Menú

"Cuanta más presión metan a Ayuso desde Génova más votos puede perder Casado"

La prensa sigue de cerca las elecciones en Alemania y el fin de la era Merkel.

La prensa sigue de cerca las elecciones en Alemania y el fin de la era Merkel.
Teodoro García Egea e Isabel Díaz Ayuso. | EFE

El Mundo

Entrevista a la ministra de Educación, Pilar Alegría. "Los exámenes de recuperación podrán mantenerse este año". Dice el editorial que "si estamos ante un giro de la política educativa, bienvenida sea, porque falta hacía. La prueba será cuando Alegría deba afrontar cuestiones tan serias como el adoctrinamiento en las aulas catalanas y el cumplimiento de la ley respecto a las horas de docencia en castellano. Por lo pronto, quiere utilizar su margen de competencias estatales para blindar clases de español en Cataluña. Veremos". ¿Qué es lo que hay que ver? Alegría hará lo que Sánchez le ordene. Y no hay que olvidar quiénes son sus socios.

Federico Jiménez Losantos comenta la celebración del centenario del PCE. "Me sorprende en la crónica de Rafa Latorre sobre el centenario del PCE no hallar ninguna alusión al narcotráfico, ni una caseta, ni una charla, ni un camello teorizando sobre lo más vivo del comunismo actual, que es la coca, o, más precisamente, su producto en el mercado: la cocaína. El hecho es más extraño siendo el maestro de ceremonias del fervorín rojo Enrique Santiago, secretario general y abogado en las conversaciones de La Habana representando a las FARC, la narcoguerrilla proxeneta más antigua del mundo y cuyo padrino en el negocio fue y es el régimen comunista cubano.

"Las FARC no son sólo narcotraficantes y terroristas, sino proxenetas que secuestraron a miles de niñas para convertirlas en esclavas sexuales y les infligieron toda clase de atrocidades", recuerda Federico. "La prostitución está estrechamente unida al narcotráfico. Y la coca es la base financiera de las organizaciones comunistas de América, continente en que crecen vertiginosamente".

Y hablando de Federico, destacar la columna de Francisco Pascual de ayer domingo en la que denuncia el silencio de Abascal ante la jauría que ha atacado a Federico y esRadio esta semana. "La semana pasada Jiménez Losantos preguntó a Santiago Abascal si se había vacunado y éste se negó a contestar. Es decir, se puso de perfil para no soliviantar al movimiento antivacunas, mayormente agrupado en la ultraderecha. Pudo haber dicho que sí o que no, pero, como decía él de Rajoy, prefirió convertirse en un maricomplejines para no molestar a un posible votante". Que por cierto, son cuatro gatos, o mejor dicho, cuatro hienas.

"No fue el caso del también columnista de EL MUNDO, que adoptó una postura crítica. Es difícil describir la catarata de bilis y ponzoña que le cayó encima. Destacaré las que relacionaron el fallecimiento accidental de una colaboradora de esRadio con la vacuna mientras Losantos recibía acusaciones de "asesinato"". Incluso con pintadas en la sede de la redacción. Y Abascal, mudito.

"El incidente de Abascal y Losantos no sólo pone de relieve que, a su manera, Vox también es "una derechita cobarde", sino de los peligros que para muchos desencantados supone dar cobijo intelectual a quien tontea con semejante patulea". Abascal sabrá lo que hace, pero su silencio le hace cómplice. Dice Jiménez Losantos en su columna de Libertad Digital que "creíamos que Abascal tenía más valor y más inteligencia. Por lo primero, lo hemos defendido cuando todos lo atacaban. Por lo segundo, esperamos que no haga como Casado, y crea que el liderazgo de un partido se demuestra no dando su brazo a torcer en vez de salvaguardar su causa y a él mismo".

El País

"Los socialdemócratas ganan a los democristianos en un escrutinio muy ajustado en Alemania". "Justicia defiende que la entrega de Puigdemont tiene que esperar". Mira que arriesgarse por bailar una sardana. Dice Mariola Urrea Corres que "la situación procesal de Carles Puigdemont debe mantener ocupada a su defensa, pero no debería comprometer la relación política que el Gobierno trata de explorar sobre la base del diálogo con el Govern y en el marco de una negociación realista capaz de arrojar un acuerdo que validen, en su caso, los catalanes". ¿De qué negociación habla?

Crónica semanal de Javier Casqueiro para asustar a Casado. "Casado, separado de Abascal y atado a Vox". Dice Casqueiro que Casado está "atrapado en una relación indeseada con Vox" porque "ninguna encuesta le ofrece la posibilidad de gobernar en un futuro sin la colaboración directa de Vox. Y ese dilema no se ha resuelto".

"El problema más evidente de ese plan es de dónde sacará el PP de Casado socios para derrotar a Sánchez y provocar su abandono, si, como ha anunciado en varias ocasiones, no está dispuesto a gobernar con Vox ". ¿Dónde está el problema? Siempre se puede hacer un Sánchez, que no podría dormir con Podemos, nunca pactaría con Bildu, no gobernaría con separatistas… y a ver quién es el guapo que se lo reprocha.

"Casado defiende que la ruptura con Vox se mantiene. A día de hoy aún reniega de esos votos. Rechaza recomponer su recrudecida mala relación con Abascal". El PP gobierna con Vox en muchas comunidades. Y su relación personal… todo se andará. También Pedro y Pablo se llevaban como el perro y el gato y míralos. El poder hace milagros.

ABC

"Empate y pelea voto a voto en Alemania para suceder a Merkel". Dice el editorial que "pocos países como Alemania han sabido hacer frente a la crisis continental del bipartidismo clásico y neutralizar la irrupción de las fuerzas radicales. Al contrario de lo sucedido en España con el Ejecutivo de Pedro Sánchez —del no es no con que respondió a la oferta de Mariano Rajoy a su posterior y aún vigente pacto con comunistas, separatistas y proetarras—, los acuerdos, nunca fáciles, suscritos entre la CDU y el SPD han venido a reforzar una centralidad política que desde Alemania ha contribuido al desarrollo del conjunto de la UE".

"Cabe esperar mano izquierda y sentido de Estado en las fuerzas políticas que a partir de este lunes comienzan a abordar el futuro de Alemania, país que este domingo lanzó a Europa un claro mensaje de moderación, con un Bundestag aún más fragmentado, pero con una decidida apuesta por alejarse de las tentaciones radicales que anidan en los gobiernos de otros países". Con el de Sánchez a la cabeza. Qué suerte tienen los alemanes.

José F. Pelaez responde a Puigdemont y el ridículo. "Puigdemont afirma que España no pierde nunca una oportunidad de hacer el ridículo. Esto lo dice un prófugo, un desertor, un fugitivo que si no está aún en el talego es porque ha huido como una rata a ese agujero belga en el que se infla de mejillones y bilis. Esto lo dice un tipo con pinta a la vez de espantapájaros y de león cobarde cuyos delirios han llevado a su gente a la cárcel y a su pueblo a la miseria moral y económica mientras él se monda los dientes después de cenar. Esto lo dice un traidor, un pobre bobo de baba, un mesías con aspecto de sexador de pollos, un perturbado que afirma estar por encima de la ley, una inteligencia discretísima, un perdedor con guitarrita, un paleto que se cree diferente". Tranquilo Peláez, no hay que darle tanta importancia a un forajido chalado bailador de sardanas.

La Razón

"Casado cambia de ideólogos para derrotar a Sánchez". ¿Otra vez, Pablo? ¿Otro bandazo? Vas a marear a tu electorado con tanto cambio. Carmen Morodo dice que "Ayuso está en su mejor momento personal y político", por mucho que le jorobe a Casado. "Muchos de estos logros se los debe a la ayuda de Miguel Ángel Rodríguez, jefe de Gabinete de Aznar, portavoz del Gobierno de Aznar, y tan de vuelta de todo que en Génova miden mal sus fuerzas si creen que pueden echarle un pulso y ganarlo. Génova quiere cobrarse el trofeo de la cabeza de Rodríguez como prueba de que son más fuertes que Ayuso, pero la lideresa madrileña exigiría otra cabeza de vuelta, la del dos de Casado, para que el combate quedase en empate. Por más que se empeñen en la dirección nacional del PP en bajarle los humos a la presidenta madrileña, pinchan en hueso. Ella está crecida, se siente fuerte y segura, y no tienen manera de anular su capacidad de conectar con la calle y de seducirla". Hombre, es que entre Ayuso y Casado no hay color.

Morodo advierte: "Cuanta más presión la metan desde la sede nacional, más fuerte la harán y más votos puede incluso perder Casado". A ver si al líder del PP se le mete en la dura mollera que con Ayuso suma, no resta. Y necesita todos y cada uno de los votos a la derecha del sanchismo o no gobernará en su vida.

En España

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia