Menú

"Sánchez e Iceta cocinan para la Esquerra un rico referéndum separatista, racista y xenófobo"

Sánchez sigue su camino de la mano de la ultraizquierda y el separatismo y jura que no habrá referéndum.

Sánchez sigue su camino de la mano de la ultraizquierda y el separatismo y jura que no habrá referéndum.
Pedro Sánchez y Miquel Iceta en una imagen de archivo. | EFE

El Mundo

"Aragonès alardea de que Sánchez aceptaré una solución votada". Hasta los separatistas tienen calado al embustero que habita en Moncloa. Si ha dicho que no habrá referéndum es que lo habrá a la vuelta del verano. Federico Jiménez Losantos avista un "golperéndum" mas pronto que tarde. "El Felón no pierde el tiempo". Ha cogido carrerilla y no hay quien le pare.

"En realidad, sería un golperéndum, la continuación del Golpe de Estado de 2017, ahora gestionado por el Felón, mediante una consulta popular, cuyo resultado, como tantas veces hemos comentado aquí, se consideraría ejecutivo en Barcelona y consultivo en Madrid". "Sánchez e Iceta hacen el duduá del amor plurinacional mientras cocinan para la Esquerra un rico referéndum separatista, racista y xenófobo". En su afán por gobernar sólo para los separatistas, Sánchez se va a meter en un jardín de cuidado. Porque parece que ha olvidado también a los catalanes no independentistas. Tras el referéndum se liará parda entre Tabarnia y Tractoria.

"Debemos entender que el referéndum golpista, el golperéndum, ya está en marcha", continúa Federico. "Y que, después de perpetrarlo, nos insultarán si no aplaudimos. Dirán que lo de la nación única e indivisible es españolismo rancio". A eso ya está acostumbrada la mayoría de los españoles. Que el gobierno de los separatistas les llame fascistas, franquistas, ultras, es el pan de cada día.

Dice el editorial que "los indultos no significaron el final de nada sino la insoportable reapertura del procés, con la única diferencia de que el relanzamiento del desafío separatista cuenta ahora con la necesidad parlamentaria y la complicidad discursiva del Gobierno de España". Sánchez, el director de orquesta de la nueva insurrección del independentismo. En menudo lío ha metido al PSOE por una rabieta con Ayuso.

"Moncloa y Generalitat se limitan a ganar algo de tiempo mientras se va consumando el desarme del Estado, defendido por unos tribunales cada vez más acosados por el Ejecutivo". Y por sus medios, que se dedican a llamarlos franquistas, ahí es nada.

"Sánchez ha cometido un grave error al envalentonar al separatismo con los indultos. No logrará más que comprar algo de tiempo a un precio carísimo que finalmente tampoco será suficiente". Cuando les hayamos pagado la independencia nos traerán la ropa sucia para que se la lavemos y los tupper para que se los rellenemos de comida.

El País

"Aragonès expone ante Sánchez su plan independentista máximo". Cuenta Carlos E. Cué, Carlos para los amiguetes del Consejo de Ministros, que "Sánchez no quiere ni oír hablar del asunto" del referéndum. Pues en la cadena amiga sí hablo del asunto. Dijo que cabría en la Constitución si era pactado. Y si no cabe ya le hará un sitio, quién se creerá que es la Constitución para ponerse tonta con Su Sanchidad.

El editorial habla de "interés ciudadano", que se resume en el interés de Sánchez. "Gobierno y Generalitat pueden avanzar en una mejor gestión de fondos e inversiones". En cristiano, que la pasta de Europa se la va a dar a los independentistas. Olvídense los empresarios del resto de España porque no verán un duro.

"La reunión celebrada ayer en la Moncloa entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el jefe del Ejecutivo catalán, Pere Aragonès, constituye un paso en la senda del regreso a la normalidad institucional que nunca debería haberse perdido", dice como si el problema lo hubieran creado el resto de los españoles.

"Como era previsible, Aragonès reafirmó de entrada las demandas de los independentistas, encabezadas por un referéndum de independencia y una amnistía. Ambas reivindicaciones son inasumibles por parte del Gobierno". Sánchez ha dicho hoy en el Congreso que jura que no habrá referéndum. Conocido por todos el valor de su palabra, ya se están preparando las papeletas y las urnas.

Y aprieta en la campaña contra las instituciones que no se pliegan a los deseos del dictador, ahora el Tribunal de Cuentas. "La especial gravedad y sensibilidad de los hechos en cuestión pondrán a prueba esta institución", a la que ya están tildando de franquista en los medios del régimen por insistir en que los ladrones golpistas devuelvan el dinero público que robaron a los españoles.

Para finalizar, la típica palabrería hueca de El País. "A pesar de todo, el interés ciudadano en normalizar la cooperación institucional y mejorar la gestión es tan evidente que no debería ser imposible cierta convergencia de actores políticos alrededor de ese objetivo. Puede ser esa una vía para empezar a recuperar para la senda constitucional a aquella parte de los catalanes que se arrimaron al independentismo más por falta de respuestas del Estado que por veleidades identitarias. No es un camino fácil, pero es el único posible en beneficio de la convivencia". Bla, bla, bla. En resumen, la culpa del golpe indepe en Cataluña la tenemos usted y yo.

Pepa Bueno presiona para que el PP colabore en la destrucción de las instituciones. "Está ejerciendo una minoría de bloqueo que aboca al Gobierno a la parálisis o a iniciar el camino en solitario". Qué camino tan peligroso ha elegido el Ibex.

"El Gobierno tendrá que decidir si emprende el camino, confiando en que, en algún momento del trayecto, se sume a la búsqueda de soluciones el partido que puede tomar el relevo del gobierno de España algún día". Oye Pepa, ¿en qué momento delicado de la legislatura, sea la pandemia o los indultos, ha consultado Sánchez algo al PP? Ni siquiera le llamó por teléfono para hablar de algo tan importante como encerrar a los españoles en sus casas. Ni se molestó en tratar de consensuar con el PP los indultos, el partido que puede tomar el relevo del gobierno de España algún día y que representa a millones de españoles. Sánchez es un déspota y un mentiroso patológico que nunca ha querido contar con el PP, sólo escucha a radicales de ultraizquierda, filoetarras, nacionalistas y separatistas. El resto de España para él no existe si no es para insultarles. Y hemos tomado nota.

ABC

"Primera exigencia: no pagar la factura del procés". Hombre, no están acostumbrados a pagar, más bien todo lo contrario, están acostumbrados a robar.

Dice un indignado editorial que "desactivada la sentencia del Tribunal Supremo por el Consejo de Ministros, ahora el separatismo exige no tener que asumir siquiera la responsabilidad contable que les imputa el Tribunal de Cuentas. Demandan barra libre y que el Estado se humille mientras Sánchez nos habla de concordia y magnanimidad, como si la sociedad española fuese la culpable de un intento golpista, y los golpistas, unos caritativos defensores de ideas políticas inocuas que han sido represaliados". Y unos fachas vengativos, así nos trata el que se supone que tendría que ser el presidente de todos. (Y todas y todes, perdona Irena).

"La reunión que este martes mantuvieron Sánchez y Pere Aragonès no puede interpretarse en ningún otro contexto que el de la exigencia de impunidad jurídica, el resarcimiento moral, y la claudicación política ante el independentismo. Y lo grave es que Sánchez está dispuesto a concedérselo, como si el Estado tuviese alguna deuda que saldar con quienes están arrastrando a España a su mayor crisis territorial en un siglo". Vamos, que según Sánchez somos los demás los que tenemos que pedir perdón a los que llevan una década insultándonos y varias robándonos. Pronto las víctimas de ETA tendrán que pedir disculpas al amigo Otegi por poner la nuca en la pistola de los asesinos. Sánchez se está pasando de la raya.

"El Tribunal de Cuentas, como antes el Supremo o el CGPJ, no es ninguna piedra en ningún camino. Son órganos esenciales del Estado con una función que cumplir. Las únicas piedras en el camino de todos los españoles, y de al menos la mitad de los catalanes constitucionalistas, son la Generalitat y su promesa perenne de ejercer el golpismo, ahora con la permisividad de Sánchez". Pues ya sabe ABC, según la doctrina de El País no es un medio democrático.

La Razón

"Sánchez allana 'el indulto' de los independentistas ante el Tribunal de Cuentas". Moncloa pone el "acento en la actitud del PP con el bloqueo y boicot a la renovación de los órganos constitucionales, en lugar de ejercer su responsabilidad para que se recupere el dinero que se gastó de manera irregular. Es más, desde Moncloa tildaron de 'tremendamente antidemocrática' la actitud del principal partido de la oposición, obviando cualquier calificación a quienes utilizaron los recursos de los catalanes para destinarlos a fines no sujetos a la ley". La concordia es solo para los delincuentes y los amiguetes, a los que creen que hay que cumplir la ley, o al menos piden al presidente que deje de mentir de una vez, hay que tratarlos a leche limpia y excluirlos de la democracia. Eso es el gobierno y sus voceros mediáticos.

Por cierto que el editorial critica la "ofensiva deslegitimadora que están sufriendo los miembros del Tribunal, caricaturizado como un 'residuo franquista', que sólo cumplen con su deber". Pues eso hizo un analista de la tele de este grupo editorial ayer en La Sexta sin que a Ferreras se le moviera un músculo de la cara. Para hacer caja, Atresmedia y Planeta están haciendo a España el mismo daño que el grupo Prisa.

Marhuenda dice que "el indulto a los presos no ha servido para nada. Ahora están más crecidos y bravucones, porque huelen la debilidad de sus enemigos. A estas alturas, lo lógico y razonable sería la unión del constitucionalismo y dejar claro que España no está dispuesta a aguantar chantajes". Los constitucionalistas están unidos, Marhu. El PP, Vox y Cs en esto hacen piña.

Y por cierto, nos recuerda Juan Ramón Lucas, que mientras a usted le va a crujir Hacienda, el gobierno va a perdonar la multa a los golpistas. "Hacienda no te perdona ni un euro de lo ganado con tu esfuerzo, pero el Gobierno se está planteando la posibilidad de que los que se gastaron lo que no es suyo no tengan que devolverlo". ¿Cómo lo ve? ¿Los ciudadanos honrados tenemos que saltarnos la ley para que Sánchez nos trate con concordia y benevolencia?

Temas

En España

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador