Menú

El padre de Yaiza, la niña asesinada por su madre hace dos semanas: "Ella también es un monstruo"

Lamenta el escaso eco que ha tenido el asesinato de su niña, de sólo cuatro años, y rechaza "lecturas políticas de ningún tipo".

0
Lamenta el escaso eco que ha tenido el asesinato de su niña, de sólo cuatro años, y rechaza "lecturas políticas de ningún tipo".
Dibujo de Yaiza distribuido por la familia

Unos días antes de que se confirmara que las niñas Anna y Olivia habían sido asesinadas por su padre, otra niña, Yaiza, de cuatro años, fue asesinada por su madre. Los hechos ocurrieron en la localidad catalana de Sant Joan Despí pero a diferencia del terrible crimen de Tenerife, el suceso apenas despertó el interés de medios, instituciones y políticos. De hecho, el consistorio ha convocado este jueves, más de dos semanas después de que ocurriera todo, un minuto de silencio para arropar a la familia.

El contraste entre la respuesta que ha generado uno y otro caso ha llevado al padre de la niña a escribir una carta abierta en la que se dirige a Beatriz, la madre de Anna y Olivia, señalando que "nadie y mucho menos un padre puede creerse en el derecho de poder decidir cuándo acaba la vida de sus hijos". Y tras señalar que puede "imaginar el terrible dolor" que siente, recuerda que su hija fue también asesinada. "Su madre no mostró ningún respeto por la vida de Yaiza y se la llevó con el único objetivo de hacerme daño". "Ella también es un monstruo. Todos lo son", dice el padre que lamenta que a la madre no le importara que la pequeña "sólo tuviera 4 años y toda la vida por delante".

"Ahora me pregunto cómo no pude verlo. Me dicen que asuma que no había nada que yo hubiera podido hacer para evitarlo. Pero yo no puedo dejar de pensar en que le he fallado a mi hija. Perdóname, cariño, lo hubiera dado todo por protegerte de cualquier peligro", afirma.

El padre señala que se ha sentido "arropado por familia, amigos y vecinos" pero critica la dejadez institucional: "Hoy su pueblo la recordará en minuto de silencio. Han pasado casi tres semanas. Hubiera preferido que fuera antes, aunque el ayuntamiento se ha mostrado siempre cercano".

Apunta también que hubiera preferido "que el resto de instituciones hubieran condenado unánimemente el crimen. Muchas optaron por no hacerlo. No es mi intención reprocharle nada a nadie porque supongo que no sentían que fuera necesario. Sí quiero hacer una reflexión pública sobre ello. Me gustaría que se recordara que la víctima es ella. Se llamaba Yaiza y tenía 4 años. Que se olviden de mí. Incluso que se olviden del monstruo, que espero que pase cuentas con la justicia. Que piensen en ella, en Yaiza".

Concluye apuntando que huye de "lecturas políticas de ningún tipo" y señalando que "si alguien quiere utilizar a los niños para hacerlas tendrá todo mi desprecio. Ojalá no le vuelva a pasar nunca a nadie. Que ninguna otra niña sufra a manos de su padre o de su madre. Y que ninguna otra víctima caiga en el olvido. A los medios, les pide evitar primeros planos e imágenes incómodas en sus informaciones.

La madre de Yaiza, de 35 años, confesó tras su arresto que quería hacerle daño a su marido matando a su hija. Tras asfixiar a la niña con una bolsa de plástico trató de suicidarse con pastillas. Se habían separado hace dos años y compartían la custodia de la niña.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot