Menú

La izquierda achaca a la homofobia el asesinato de un joven en La Coruña

Los primeros indicios señalan la posibilidad de que el conflicto tuviese como origen una grabación efectuada con un teléfono móvil.

0
Los primeros indicios señalan la posibilidad de que el conflicto tuviese como origen una grabación efectuada con un teléfono móvil.
Bandera LGTBI en un escaparate del barrio de Chueca. | Europa Press

Varios políticos han condenado a través de las redes el asesinato de un joven de 24 años en la madrugada de este sábado en La Coruña, como consecuencia de las heridas provocadas por una paliza propinada por un grupo de personas. A pesar de que las primeras informaciones apuntaban a la detención de 13 personas por su presunta relación directa o indirecta con la muerte de este joven, la propia Policía Nacional lo ha desmentido a través de su cuenta de Twitter. "La investigación continúa abierta, aunque no se han realizado detenciones hasta el momento", reza el mensaje.

Los primeros indicios señalan la posibilidad de que el conflicto tuviese como origen una grabación efectuada con un teléfono móvil que derivó en el incidente, por lo que la investigación parece apuntar a que la agresión no fue por su orientación sexual como reclaman varios líderes políticos de la izquierda española. El caso, sobre el que la juez de instrucción ha decretado el secreto de sumario, está siendo investigado por la Policía Nacional.

"Todo mi cariño y apoyo para los familiares y amigos de Samuel. Y toda mi condena a este crimen de odio. Queremos un país libre de violencias en donde todos y todas se sientan libres por ser quienes son. Que se haga #JusticiaParaSamuel", ha señalado la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030 y secretaria general de Podemos, Ione Belarra.

También la ministra de Igualdad, Irene Montero, ha condenado el asesinato y ha mandado su "cariño" a la familia y seres queridos del joven "en estos momentos tan difíciles". "Debemos construir entre todas y todos una sociedad más libre en la que no dejemos cabida al odio", ha añadido.

Juan Carlos Monedero, exsecretario de Proceso Constituyente y Programa de Podemos, ha llegado a culpar al alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, del asesinato por no colgar la bandera LGTBI en el Ayuntamiento de Madrid.

Asimismo, se ha pronunciado Eduardo Rubiño, presidente del Grupo Parlamentario de Más Madrid en la Asamblea de Madrid, que ha pedido "que se esclarezca cada detalle y que haya justicia". "Sus amigos insisten en el componente homófobo de la paliza que le mató y de confirmarse estaríamos ante un antes y un después en la escalada de LGTBIfobia en nuestro país", ha advertido.

Por su parte, la vicepresidenta cuarta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha publicado: "¡Qué día triste! Reproche personal, social y jurídico para quienes desbordan brutalidad y homofobia".

Asimismo, el líder de Más País, Íñigo Errejón, ha asegurado que "Samuel no ha muerto", sino que "un grupo de miserables le ha dado una paliza y le han asesinado". Asimismo, ha pedido que "tiene que saberse la verdad y hacerse justicia" porque "quienes siembran el odio y quienes lo ejercen no pueden tener cabida entre nosotros".

Hasta la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, se ha unido a la corriente de que el asesinato ha tenido una motivación homófoba y ha enviado su cariño a la familia y amigos de Samuel diciendo que espera "que caiga todo el peso de la ley sobre los asesinos". "Tenemos mucho trabajo por hacer para erradicar el odio. Luchemos juntos por la libertad y el respeto", ha añadido en su perfil de Twitter.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia