Menú

"Sánchez ha cedido porque tiene miedo"

El PP y el PSOE se han puesto de acuerdo en algo y la prensa escudriña dónde está el truco.

0
El PP y el PSOE se han puesto de acuerdo en algo y la prensa escudriña dónde está el truco.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. | EFE

El Mundo

"El pacto con el PP resta a Pedro Sánchez margen para controlar el Poder Judicial". Rosell valora positivamente el acuerdo en su editorial. "Estamos ante el primer gran acuerdo de Estado de una legislatura insólita entre otros motivos por la falta de voluntad que el sanchismo ha exhibido para pactar con la oposición desde su llegada a la Moncloa a lomos de una investidura Frankenstein que dio la llave del poder a nacionalistas y separatistas de todo pelaje". Para Sánchez el trato con el PP es ‘esto son lentejas, o las comes o las dejas’. "Queda fuera del pacto la renovación más importante, la del Consejo General del Poder Judicial. Y al PP le asiste la razón para negarse al trágala de Moncloa y mantenerse en su exigencia de que el PSOE acepte modificar el sistema de elección del órgano del gobierno de los jueces".

Y el Gobierno arrea un "catastrazo" a los propietarios que encarecerá el precio de los alquileres. "Hacienda lanza un catastrazo que eleva los impuestos inmobiliarios". Dice el editorial que "Montero tiene el cuajo de sostener que el catastrazo no es ninguna subida de impuestos, a pesar de que en la práctica la mayoría de los contribuyentes tendrá que pagar más. Se toman estas decisiones que agujerean todavía más el bolsillo de tantos españoles al mismo tiempo que el Gobierno hace propaganda con medidas tan populistas como el bono cultural de 400 euros para los jóvenes que cumplan la mayoría de edad el año próximo. Qué cara nos sale la política de escaparate". Qué caro nos sale el sanchismo. Y encima se suben el sueldo con una inflación disparada que castigará a millones de hogares.

Federico Jiménez Losantos critica el proyecto de ley de Errejón sobre salud mental, que nadie sabe a qué viene ahora semejante gilipollez. "Estos comunistas neoantiguos pretenden que la locura, como el sexo, sea materia opinable, y dictar por ley los fármacos que receten los psiquiatras y que el paciente decida si los toma. Niegan la medicina y la ciencia; borran una compleja realidad, médica y científica, que la tribu lerda de los errejones es incapaz de entender porque antes debería estudiarla, y trabajar, jamás. Pero aquí no se trata de ser progresista o conservador, categorías ideológicas que sobran, sino de ayudar a los enfermos y a sus familias. La antipsiquiatría los niega y los destroza". Qué tendrá que ver la política con la psiquiatría. Errejón necesita tratamiento.

El País

"El pacto exprés entre el PSOE y el PP da tregua a la crispación". Lo que le gusta a El País la palabra crispación. Hoy les da por la paridad en el Constitucional. "La excelente noticia de la renovación acordada por los grandes partidos del Tribunal Constitucional podría verse ensombrecida por la inercia o la precipitación a la hora de proponer los cuatro nombres de los candidatos y candidatas a sustituir a los actuales miembros. El porcentaje de mujeres en ese alto tribunal ha sido casi antisocial, o cuando menos muy alejado de los estándares de funcionamiento de la sociedad española actual", dice el editorial muy compungido.

"Las cosas podrían empeorar si los nuevos magistrados propuestos por los dos partidos son hombres porque entonces la presencia femenina en el Tribunal Constitucional se reduciría de forma todavía más ofensiva y drástica: de sus doce miembros solo uno sería mujer". Un horror, eso sí que no lo podríamos superar.

"Los asuntos que dirime el Constitucional nos afectan a todos, pero ha dejado de ser verdad hace mucho tiempo que ese genérico —todos— pueda ser confundido con la parte masculina de la población. La solución a esa disfuncionalidad potencial es de naturaleza política, pero las razones para actuar contra ella son estrictamente democráticas: un Tribunal Constitucional paritario". Vaya parida.

ABC

"Sánchez y Casado se dan una tregua para renovar el TC". Dice el editorial que "el acuerdo no deja de ser una buena noticia porque el enquistamiento institucional siempre lleva aparejadas parálisis funcionales y metástasis políticas. A Sánchez, la oferta de Casado le cogió con el pie cambiado y ha tenido que improvisar para no ser rehén ahora de su propio argumentario y aparecer como un bloqueador de pactos relevantes. Sin embargo, hay algo más de fondo: el PSOE no está rentabilizando su papel de víctima de la derecha, y ha optado por ceder". Ya me parecía a mi que había gato encerrado.

José María Carrascal cree que Sánchez "tiene miedo. Cada vez le creen menos, si le cree alguien fuera de su círculo íntimo. Dentro y fuera. Los miércoles, con sus sesiones de control del Gobierno, son un suplicio para él. Ya no es sólo Partido Popular y Ciudadanos quienes le atacan, sino aquellos que le llevaron a la Moncloa quienes le piden cuentas y pasan factura. Más algunas comunidades de su partido. Y es que Frankenstein era y es un monstruo, un delirio de la mente humana. Eso le obliga a virar hacia la derecha o, al menos, hacia el centro. Y darles cuanto pidan y pueda. Aunque déjenme decirles que ni izquierda ni secesionistas le dejarán caer. A nadie sacarán tanto como a él". Ya Carrascal, eso lo tenemos todos muy claro. Y Sánchez también.

Ana I. Sánchez critica la cara dura del Gobierno, que se va a subir el sueldo. "La codicia puede con Pedro Sánchez. Es superior a sus fuerzas. Tal es así que le impide darse cuenta de que es inaceptable que un líder político se suba el sueldo cuando su país tiene la peor tasa de paro de la OCDE. Lo mismo puede decirse de Yolanda Díaz, Ione Belarra e Irene Montero, tan proclives a poner el grito en el cielo ante los privilegios de otros y tan calladas ahora que María Jesús Montero les incluye una subida salarial del 2 por ciento en los nuevos Presupuestos, cuando tantos hogares españoles no logran llegar a final de mes". Sinvergüenzas. Y luego les extraña que les abucheen. Poco les pasa.

La Razón

"PSOE y PP pactan un nuevo Tribunal Constitucional para recolocar sus piezas". "Los convenios suelen tener paternidades repartidas, pero en esta ocasión sería injusto no reconocer el paso al frente inesperado de Pablo Casado que reactivó un proceso bloqueado por Pedro Sánchez y la intransigencia de la izquierda. El relevo en estos pilares clave de la nación era posible, como se ha visto, con voluntad política y altura de miras, que son las que han faltado en Moncloa".

"El acuerdo logrado es siquiera un bosquejo de lo que una política de diálogo y entendimiento en los asuntos de Estado da de sí, como se comprueba a diario en Europa. En nuestro caso, somos escépticos sobre la posibilidad de que tenga recorrido dado el sectarismo político y el extremismo cainita abanderados por el Gobierno socialista comunista y la mayoría Frankenstein".

Abel Hernández psicoanaliza a Sánchez. "Es ostensible su disfrute físico del poder, con el aprovechamiento de todas las preeminencias, servicios, reverencias y ventajas del usufructo del mismo sin dar cuentas a nadie. Suele llamarse a eso erótica del poder. Le va a costar a este hombre dejar La Moncloa, sus jardines, el Falcon y las vacaciones pagadas en lugares privilegiados". Es que ni en sueños hubiera podido imaginar, antes de que Susana Díaz le ascendiera de diputado raso a secretario general del PSOE, que llegaría a ser presidente del Gobierno.

"La confluencia de la desaforada ambición de poder y del miedo casi metafísico a que gobierne la derecha explican la extraordinaria capacidad de resistencia de Pedro Sánchez". Más bien usa el miedo para chantajear a sus socios, que no serían nada sin él y lo saben. Tenemos Frankenstein para rato.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia