Menú

Desmelene en 'El País': Savater llama golfos a la izquierda, Cebrián pone por las nubes a Cayetana...

La bomba lanzada por Yolanda Díaz ha dejado muchos heridos en el Gobierno.

0
La bomba lanzada por Yolanda Díaz ha dejado muchos heridos en el Gobierno.
La periodista Pepa Bueno, directora de El País. | MPM

El Mundo

"El PSOE y Errejón proponen asaltar los organismos independientes para 'limitar' al máximo su funcionamiento". ¿Pero queda algún organismo independiente? "Malestar en Moncloa con Yolanda Díaz por resucitar el 8-M". Sí, es comprensible, se puede decir que ha sido un navajazo por la espalda a Sánchez. Lo incomprensible es que continúe en su puesto.

Yolanda Diaz también es portada en El Mundo por la entrevista a Yo Dona. Con un vestido de cuero negro. Sólo le falta el látigo.

Javier Redondo habla de la nueva estrella de Cs, Guillermo Díaz. "Hay otro Díaz de moda". Los Díaz están que se salen. Sánchez le debe tener aversión a ese apellido. Los Díaz le persiguen desde sus principios. Susana Díaz, Díaz Ayuso, Yolanda Díaz, y ahora Guillermo Díaz. Estoy por cambiarme la ‘e’ de mi apellido por una ‘a’. "Dicharachero, sencillo y desenfadado fuera, se muestra serio -también irónico-, sobrio, decidido, tenaz y contundente en el Parlamento. El diputado Díaz libra su batalla particular, que es la de todos".

"Díaz no es un doctrinario ni se empapuza de la batalla de las ideas. Simplemente la libra valiente. Sin sonrojo ni vergüenza ni distracciones y esquivando cepos. Díaz desmontó en el Congreso la tramoya, enredo y escenografía de Sánchez, erigida en pos de su accidentada supervivencia y en torno a Podemos, ERC y Bildu".

"Díaz se parece a tres cuartos de España y se revuelve contra la ofensa y espiral del silencio. Sus señorías de Vox y PP aplaudieron enfáticos su discurso. El ciudadano Guillermo muestra -y representa- también con naturalidad el rumbo de la reunificación del centro y derecha en España, sobre todo porque expone la condición del Gobierno de Sánchez -cosido con retazos de minorías identitarias y divisivas-, cuyo paisaje es artificio, potingue y apaño". Lo mismo es la resurrección de Ciudadanos.

El País

"Más de 26 millones de españoles están ya en nivel de alerta media por el coronavirus". Alarmistas.

Tras intentar arrastrar por el fango la imagen de Vargas Llosa por los papeles de Panamá, hoy El País le dedica un elogioso editorial. "De la inmortalidad de Mario Vargas Llosa cabe albergar alguna duda razonable pero no es posible hacerlo sobre su obra narrativa y ensayística. La Académie française, la casa de los inmortales, ha decidido de forma excepcional incorporar al escritor hispanoperuano a la institución más importante de las letras francesas, a pesar de no haber escrito nunca en esa lengua e incumplir algunas de sus normas de ingreso". "Este novelista ha logrado promover en el último medio siglo, a través de sus novelas y ensayos, los valores progresistas de la tradición ilustrada, sin rendirse a las utopías tóxicas de la razón: un clásico universal". Caramba, Mario, te han perdonado. ¿Cómo lo has hecho?

Y es que está muy raro hoy El País. Pepa Bueno debe estar de puente.

Fernando Savater defiende a Casado por lo de la misa franquista. "¿Y por qué un católico practicante no va a rezar por un difunto, sea Franco o Hitler? Precisamente las personas que llevaron vidas menos ejemplares (según nuestro criterio, líbreme Dios de sustituirle en estos menesteres) son las que mas necesitan plegarias y rogativas: Francisco de Asís o Teresa de Ávila piden pocos rosarios. Vamos a ver: si es usted creyente, habrá oído hablar de la comunión de los santos (anterior a Halloween) y de la caridad cristiana; y si no lo es, dedíquese a ver la Sexta y a llevar bajo palio a obispos catalanes que persiguen a los niños que hablan español en el recreo". Toma leche.

Para concluir, un mensaje para los escoltas que tuvo que llevar al estar amenazado por los que ahora son socios preferentes de Sánchez. "¡Un abrazo, chicos! ¡No dejéis que los golfos, con pretexto de la mordaza, os pongan bozal!". Pepa, Pepa, que se te va el periódico sanchista de las manos.

Y para culminar el día, Cebrián hace un elogioso artículo sobre Cayetana. "La batalla interminable de Cayetana Álvarez de Toledo, nuestra ‘dama de hierro’", "víctima en repetidas ocasiones de los enemigos más letales que uno puede confrontar: los compañeros del propio partido".

"Resulta asombroso comprobar hasta qué punto la maquinaria del Partido Popular se ha puesto en marcha acusándola de traidora y desleal tras la publicación de su libro Políticamente impresentable, tratando así de expulsarla de su escaño, de sus filas, y hasta de la política. Para su desespero ella no se muestra en absoluto dispuesta a abandonar porque "para bien y para mal no hay nada más importante que la política". Sobre todo cuando asistimos a la degradación de la democracia liberal a manos del populismo, las banderías identitarias y el ensueño colectivista", dice Cebrián en contra de la línea editorial sanchista del periódico que hace décadas dirigió.

"Salvo cuando abusa de documentos testimoniales, es de destacar su brillantez literaria, fruto de un temperamento apasionado que sus adversarios denuncian a menudo", dice Cebrián del libro.

Cayetana es "una política en activo que prefiere equivocarse a mentir, interrogar a callarse". "Es la misma libertad de palabra que los aparatos de los actuales partidos políticos niegan a quienes integran sus listas en nombre del supuesto interés general, y en demérito y desprecio del artículo 67 de nuestra Constitución, que establece que los miembros de las Cortes Generales no están ligados por mandato imperativo alguno".

"Las conspiraciones, sectarismos y artimañas que Cayetana describe en el seno del Partido Popular no son muy diferentes a las del resto. Dan fe del cesarismo imperante en las dos formaciones centrales de nuestra democracia, que ha contagiado además a los partidos emergentes".

"Irremediablemente se le escapan alguna venganzas, bastante merecidas por lo demás, pero a cambio describe el proceso evolutivo que amenaza con convertir los grupos parlamentarios en tribus de facciosos. En general estoy de acuerdo con el análisis, que se extiende al comportamiento de los actuales medios de comunicación, tantas veces vicarios del poder". Patidifusa estoy. Pepa, ¿cómo se te ha escapado este soplamocos a tu propio periódico?

"Si sus observaciones sobre la política concreta pueden ser rebatibles, su encendida defensa de la democracia es ejemplar". "Cayetana Álvarez de Toledo es una rara avis en el firmamento de la política española, tan huérfana de intelectuales como encumbrada de fatua oratoria". Ay, madre, ay madre, alabanzas a una de las políticas más odiadas por la izquierda política y mediática.

"De modo que ha escrito, con sus luces y sus sombras, lo que podríamos definir como el libro político del año; un análisis brillante, controvertido, crítico y mordaz, de lo que sucede a derecha e izquierda del solar patrio. No es de extrañar que caigan piedras sobre ella porque además, a este paso, va camino de convertirse en un best seller, lo que ha de resultar del todo insoportable para los espíritus mediocres". Y no quiero señalar a nadie, le falta decir.

"En definitiva este libro, al margen de cualquier otra consideración, y de las legítimas distancias respecto al pensamiento y la ejecutoria de quien lo firma, es un verdadero soplo de aire fresco en el polucionado ambiente de nuestra democracia". Pepa, Pepa. Que alguien le lleve unas sales allá dónde se encuentre. La bronca que le va a caer por publicar estas cosas en el periódico del régimen.

Claro que no puede faltar el sectarismo de Xosé Hermida, arremetiendo contra Ayuso y Almeida por la pesadísima Almudena Grandes, que nos tiene que gustar a todos por narices. O una indignadísima Natalia Junquera por lo de Olona sobre Anguita y Vox. Son tan bobos que entran al trapo de cualquier provocación más que intencionada. Pero estos habituales sectarios de El País no pueden hacer sombra a Savater o a Cebrián. Hoy es un gran días para los lectores de El País presanchista.

ABC

"El Supremo exige a Moncloa los informes ocultos del estado de alarma". "Pedro Sánchez nunca ha querido que se conociese públicamente cómo fue su gestión jurídica de la pandemia, y ahora le vienen los reveses, uno detrás de otro", dice el editorial. "Buena muestra de que Sánchez actuó a sabiendas de que el objetivo era controlar sin fugas todo tipo de información que pudiera retratarlo como un presidente que contraviene informes jurídicos esenciales es lo que acaba de ocurrir con las revelaciones de la vicepresidenta Yolanda Díaz. Dentro del Consejo de Ministros había un discurso, y fuera, otro muy distinto. Si el Gobierno no quería incurrir en un alarmismo que consideraba innecesario, no necesitaba diseñar un engaño masivo a los ciudadanos". Ya sólo se engañan a sí mismos. Los ciudadanos tienen ya muy claro de qué va Sánchez. Con informes y sin ellos.

Hughes compara a Yolanda con Ayuso y ataca a los periodistas que defienden a la presidenta madrileña.

"Quienes más fieramente han atacado el paso de Yolanda Díaz son los entusiastas mediáticos de Ayuso, quizás por lo que se parecen. Las dos aprovechan el cargo para una proyección personal impar y versolibrista. Si Ayuso habla desde un espacio entre el PP y Vox, Yolanda Díaz rehúye a Podemos, paralela al PSOE, hacia otro lugar, no sabemos dónde, probablemente centrado y urbano".

"Las dos van un poco de líderes mundiales (Ayuso cualquier día le habla a Putin en Valdemoro) y las dos dicen cosas raras: Díaz asume lo cursi-asistencial y Ayuso (Vinicius en guapa, según Losantos) liberaliza la metafísica madrileñista de Sabina con dicción Canto del Loco. Si la España vaciada va contra Vox, Yolanda Díaz parece contrapesar a Díaz Ayuso". No es por nada, Hughes, pero Yolanda y Ayuso se parecen lo que un huevo a una castaña. Lo único que tienen en común Yolanda e Isabel es el apellido que tanto teme Sánchez.

La Razón

"Díaz se ve obligada a dar la cara en Moncloa tras la polémica del 8-M" . "En el Ejecutivo no entienden por qué la vicepresidenta decidió este jueves colocar en los medios este mensaje. Suponía remover unos inicios complicados para el Gobierno". Sinceramente, no lo entiende nadie. "Fuentes gubernamentales reflexionan a este diario que no entienden si con sus declaraciones trató de marcar perfil de cara al proyecto político que comenzará a despegar tras las navidades, pero sí ven que, sí ésta era la estrategia de la vicepresidenta, es un error, puesto que la consecuencia inmediata ha sido la de activar a la oposición, es decir dar armas a PP, Vox y Cs, de nuevo, con una delicada cuestión que afecta de lleno de nuevo al Ejecutivo". Sí que es raro sí, a cualquier presidente le hace algo así su vicepresidenta y está la muchacha de patitas en la calle al día siguiente.

"Ayer, Díaz, en una rueda de prensa visiblemente nerviosa, trató de salir al paso cargando contra el PP". Haciendo el ridículo más bien.

Jesús Rivases dice que "Yolanda Díaz y Gabriel Rufián van a ser los dos grandes problemas de Pedro Sánchez el resto de la legislatura. La vice Díaz está en campaña y continuará así hasta las próximas elecciones. Comunista confesa, pero más hábil y práctica que sus referentes históricos, está convencida de sus posibilidades". Es que según se confiesa en Yo Dona tiene la autoestima disparada.

"Dura como el pedernal, pero envuelta en un diseño de imagen y amabilidad que oculta sus verdaderas intenciones, Díaz ya es un auténtico dolor de cabeza para Sánchez, porque aspira a quitarle la merienda, es decir, ese voto joven de izquierda que cada vez conecta menos con los socialistas". Y es su vicepresidenta. De locos.

En cuanto a Rufián, dice Rivases "no derribarán al Gobierno ahora pero le harán sudar sangre a Sánchez todos los días para reivindicarse ante su militancia". Sánchez les tiene cogida la medida. Perro ladrador, poco mordedor.

Inda dice que cree que "una conducta inequívocamente criminal" como la de Sánchez "le costaría el puesto y una más que segura imputación al primer ministro en un país escandinavo, en Reino Unido o en Alemania. Y en los Estados Unidos abocaría al inquilino del Despacho Oval a ese proceso de destitución que es un impeachment que impide que el presidente se comporte cual monarca absoluto. Aquí no ocurrirá nada pero Sánchez siempre llevará en su conciencia la muerte de miles de compatriotas. De eso no se libra". Será ingenuo, Inda. Sánchez no tiene conciencia.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia