Eso sí, le falta el factor del sablazo fiscal que va a dejar temblando las economías domésticas.

"Sánchez está muy tocado por el fiasco madrileño, admiten varios dirigentes". Es que Su Sanchidad no soporta que le lleven la contraria. Y tras mucho romperse la sesera, han sacado una inteligente conclusión del 4-M. "Las elecciones se ganan en la izquierda". Es lo visto claramente en Madrid, donde la izquierda ha barrido a la derecha. Hay que admitir que el PSOE tiene unas mentes brillantes, no hay más que ver a Carmen Calvo y sus argumentados análisis.

"También tenemos que estar más en la calle, como ha estado Ayuso. El presidente y su equipo no se pueden quedar en La Moncloa. Si hubieran olido lo que pasa en la calle, no habrían hecho esa campaña sobre el fascismo y la democracia. La gente no está en eso", señala otro miembro del Ejecutivo. Eso, eso, que el presidente y su banda salgan a la calle. La última vez que Sánchez pisó la calle fue para ir a votar. Los pitidos se escucharon hasta en las Bahamas. Pero ellos a su bolilla. "Hay tiempo, estabilidad, dinero para hacer política social e inversiones y poder". Quién dijo desolación, están como unas castañuelas.

ABC

"Subida masiva de impuestos sin bajar el gasto público". Adiós al cuento de la lechera de El País.

"El Gobierno ha decidido esperar a que concluyesen las elecciones en Madrid para hacer público uno de los mayores ‘hachazos’ fiscales de nuestra democracia, si no el mayor". Y así, esquilmando el bolsillo de la gente, pretende recuperar el aliento y repetir en Moncloa.

"La única certeza es que no afectará solo a lo que la izquierda llama demagógicamente ‘ricos’, sino a todas las capas sociales sin distinción. Que cada cual extraiga sus propias conclusiones, como lo acaba de hacer el electorado madrileño".

Dice Julián Quirós que "si Sánchez hubiera empezado por reducir el gasto público, grande y pequeño, gigantesco y vergonzoso, inútil y derrochador, si hubiera hecho eso, resultaría hasta aceptable el alza de la presión fiscal". Sí hombre, va a renunciar él a su ejército de ministros y asesores. Que paguen los españolitos de a pie.

Y un segundo editorial nostálgico del PSOE. "El PSOE es un partido con un indudable arraigo en nuestra democracia desde la Transición y su papel ha de seguir siendo relevante". Pero el PSOE no existe ya, existe el sanchismo.

"Sánchez ha creado un PSOE a su imagen y semejanza, y es irreconocible". "El PSOE, su militancia, no merece que Sánchez la maltrate más. La socialdemocracia es importante para esa mitad de españoles que se definen progresistas y que no están diagnosticando este proceso autodestructivo. No es bueno para España que el partido del Gobierno entre en guerra civil, y por eso ese PSOE pragmático y solvente debería forzar a Sánchez a corregir ese rumbo". ¿Su Persona corregir? Ay del que le chiste a Su Sanchidad.

La Razón

"Sánchez prepara una purga en Ferraz en octubre". Tomas Gómez sale en defensa de Leguina y Redondo Terreros. "No les echan por una foto con Ayuso, les echan por tener opinión propia, no por no ser socialistas sino por no ser sanchistas. El PSOE ha sido secuestrado por un grupo de mediocres que campan a sus anchas con sus intelectos menudos y destornilladores en mano para abrir cerraduras y hacer genuflexiones ante el amo". Bien lo sabe él.

El editorial despide a Iglesias como la mayoría, a torta limpia. "El abandono de la política activa por parte de Pablo Iglesias trasciende, y muy favorablemente, a la mera peripecia personal, por cuanto aleja del panorama ciudadano a un agitador de las más bajas pasiones. Tal vez, sin la constante estrategia de presión de Iglesias, el PSOE encuentre el modo de retornar a sus orígenes y a los cauces de la institucionalidad, muy alejados de la dialéctica brocha gorda que ha caracterizado su campaña electoral madrileña". Y dale molinos. Que no es el PSOE, que es Sánchez. Sánchez es aún más arrogante y más engreído que Iglesias, es un enfermo y un embustero. Mientras esté Sánchez, el PSOE no retornará. Y ya es hora de olvidar a Iglesias, las pesadillas hay que dejarlas atrás cuanto antes.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Tienda LD